Primer intento de golpe de Estado de Venezuela de 1992

Primer intento de golpe de Estado de Venezuela de 1992
Fecha 4 de febrero de 1992
Lugar Bandera de Venezuela Caracas, Venezuela
Resultado Victoria del gobierno.
Consecuencias
Beligerantes
Bandera de Venezuela Movimiento Bolivariano Revolucionario 200
Bandera de Venezuela Partido de la Revolución Venezolana
Bandera de Venezuela Sectores sublevados del Ejército de Venezuela
Bandera de Venezuela Gobierno de Venezuela :
Comandantes
Bandera de Venezuela Hugo Chávez
Bandera de Venezuela Francisco Arias Cárdenas
Bandera de Venezuela Yoel Chirinos
Bandera de Venezuela Jesús Urdaneta
Bandera de Venezuela Miguel Ortiz Contreras
Bandera de Venezuela Carlos Andrés Pérez
Bandera de Venezuela Hernan Fernández
Bandera de Venezuela Angel Sierra Sánchez
Bandera de Venezuela Coronel Gerardo Dudamel
Bandera de Venezuela Fernando Ochoa Antich
Fuerzas en combate
10 batallones del Ejército :
  • 5 Tenientes Coroneles
  • 14 mayores
  • 54 capitanes
  • 67 subtenientes
  • 65 suboficiales
  • 101 sargentos
  • 2056 soldados
El resto de la Fuerzas Armadas
[ editar datos en Wikidata]

El martes 4 de febrero de 1992, un grupo de militares ejecutó un intento de golpe de Estado en Venezuela contra el entonces presidente constitucional Carlos Andrés Pérez. La intentona golpista no logró sus objetivos y los rebeldes se rindieron. Entre los oficiales sublevados que comandaron esta maniobra se encontraban, principalmente, cuatro tenientes coroneles del ejército: Hugo Chávez, Francisco Arias Cárdenas, Yoel Acosta Chirinos y Jesús Urdaneta.

Este evento transformó radicalmente la vida política venezolana, introduciendo nuevos actores en la escena: de estos cuatro protagonistas, el primero fue presidente de la república desde 1999 hasta 2013; sin embargo, Arias también ha incursionado en política: fue electo gobernador del estado Zulia, candidato presidencial en 2000 -compitiendo con su propio excompañero Hugo Chávez-, ha sido nombrado Embajador de Venezuela en la ONU, activista en la conformación del PSUV y desde 2012 es nuevamente gobernador del estado Zulia. Acosta ha mantenido un bajo perfil, mientras que Urdaneta se ha convertido en un crítico de las políticas llevadas a cabo por el gobierno de Chávez.

Todos los participantes en esta acción fueron llevados a prisión por su actuación en el hecho, siendo su causa posteriormente sobreseída y puestos en libertad dos años después, durante la presidencia de Rafael Caldera.

Antecedentes

Venezuela había gozado de un período de estabilidad económica y social que era notable en América Latina en las décadas de 1960 y 1970. Dicha estabilidad estaba basada en la cuantiosa entrada de divisas extranjeras producto de la venta de petróleo y en el alineamiento político con los Estados Unidos, principal socio comercial del país. Varias circunstancias produjeron una caída internacional de los precios durante los años 1980 y los gobiernos de Luis Herrera Campins y Jaime Lusinchi se mostraron incapaces de diversificar la economía venezolana, fuertemente dependiente del petróleo. Adicionalmente, políticas internas no acertadas llevadas a cabo por ambos gobiernos fueron deteriorando la calidad de vida de la población: el modelo rentista petrolero -antes exitoso- empezaba a colapsar y frente a una nueva realidad mundial, Venezuela comenzó a transitar un largo camino de crisis económicas.

Carlos Andrés Pérez, que en su primer gobierno ( 1974- 1979) logró un gran crecimiento económico, regresa a la escena política diez años después, portando dicho aval: esto le valió resultar ganador en las elecciones de 1988, con una considerable mayoría que esperaba resolviese la fuerte crisis económica. Sin embargo Pérez, con políticas diametralmente opuestas a las de su primer gobierno, aplica un programa neoliberal (el llamado Gran Viraje), directamente influenciado por las teorías económicas de moda en ese entonces en el FMI, el Banco Mundial y en los principales grupos económicos de los Estados Unidos. Este programa incluía, entre otros aspectos, la liberación de precios controlados por la anterior administración, principalmente de la gasolina, pero su aplicación inmediata no hizo sino profundizar los problemas de la mayoría de la población[ cita requerida]. Las consecuencias sociales no se hacen esperar: en Caracas, en 1989 se producen intensos disturbios, saqueos a gran escala, protestas y una subsecuente represión militar, conocida como el Caracazo. Además de la crisis económica, estos hechos demostraban la existencia de una latente pero muy fuerte crisis social: este fue el germen del intento golpista de 1992[ cita requerida].

Para 1992 la situación se había complicado. Las "razones aducidas"[1] por los militares fueron las siguientes:

  • La gestión económica y política del presidente Pérez.
  • Las Políticas Neoliberales Implementadas en el país que produjo un inmenso atraso en la población.
  • El descontento de los sectores medios y bajos de las Fuerzas Armadas por los hechos de corrupción verificados en los altos mandos militares.
  • La subordinación de las Fuerzas Armadas ante un liderazgo político que consideraban incapaz y corrupto.
  • La utilización de las Fuerzas Armadas, en particular del Ejército y de la Guardia Nacional, en la represión del Caracazo.
  • El cuestionamiento a la posición sostenida por el presidente Pérez en las negociaciones relativas a la delimitación limítrofe con Colombia.
  • El deterioro de las condiciones socioeconómicas de la oficialidad media y baja y de las tropas.
  • El empleo de las Fuerzas Armadas en labores como repartición de útiles escolares, becas alimentarias, campañas de vacunación y de arborización, etc.

Durante ese año de 1992 se rumoreaba públicamente la posibilidad de que se ejecutara un golpe de Estado[ cita requerida].

Antecedentes ideológicos

Varios participantes en el golpe de Estado formaron parte del Partido de la Revolución Venezolana, fundado por el ex guerrillero Douglas Bravo, quien concibió la estrategia de infiltrar las Fuerzas Armadas venezolanas[2] como requisito para la toma del poder en Venezuela.

Other Languages