Proceso Kraft

El proceso Kraft, también conocido como pulpeo Kraft o pulpeo al sulfato, es usado en la producción de pulpa o pasta de celulosa. Su nombre deriva del alemán y sueco Kraft, que significa "fuerza". En la bibliografía aparece tanto en mayúsculas como en minúsculas, por la particularidad de la lengua germana de escribir todos los sustantivos con mayúscula inicial. Fue desarrollado por el alemán Carl Dahl en 1887[1] y actualmente se usa para el 80 % del papel producido a nivel mundial.

Diagrama Proceso Kraft.jpg

Descripción

El proceso implica la utilización de hidróxido de sodio (NaOH) y sulfuro de sodio (Na2S) para extraer la lignina de las fibras de la madera, usando grandes recipientes a presión llamados digestores. El líquido que se separa, llamado licor negro, se concentra por evaporación y se quema en una caldera de recuperación para generar vapor de alta presión, que puede utilizarse para las necesidades de vapor de la planta o para la producción de energía eléctrica. Las plantas modernas son más que autosuficientes en la producción de energía.

La porción inorgánica del licor se emplea para regenerar el hidróxido de sodio y el sulfito de sodio necesario para el pulpeo. En el caso de las maderas de coníferas, se obtiene una sustancia jabonosa como subproducto de la evaporación. Ese jabón es acidificado para producir aceite de pino, una fuente de resinas, ácidos grasos y otros productos químicos. También se obtiene aguarrás.

Other Languages