Presidente del Gobierno de Rusia

Presidente del
Gobierno Federal de Rusia
Coat of Arms of the Russian Federation.svg
Escudo de Rusia
Dmitry Anatolyevich Medvedev.jpg
Titular
Dmitri Medvédev
Desde el 8 de mayo de 2012

Residencia Casa Blanca Rusa ( Moscú)
Designado por Presidente de la Federación (con la aprobación de la Duma)
Duración 4 años
Primer titular Serguéi Witte;
Viktor Chernomyrdin
Creación 6 de noviembre de 1905;
25 de diciembre de 1993 ( Constitución actual)
Sitio web www.premier.gov.ru
[ editar datos en Wikidata]

El presidente del Gobierno de la Federación de Rusia (en ruso: Председатель Правительства Российской Федерации, transliterado: Predsedátel Pravítelstva Rossíyskoi Federátsii), también conocido informalmente como Primer Ministro de Rusia, es el jefe de Gobierno del Estado ruso, la institución que ostenta, a nivel federal, el poder ejecutivo en Rusia. Sin embargo, debe advertirse que, dados los complejos mecanismos del federalismo ruso, el presidente del Gobierno es, de facto, la segunda autoridad ejecutiva del país tras el propio presidente de la Federación, conformándose así un diseño institucional bicéfalo o semiparlamentario del poder ejecutivo.

El presidente del Gobierno Federal preside las reuniones del gabinete, con excepción de las ocasiones en que esta prerrogativa corresponde al presidente de la Federación Rusa, y propone el nombramiento de los demás componentes del Gobierno (los vicepresidentes y ministros federales), cuya actividad dirige y coordina. Asimismo dispone de potestad reglamentaria propia limitada, independiente de la que corresponde al Gobierno como órgano colegiado.

Historia

Aunque la denominación ha cambiado en diversas ocasiones, lo cierto es que la figura de un jefe de gobierno diferente del jefe de Estado en Rusia proviene en realidad de la etapa imperial, cuando en 1802 el joven zar Alejandro I hizo habituales las reuniones periódicas conjuntas de los ministros imperiales en forma de comité de ministros. Entonces su presidente era el zar, y sólo en su ausencia uno de sus ministros (generalmente el de Asuntos Exteriores) podía presidir sus reuniones. Las funciones ejecutivas correspondían, obviamente, al emperador, que las aplicaba frecuentemente a través de sus ministros, como verdaderos brazos ejecutores de la voluntad imperial, que ejercían a la vez la función de consejeros. Aquel primer comité era pues, en toda regla, un órgano meramente consultivo y de coordinación. Así permaneció su funcionamiento, con escasas variaciones, hasta que los graves acontecimientos que tuvieron lugar en la primera década del siglo XX en Rusia y las virulentas manifestaciones que siguieron al Domingo Sangriento pusieron sobre la mesa las exigencias aperturistas de la sociedad. El zar Nicolás II nombró un primer ministro (primus inter pares en el gabinete), el liberal reformista Serguéi Witte, que inició las reformas que culminarían modestamente con la promulgación de una constitución muy moderada en 1906. Las reformas políticas hicieron necesaria una cierta institucionalización de aquellas reuniones de gabinete bajo la forma de un Consejo de Ministros, al estilo de las monarquías constitucionales europeas, lo que determinó a su vez la necesidad de una cierta burocracia y estructura propia del nuevo gobierno colegiado. Así, en 1910, Nicolás II establecía el nuevo Consejo de Ministros, a cuya cabeza se encontraría un presidente autónomo, que respondería simultáneamente ante el emperador y ante la recién convocada Duma Imperial. El primer presidente del Consejo de Ministros sería el político ultraconservador Iván Goremykin, que en 1906 ocupaba este nuevo cargo en sustitución del aperturista Witte, impulsor del Manifiesto de Octubre y de la primera constitución rusa, y cuya cercanía con las tesis liberales había decepcionado profundamente al zar. Aunque el nuevo Consejo y su presidencia nunca más fueron revocados, la posterior vuelta al régimen imperial autocrático convirtió la figura del presidente del Consejo en un ejecutor subordinado a la voluntad del zar.

Serguéi Witte, primer ministro reformista de Nicolás II en 1905

Tras el breve régimen de Gobierno provisional presidido por el príncipe Lvov, primero, y posteriormente por Aleksandr Kerensky, que siguió a la Revolución de Febrero de 1917, la Revolución de Octubre dio comienzo a un largo período de Estado socialista cuyo primer gobierno, el Sovnarkom, fue presidido por Lenin. Durante dicho período, coexistieron un gobierno soviético cuyos poderes se extendían a toda la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) creada en 1922, que detentaba el verdadero poder en todo su territorio, con un gobierno autónomo de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia (RSFSR), en realidad un órgano de limitada autonomía cuya autoridad se ceñía a la Rusia soviética como parte integrante (una entidad territorial) de la URSS. El jefe de Gobierno en la RSFSR tenía el nombre de presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo, después el de presidente del Consejo de Ministros, luego el de presidente del Consejo de Ministros-Gobierno y, finalmente, con la disolución de la URSS, el de presidente del Gobierno actual. Por su parte el jefe del Gobierno soviético tenía el título de presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo de la Unión Soviética, después el de presidente del Consejo de Ministros de la URSS y, finalmente, el de Primer Ministro de la Unión Soviética, hasta su desaparición definitiva en 1991.

La promulgación de una nueva constitución en 1993, que convertía a Rusia en un Estado federal presidencialista, estableció un Gobierno a cuya cabeza se encontraba un presidente, diferente al presidente de la Federación, y que reuniría cuentas simultáneamente a la Duma Estatal y al presidente federal, debido al mecanismo de la doble legitimidad (presidencial y parlamentaria) que se exige para su nombramiento. Aunque su diseño constitucional lo insinúa como el jefe del poder ejecutivo de la Federación, la práctica política que se ha desplegado desde que dicha constitución entrara en vigor hace más de veinte años ha revelado un funcionamiento netamente presidencialista de la política rusa y una estructura en todo caso bicéfala del poder ejecutivo, que ejercen de manera compartida el Gobierno y su presidente con el presidente de la Federación.

Other Languages