Presupuesto de la Unión Europea

El Presupuesto de la Unión Europea es la previsión normativa y vinculante de todos los ingresos y todos los gastos de la Unión Europea en el período de un año. Se elabora anualmente con el fin de ordenar y regular las cuentas públicas de la Unión para el año próximo, computado desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre como ejercicio presupuestario natural.

Dado que la Unión Europea es una entidad política y jurídicamente distinta e independiente de los Estados que la componen, está llamada asimismo a gestionar de forma autónoma e independiente los medios de ingreso, gasto y gestión financiera propios, dirigidos a sostener e impulsar las políticas comunes de la Unión. Para hacer frente a sus necesidades financieras, la Unión Europea dispone de un presupuesto anual de 141 mil millones de euros acordado para el año 2010.

Su preparación y aprobación se llevan a cabo mediante un complejo proceso legislativo de carácter especial, que involucra a diversas instituciones comunitarias, entre ellas la Comisión Europea, encargada de presentar el proyecto y ejecutar el presupuesto, o el Parlamento Europeo y el Consejo, que ejercen la función presupuestaria mediante la adopción conjunta de aquél y la supervisión y examen de su adecuado cumplimiento. Los mecanismos jurídicos e institucionales que dan vida, sostienen y culminan los presupuestos conforman el llamado procedimiento presupuestario.

A su vez, el presupuesto anual debe fijarse dentro de los límites acordados en un marco financiero plurianual previamente establecido para un período no inferior a cinco años (actualmente 7 años). Si bien ha ido aumentando a lo largo del tiempo, actualmente este límite quedó fijado para el período 2007-2013 en el 1,23%[2]

Historia

Ingresos

Recursos propios

La Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) establecida el 23 de julio de 1952 estaba financiada por un auténtico sistema de recursos propios, de recursos europeos, basado en una tasa por cada tonelada de acero producida, pagada directamente por las empresas productoras del Carbón y el Acero al presupuesto de la CECA. En el marco del Tratado de Roma de 25 de marzo de 1957, la Comunidad Económica Europea iba a ser financiado por contribuciones nacionales por un período de transición para ser seguido por un cambio a un sistema de recursos propios. Este cambio tuvo lugar el 21 y 22 de abril 1970, cuando el Consejo Europeo de Luxemburgo amscuerda poner fin a la contribución nacional y la introducción de un nuevo sistema de financiación basado en dos recursos propios: las exacciones agrícolas y los derechos de aduana,complementados por un tercer recurso, un impuesto al valor añadido (IVA). El Consejo Europeo de Bruselas creó un cuarto recurso "adicional" basado en contribuciones nacionales del PIB, que debía ser usado de forma excepcional sólo cuando el montante recaudado por el IVA y los recursos propios tradicionales no fuese suficiente para cubrir los compromisos financieros de la Comunidad. Con el transcurso del tiempo, éste recurso basado en el PIB se ha convertido en el recurso clave del presupuesto de la Unión Europea. La introducción del cuarto recurso adicional fue el comienzo de la desnaturalización del sistema de recursos propios y la discusión entre los contribuyentes netos y beneficiarios netos.La Unión Europea necesita volver a un verdadero sistema de recursos propios en el espíritu de los Tratados constitutivos de las Comunidades Europeas que le permita financiarse con recursos europeos.

Other Languages