Proceso de desafuero contra Andrés Manuel López Obrador

Andrés Manuel López Obrador.

El desafuero de Andrés Manuel López Obrador es uno de los procesos legales más famosos en la historia mexicana reciente. Ocurrió durante los años 2004 y 2005. Los preparativos, sus causas y su desenlace fueron uno de los temas más polémicos en la sociedad de ese país.

En 2004 se responsabilizó al gobierno del Distrito Federal de violar una orden judicial que exigía la suspensión de la construcción de una calle en un terreno expropiado años atrás por gobiernos anteriores. Aunque los trabajos fueron suspendidos, se alegó que el cumplimiento de la orden había sido dilatorio y se responsabilizó directamente a López Obrador por ello.

Siendo jefe de gobierno del Distrito Federal desde 2000, López Obrador tenía inmunidad jurídica ( fuero parlamentario); es decir, no podía ser sujeto a un proceso administrativo o penal a menos que el Congreso de la Unión, por alguna excepción, decidiera retirárselo.

El gobierno federal encabezado por Vicente Fox solicitó, por medio de la Procuraduría General de la República, un juicio de desafuero al Congreso de la Unión, para que López Obrador respondiese ante la justicia por sus presuntas responsabilidades.

El tema levantó polémicas en la opinión pública. Una mayoría significativa consideró el proceso de desafuero como una maniobra política para eliminar la posibilidad de que López Obrador fuese candidato a la presidencia de la república en 2006, ya que, aún si se lo declaraba inocente, el jefe de gobierno no podría registrarse como candidato mientras durase el proceso, que se vislumbraba largo. El gobierno federal y los partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional, por su parte, mantuvieron su posición la mayor parte del tiempo, aludiendo a la defensa de la legalidad.

El desafuero se consumó el 7 de abril de 2005. Como consecuencia se produjeron grandes manifestaciones populares en rechazo y el presidente Vicente Fox terminó por anunciar la marcha atrás de su gobierno en el proceder contra López Obrador.

Contexto político general

El proceso del desafuero comenzó durante la segunda mitad de la presidencia de Vicente Fox..

Reacciones políticas y sociales a favor del desafuero

El caso político del desafuero fue defendido principalmente por el gobierno federal, el partido gobernante ( Partido Acción Nacional o PAN) y el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Aunque la discusión principal era la aplicación completa de la ley, esta discusión sonó en hueco debido a la carencia del proceso de varios escándalos financieros multi-millonario que implicaban a miembros prominentes del PRI y, en un grado inferior, al PAN.

Agentes políticos y reacciones contra el desafuero

Inicialmente las discusiones contra el desafuero vinieron del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y otros miembros y militantes de la izquierda política mexicana. En 2005 López Obrador encabezó diversas formas de protesta contra el desafuero, la población que rechazaba el desafuero realizó carteles que declaraban “no al desafuero de AMLO” o lemas similares, sobre todo en las marchas y diversos actos políticos por su partido, el PRD. También al interior del PRI y el PAN, existió cierta resistencia de algunos sectores en promover el desafuero, como el caso del entonces diputado federal del Partido Revolucionario Institucional; Roberto Campa Cifrián que declaró; "El origen de todo esto no es que López Obrador sea un delincuente, sino que es un candidato peligroso, que nos va a ganar".[1]

La estrategia de los medios de López Obrador era contrastar su proceso con el de las matanzas atribuidas a los gobiernos anteriores como la de Tlatelolco en 1968 y a los escándalos financieros (1994-1995) donde no se llevó a los responsables directos frente a la justicia, pues contrario a ello el Estado les protegio. Él también se comparó con Francisco I. Madero, candidato político en 1910 quién fue encarcelado por el dictador Porfirio Díaz, volviéndose eventualmente líder de la revolución mexicana y el presidente siguiente. También declaró que su proceso fue un diagrama político orquestado por, entre otros políticos superiores, el presidente anterior Carlos Salinas de Gortari, el presidente Fox y el candidato presidencial, Santiago Creel. Como el proceso de desafuero ganó ímpetu, otras voces comenzaron a expresar su oposición, incluyendo intelectuales mexicanos conocidos, mucho de los medios nacionales, algunos miembros del PRI y el PAN y en última instancia, los medios extranjeros. Este fue el factor principal que forzó en última instancia al PAN y al gobierno a buscar una solución política.

Other Languages