Primer Imperio francés

Premier Empire Français
Primer Imperio Francés

Imperio

Flag of France.svg
Pavillon Louis XIV.png
Flag of the Netherlands.svg
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
Flag of the Kingdom of Sardinia.svg
Flag of the Kingdom of Etruria.svg
Flag of the Papal States (pre 1808).svg
Flag of the Habsburg Monarchy.svg
Republic of Dubrovnik Flag.png

1804-1814
1815

Pavillon Louis XIV.png
Prinsenvlag.svg
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
Flag of the Kingdom of Sardinia.svg
Flag of the Papal States (1808-1870).svg
Flag of the Habsburg Monarchy.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Himno nacional: Chant du départ[1]
(francés: ‘Canción de la partida’)
¿Problemas al reproducir este archivo?
Ubicación de Francia
El Imperio en pleno apogeo, comenzado el año 1812. en violeta, el territorio imperial. en azul, los estados vasallos o clientelares del imperio, el color rojo representa la esfera de influencia francesa en Europa.
Capital París
Escudo de París napoleónico.

48°49′N 2°29′E / 48°49′N 2°29′E / 2.483
Idioma oficial Francés
Gobierno Monarquía constitucional
Emperador de los franceses
 • 1804- 1814, 1815 Napoleón I
 • 1815 Napoleón II
Legislatura Parlamento
 • Cámara alta Senado
 • Cámara baja Cuerpo Legislativo
Período histórico Guerras Napoleónicas
 • Coronación de Napoleón 2 de diciembre de  1804
 •  Batalla de Leipzig 16 al 19 de octubre de 1813
 • Primera abdicación de Napoleón 11 de abril de 1814
 • Regreso de Napoleón ( Imperio de los Cien Días) Marzo y junio de 1815
 • Abdicación definitiva de Napoleón tras ser derrotado por Séptima Coalición en la batalla de Waterloo Junio de 1815
Superficie
 • 1812 860 000 km²
Población
 • 1812 est. 27 900 000 
     Densidad 32,4 hab./km²
Moneda Franco, Napoleón

El Primer Imperio francés, conocido comúnmente como Francia Napoleónica, Imperio Napoleónico o simplemente Imperio francés, fue un estado soberano que incluyó en territorio una gran parte de Europa occidental y central; tuvo además numerosos dominios coloniales conocidos como Francia de Ultramar y estados clientelares (satélites). Abarca la totalidad del periodo conocido como la Era Napoleónica, que cubre el periodo desde la coronación de su emperador, Napoleón I, hasta su abdicación y exilio en la isla de Elba, en 1814. Oficialmente, el término se refiere al periodo comprendido entre el fin del consulado hasta la Restauración Borbónica, aunque posteriormente vivió un epílogo entre el periodo de los Cien Días ( 1 de marzo de 1815), la abdicación final de Napoleón, el 22 de junio de 1815, y la entrada de Luis XVIII en París, conllevando esto la salida el 7 de julio del emperador Napoleón II y su Comisión de Gobierno. Los conflictos que llevaron al imperio napoleónico a enfrentarse con las potencias europeas, se les conoce como las Guerras Napoleónicas o guerras de coalición.

La presencia de Napoleón Bonaparte en el panorama europeo, un militar inmensamente poderoso, temido y respetado y que encarnaba los ideales revolucionarios despertó el miedo de las monarquías absolutistas que, temiendo la expansión las ideas de la revolución francesa y auspiciadas por el Reino Unido, no cesaron en hacerle la guerra a Francia. Sin embargo, se toparon de frente con una serie de derrotas humillantes a manos del emperador. Para el año 1812, Napoleón ya controlaba toda Europa occidental y central, con la excepción de la Gran Bretaña y Portugal. Con sus conquistas, varios gobiernos absolutistas fueron extintos y las ideas de la Revolución francesa se diseminaron por Europa. Se habló predominantemente el idioma francés el cual fue la lengua nacional seguido por el italiano, el alemán, y el español. Su capital fue París, la moneda oficial fue el franco francés y llegó a acaparar una población de casi 70 millones de personas, ya fuera dentro de su territorio legal como estados clientelares.

En los quince años en que permaneció en el poder, Napoleón se hizo uno de los mayores mitos de la historia. Inspirado en figuras militares y políticas como Alejandro Magno, Julio César, Carlomagno y otros mas, acariciaba el deseo de transformar a Francia en una potencia hegémonica, y se esforzó en lograrlo haciendo gala de un genio militar y una capacidad de liderazgo innatas. Mantuvo un gobierno constitucional, que reservaba un inmenso poder político a la figura del emperador, inspirado su popularidad y su estrecha relación con el ejército. Aun así, el imperio fue fundado y gobernado en las bases de la revolución francesa: Napoleón I fue elegido soberano en mediante un plebiscito, estableciendo un estado continental y centralizado muy comparable al antiguo Imperio romano. Su régimen finalizó tras sus consecuentes derrotas militares, tras verse obligado a enfrentarse a casi toda Europa en conjunto. Sin embargo, la influencia de la Francia napoleónica perduró mas allá de su existencia, en las décadas siguientes estallarían por todo el continente una serie de revoluciones populares que pondrían un fin definitivo al despotismo y abrirían las puertas a una Europa liberal.

En el plano interno, Napoleón consiguió restablecer la estabilidad política de Francia y creó una infraestructura capaz de impulsar los negocios de la burguesía francesa; bajo su gobierno, Francia alcanzaría su máximo esplendor. Puso fin al ancestral feudalismo de la monarquía y creó una nobleza del mérito comprendida por aquellos considerados competentes y dignos de tal posición. Impulsó el liberalismo económico, las construcciones, la educación, las artes y las leyes, siendo su famoso código civil (el conjunto de todas las leyes francesas en una constitución) uno de sus mayores legados a la humanidad, pues inspira hoy en día a casi la mitad de las constituciones políticas del mundo.

El camino al imperio

Inicios y primeras campañas de Napoleón Bonaparte

Napoleón Bonaparte nació en Ajaccio, Córcega, en 1769, un año después de que la isla de Córcega pasara a dominio de Francia. Estudió en la Academia Militar Francesa y conseguiría proyectar su genio militar solo después de la Revolución francesa ( 1789). Napoleón fue promovido a general con tan solo 24 años de edad tras el sitio de Tolón en 1793. En el año 1795, y a los 26 años de edad, comandó el ejército francés que conquistó parte de la península itálica ( Campaña de Italia) y de Egipto ( Campaña de Egipto) entre los años 1796 y 1797.

Golpe de Estado de Napoleón Bonaparte: El 18 de Brumario

Habían pasado diez años del inicio de la Revolución francesa, pero Francia seguía sin conseguir una estabilidad política, económica y social deseada. De un lado, el orden era perturbado por las presiones populares, que exigían medidas capaces de acabar con la pobreza y la miseria en que vivía gran parte de la población del campo y de las ciudades. Por otro lado, la burguesía, clase social que había liderado la Revolución francesa, veían sus negocios sucumbir en función de las constantes crisis económicas y políticas. Para completar el escenario, varios países europeos conspiraban y combatían para poner fin al régimen revolucionario en Francia. En medio de ese caos, sobresale victorioso en el campo de batalla un joven general llamado Napoleón Bonaparte. Con el respeto y la fama adquiridos en el campo de batalla, en aquel momento Napoleón Bonaparte representaba la alternativa política ideal para solucionar los problemas de los franceses. Era visto como héroe por la población y considerado un líder por la burguesía. Respaldado por su gran popularidad, comandó el 9 de noviembre de 1799 (18 de brumario del año VIII, según el calendario revolucionario de Francia) un golpe de estado contra el gobierno del Directorio conocido como el " Golpe de Estado del 18 de brumario".

Instauración del Consulado: Napoleón Bonaparte "Primer Cónsul"

Un mes después Napoleón Bonaparte asumiría el poder, entrando en vigor una nueva constitución y creando el Consulado, órgano que sustituyó al Directorio en el gobierno de Francia. Estaba constituido por tres cónsules, de los cuales Napoleón se convirtió en el "Primer Cónsul" y virtual dictador de Francia. Apoyado por gran parte de la población francesa, fue investido de amplios poderes. Napoleón procuró restablecer el orden interno, reorganizar la administración pública y reducir la inflación. Con eso, la economía volvería a crecer. Normalizar también las relaciones con la Iglesia era otro objetivo, rotas desde el año 1790. Otra medida importante de su gobierno fue la creación del Código Civil de Francia, conocido mundialmente como el Código de Napoleón o Napoleónico, reunía principios del Derecho Romano, de órdenes reales y de la legislación civil y penal vigente durante la Revolución francesa.

Other Languages
français: Premier Empire
Bahasa Indonesia: Kekaisaran Pertama Perancis
Lëtzebuergesch: Premier Empire
srpskohrvatski / српскохрватски: Prvo Francusko Carstvo
Simple English: First French Empire
oʻzbekcha/ўзбекча: Birinchi imperiya