Proceso de los Távora

Atentado a José I.

El Proceso de los Távora fue un escándalo político portugués en el siglo XVIII. Los acontecimientos se desencadenaron por el intento de asesinato del rey José I en 1758, y culminaron con la ejecución pública de casi toda la familia Távora y sus parientes próximos en 1759. Algunos historiadores interpretan el asunto como un intento del primer ministro Sebastião de Melo ( marqués de Pombal) de limitar los poderes de las familias de la más alta nobleza mediante una terrorífica matanza y así lo hizo vistiendo Portugal de luto y pavor.

Introducción

Tras el terremoto de Lisboa del 1 de noviembre de 1755, que destruyó el palacio real, el rey José I vivía en un gran complejo de tiendas y cabañas instaladas en Ajuda, a la salida de la ciudad. Ese era entonces el centro de la vida política y social portuguesa.

A pesar de situarse en un escenario tan poco espectacular, las tiendas de Ajuda eran centro de una corte tan glamorosa y rica como la de Versalles de Luis XV de Francia. El rey vivía rodeado de su equipo administrativo (encabezado por su primer ministro Sebastião José de Carvalho e Melo), y de la nobleza. El primer ministro era un hombre estricto, hijo de un hidalgo de provincias, con reticencias hacia la vieja nobleza que lo despreciaba. Los desacuerdos entre él y los nobles eran frecuentes y tolerados por el rey, que confiaba totalmente en Sebastião de Melo por su competente manejo de la situación tras el terremoto.

José I estaba casado con Mariana Victoria de Borbón, infanta española, y tenía cuatro hijas. A pesar de tener vida familiar, (el rey adoraba a sus hijas, jugaba y paseaba con ellas a menudo), José I tenía ,según los mentideros lisboetas, una pretendida amante, que no sería otra que la bellísima Doña Teresa Leonor Távora, desposada con su sobrino Luis Bernardo, heredero de la casa de Távora.

La marquesa Leonor de Távora y su marido Francisco Assis, conde de Alvor (y antiguo virrey de las Indias), eran los cabezas de una de las familias más antiguas y poderosas del reino, unidas a los Aveiro, Cadaval y Alorna. Eran también enemigos acérrimos de Sebastião de Melo, al que menospreciaban por su sangre plebeya. Leonor de Távora era una mujer política, preocupada sobremanera porque los asuntos de la política del país recayeran a su parecer sobre un "plebeyo sin clase ni apellidos". Era también una devota católica, muy influenciada por los jesuitas, uno de los cuales, Gabriel Malagrida, era su confesor.

Other Languages
italiano: Affare Tavora
norsk bokmål: Tavoraaffæren