Primera División de España 2006-07

Primera División de España 2006/07
Sede Bandera de España
España
Fecha 27 de agosto de 2006
17 de junio de 2007
Cuadro de honor
Primero Real Madrid
Segundo Barcelona
Tercero Sevilla
Estadísticas
Participantes 20
Pichichi Bandera de Países Bajos Ruud van Nistelrooy (25)
Zarra Bandera de España David Villa (16)
Zamora Bandera de Argentina Roberto Abbondanzieri (30)
Relevo de plazas
Green Arrow Up.svg Ascenso(s): Real Valladolid
Almería
Real Murcia
Red Arrow Down.svg Descenso(s): Celta de Vigo
Real Sociedad
Gimnàstic
Cronología
Primera División 2005/06 Primera División de España 2006/07 Primera División 2007/08
[ editar datos en Wikidata]

La temporada de la Primera División española 2006/ 07 de fútbol (76ª edición), comenzó el 27 de agosto de 2006 y terminó el 17 de junio de 2007 con el triunfo del Real Madrid.

En la penúltima jornada de Liga, el Real Madrid y el Barcelona llegaron empatados en puntos y con el goal average a favor de los merengues. Ambos partidos eran simultáneos debido a que estaba el título en juego. En el minuto 89 el Barcelona ganaba 2-1 al Espanyol y el Real Madrid perdía por el mismo resultado en La Romareda ante el Real Zaragoza. En ese minuto Van Nistelrooy, empató el partido para el Real Madrid y 18 segundos después, Raúl Tamudo puso también el 2-2 en el Camp Nou dejando al Real Madrid de nuevo líder faltando ya sólo la última jornada.[1]

El Real Madrid rompía así una racha negativa de tres temporadas sin títulos, una de las más largas de su historia.[2]

Esta edición del campeonato estuvo marcada por la incidencia de lesiones de rodilla (especialmente del ligamento cruzado anterior) en un importante número de jugadores, lo que llevó a que la 2006/07 fuese conocida como "La Liga de las camillas".[4]

Crónica

Campeonato

En el año 2006, los grandes clubes de la Liga se encontraban en una buena situación económica que les permitió reforzarse, lo cual garantizó que, por primera vez en años, varios equipos serían lo bastante competitivos para luchar por el título. Distinta era la situación en Italia, donde un escándalo de compra de partidos acabó con severas sanciones, incluyendo el descenso administrativo de la Juventus de Turín, lo que conllevó que sus estrellas dejaran el club, algunas de ellas para probar suerte en España.

Como favorito indiscutible partía el FC Barcelona, campeón de Liga y de Europa, que mejoró una plantilla ya espectacular (con Ronaldinho, Samuel Etoo, Lionel Messi, Xavi, Puyol...) con la llegada de los campeones mundiales Gianluca Zambrotta y Lilian Thuram desde la Juventus. Del rival europeo Chelsea FC llegó el islandés Eidur Gudjohnsen, que sustituiría al retirado Larsson. Con un equipo aún más potente que el de la anterior campaña, los azulgrana presentaban su candidatura a todos los trofeos.

En un Real Madrid colmado de urgencias tras tres años sin títulos y descabezado por la dimisión de Florentino Pérez, las elecciones a presidente dieron como ganador a Ramón Calderón, que prometió el fichaje de Kaká. No llegó el brasileño del Milan, pero los blancos se aseguraron la llegada del técnico Fabio Capello (que ganó una Liga con el Madrid diez años antes). Para reforzar el juego defensivo, el Madrid contrató a Fabio Cannavaro, capitán de la Italia campeona del Mundo, y a los centrocampistas defensivos Emerson y Mahamadou Diarra. Completaron la plantilla Ruud van Nistelrooy, uno de los mejores delanteros de Europa, que ya coincidió con Beckham en el Manchester United, y José Antonio Reyes, cedido por el Arsenal a cambio de Baptista.

El Valencia CF se reforzó repatriando desde la Premier a Fernando Morientes y Asier del Horno. Ambos jugadores buscaban desquitarse de no haber jugado el Mundial con España aspirando a ganar el título de Liga en el equipo valenciano. En los últimos días el club ché se hizo con el fichaje más caro del verano: 25 millones de euros por Joaquín, jugador franquicia del Betis. Por su parte el Sevilla FC, asentado en la zona alta de la Liga tras tres años entrando en Europa, decidió dar un paso más y pelear por el campeonato. El club mantuvo todos los pilares de una potente plantilla ( Alves, Luis Fabiano, Jesús Navas, Kanoute...) y llegó Christian Poulsen desde el Schalke 04. El Sevilla se preparaba para vivir la temporada más apasionante de su historia.

El campeón de España y Europa, el Barça, ganó sin problemas la Supercopa nacional al Español, pero sufrió un terremoto al caer goleado por el Sevilla (3-0) en la Supercopa de Europa. Quedó en evidencia que el dominio de los azulgrana, absoluto durante los dos años anteriores, no era inalterable. Pasadas las primeras jornadas de la Liga, el Barcelona se situaba en el liderato, ganando sus partidos, aunque sin la facilidad y el espectáculo exhibidos en 2004 y 2005. Y fallando ante sus rivales: empate ante el Valencia y derrota en el Bernabéu por 2-0, goles de Raúl y Van Nistelrooy. La dupla defensiva Emerson-Diarra borró del césped el talento del mediocampo azulgrana (Xavi, Iniesta y Deco), infalible hasta entonces.

Antes del Clásico, el delantero camerunés del Barça, Samuel Etoo, se lesionó en el menisco y pasó cuatro meses fuera de la competición. La suya fue una más de las muchas dolencias graves de rodilla que se sucedieron en los primeros meses de la Liga. Maxi Rodríguez, Nihat, Mario Regueiro y Robert Pires fueron algunas de las víctimas de esta "plaga" de lesiones y forzados a perderse toda la temporada.

El Real Madrid rendía mucho mejor lejos del Bernabéu que en su estadio. Dejaba escapar puntos en casa, pero a domicilio era infalible, especialmente gracias al olfato goleador de Van Nistelrooy. Su actuación en El Sadar ante Osasuna, donde marcó cuatro goles, fue memorable. Era la punta de lanza del Real Madrid, después de que Capello intentara sin éxito hacer que Ronaldo y Cassano recuperaran la forma. El brasileño agotó la paciencia del técnico y fue traspasado en enero al AC Milan por 7,5 millones de euros, anotando un solo gol en su última temporada de blanco. El invierno fue difícil para el Madrid: cayó del segundo al cuarto puesto tras una mala racha de 4 victorias, 4 empates y 5 derrotas, incluyendo una goleada en casa (0-3) ante el modesto Recreativo de Huelva, la sorpresa del año. Esto llevó a los madridistas a reforzarse en invierno con los jóvenes Marcelo, Gago e Higuaín.

En el Barcelona, la lesión de Etoo dejaba a Ronaldinho y al emergente Lionel Messi como referencias ofensivas. La defensa azulgrana era solvente: excepto en una derrota por 3-1 contra el Español, no recibió más de un gol por partido durante 15 jornadas, y Víctor Valdés se estableció como un especialista en parar penaltis. Pero la que iba a ser una noticia feliz, el regreso de Etoo en el partido ante el Racing, se tornó en un incendio. El camerunés dio una sorpresiva rueda de prensa en Villafranca del Panadés en la que acometió duramente contra Ronaldinho y parte del cuerpo directivo. Anunció que el vestuario se había partido en dos: un bando comandado por él, partidario del presidente Laporta, y otro dirigido por el brasileño y Deco, que apoyaban a Sandro Rosell, directivo dimitido que inició a hacer oposición al presidente. Al día siguiente, los dos delanteros azulgrana se abrazaron ante la prensa, dando a entender que se había solucionado el cisma.

Mientras tanto, Sevilla vivía una temporada eufórica con la trayectoria de su club rojiblanco. El equipo explotó todo su potencial, y aprovechando los problemas de Barça y Madrid, se puso líder de la Liga. Sus estrellas, especialmente Dani Alves y Kanouté dieron un rendimiento espectacular. Además de comandar la clasificación, el Sevilla ganó al club catalán y al Real Madrid en sus duelos directos y seguía avanzando eliminatorias en la Copa del Rey y la UEFA, llegando hasta la final en ambos.

Con este panorama, llegaron al mes de marzo los dos grandes de la Liga, Barça y Real Madrid, a la vuelta del Clásico en el Camp Nou. Ambos equipos acababan de ser eliminados en octavos de Champions por el Liverpool de Rafa Benítez y el Bayern, respectivamente. El encuentro acabó 3-3, con el Real Madrid adelantándose siempre en el marcador y el Barcelona igualando cada vez, empatando Messi de forma agónica en el descuento. El crack argentino hizo su primer hat-trick como profesional en un partido en el que se vio a los dos equipos recuperando las ganas de competir y de disputarse la Liga. El Real Madrid inició una campaña llamada "Juntos podemos" en la que pedía el apoyo de su afición, y comenzó a referirse al campeonato como "la Liga del clavo ardiendo", al ser su última oportunidad para lograr un título en esta temporada.

El Valencia, que había sido el perseguidor del trío de cabeza durante toda la Liga, fue el único español en pasar la primera eliminatoria de la Champions, derrotando a un Inter de Milán que hasta entonces estaba invicto en la temporada. Los chés cayeron en la siguiente ronda contra el Chelsea de José Mourinho, empatando en Stamford Bridge y perdiendo en Mestalla. Apeados de la Copa en octavos por el Getafe, el Valencia se centró en la Liga. Tuvo opciones de alcanzar a los líderes hasta que perdió un partido clave en el Bernabéu ante el Real Madrid (2-1) a falta de siete jornadas para el final.

Con el Valencia "eliminado" de la lucha por la Liga, Real Madrid y Sevilla se enfrentaron en la jornada 33 para ver quién le disputaba el liderato a un Barcelona que había vuelto a distanciarse, tras ganar cinco partidos de siete. Se adelantaron los sevillistas con un gol genial de Enzo Maresca, pero los blancos remontaron (3-2), en un vibrante encuentro en el que la definición de Van Nistelrooy y Robinho y las asistencias de Guti fueron decisivas.

La Liga iba a decidirse entre el Barça, líder, y el Madrid, que tenía el marcador particular favorable contra los culés. El Madrid, en racha ganadora, se puso en cabeza a la semana siguiente, después de que el Barcelona concediera un empate en casa (1-1) contra el Betis en el último minuto, gol obra de Rafael Sobis. Por si fuera poco, el Barcelona cayó eliminado a manos del Getafe de Bernd Schuster en las semifinales de la Copa al perder por 4-0 en el Coliseum, una de las derrotas más humillantes de la historia del club azulgrana. De nada sirvió la victoria y el gol maradoniano de Messi en la ida.

La lucha por la Liga continuó en las últimas jornadas entre Barcelona y Real Madrid, que continuaron ganando partidos, con el Sevilla como perseguidor. En la jornada 35, el Real Madrid ganó de forma agónica en Huelva (2-3) con un trallazo de Roberto Carlos, su último gol como madridista. El Barcelona respondió goleando 0-6 al Atlético en el Calderón, una derrota aplastante que dejó a los rojiblancos sin jugar en Europa y provocó que Fernando Torres acabara dejando el club de su vida al finalizar la temporada. En la 36, Real Madrid y Barça cumplieron en casa, y en la jornada 37 el Barcelona tendría la oportunidad de ponerse por delante. Recibía a su vecino el Español, que no se jugaba nada, mientras el Madrid visitaba Zaragoza para medirse a un equipo local que luchaba por entrar en la Champions. A falta de dos minutos para finalizar los dos partidos, que se jugaban a la misma hora, el Barça ganaba por 2-1, y el Madrid perdía ante el Zaragoza por idéntico resultado. Pero dos goles casi al mismo tiempo, de Van Nistelrooy en La Romareda y de Raúl Tamudo en el Camp Nou, dejaron al Real Madrid por encima en la clasificación, y al Barcelona hundido.

En el último partido del campeonato, al Real Madrid le bastaba con ganar en casa al Mallorca, que nada se jugaba, mientras el Barça visitaba a un Nastic de Tarragona ya descendido. Los azulgrana golearon sin problemas (1-5) y durante más de una hora eran campeones de Liga, pues el Madrid comenzó perdiendo, aunque remontó con dos goles de Reyes y uno de Diarra. Los madridistas habían ganado la Liga más disputada en muchos años en la despedida de Roberto Carlos y Beckham. Lograron destronar al Barcelona, emperador hasta entonces, con mucho esfuerzo.

El Sevilla también tuvo opciones matemáticas de luchar por la Liga hasta el final, pero no marcó ningún gol en las últimas dos jornadas y se quedó en la tercera plaza. Pero el final fue feliz para los sevillistas: ganaron las finales de la Copa de la UEFA, disputada en Glasgow ante el Español (2-2) por penaltis, y la Copa del Rey, ante el Getafe en el Santiago Bernabéu por 1-0, gol de Kanouté. El jugador de Malí fue, junto con Daniel Alves, el jugador más destacado de la mejor temporada de la historia del Sevilla.

Plazas por Europa

Cuarto quedó el Valencia, confirmándose como equipo de Champions, con David Villa como referente ofensivo y la revelación de David Silva. El quinto puesto fue para el Villarreal CF. Ganó los ocho últimos partidos de la Liga, con Diego Forlán en racha. El Zaragoza vio recompensada su apuesta por Pablo Aimar en el verano anterior. Manteniendo a Diego Milito y Ewerthon en ataque, quedaron en la sexta plaza. Accedió también a Europa el Getafe, subcampeón de la Copa.

Descenso

Los descensos de Celta de Vigo y Real Sociedad fueron sorprendentes; los gallegos fueron sextos en la anterior temporada, y los vascos llevaban cuarenta años seguidos en Primera. Acompañaron a Segunda al Gimnastic de Tarragona, último clasificado. Betis y Athletic vivieron su segunda temporada seguida luchando por no descender y salvándose en la última jornada.

Other Languages