Presidente del Gobierno de España

Presidente del Gobierno
Spanish Presidential Flag.svg
Pedro Sánchez in 2018d.jpg
Titular
Pedro Sánchez Pérez-Castejón
Desde el 2 de junio de 2018

TratamientoExcelentísimo señor (formal, protocolario)
Señor presidente (informal)
ResidenciaPalacio de la Moncloa
Designado porCongreso de los Diputados[1]
Nombrado porRey de España[1]
DuraciónCuatro años, sin límite de mandatos
Primer titularFrancisco Martínez de la Rosa
Presidente del Consejo de Ministros[3]
SuplenteVicepresidente del Gobierno
Sitio weblamoncloa.gob.es

El presidente del Gobierno es el jefe de Gobierno español, a quien corresponde dirigir la acción del Ejecutivo y coordinar las funciones de los demás miembros del mismo, como establece la Constitución española.[4]​ Su investidura se realiza en el Congreso de los Diputados, la Cámara Baja de las Cortes Generales, y es nombrado por el rey, ante el cual presta solemnemente juramento o promesa.

El 1 de junio de 2018 Pedro Sánchez, del Partido Socialista Obrero Español, fue investido por el Congreso de los Diputados después de ganar una moción de censura contra Mariano Rajoy que obtuvo el apoyo mayoritario de la Cámara Baja. Es el séptimo presidente del Gobierno de la España democrática actual.

Elección

La elección del presidente del Gobierno de España se realiza de forma indirecta a través del Congreso de los Diputados, Cámara Baja de las Cortes Generales. Las elecciones generales se celebran de forma ordinaria cada cuatro años. El Gobierno saliente cesa el día de las elecciones pero se mantiene en funciones hasta que el siguiente jura su cargo. Mediante el proceso de investidura, el rey propone a un candidato, que recibe la confianza del Congreso de los Diputados y es finalmente nombrado presidente del Gobierno por el rey, como establece la Constitución española.

Investidura

El proceso de investidura del presidente del Gobierno se realiza tras las elecciones generales y en los demás supuestos de cese del Gobierno: pérdida de la confianza parlamentaria, dimisión o fallecimiento del presidente del Gobierno. El artículo 99 de la Constitución española establece el funcionamiento del proceso de investidura.

Artículo 99

1. Después de cada renovación del Congreso de los Diputados, y en los demás supuestos constitucionales en que así proceda, el Rey, previa consulta con los representantes designados por los Grupos políticos con representación parlamentaria, y a través del Presidente del Congreso, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno.

2. El candidato propuesto conforme a lo previsto en el apartado anterior expondrá ante el Congreso de los Diputados el programa político del Gobierno que pretenda formar y solicitará la confianza de la Cámara.

3. Si el Congreso de los Diputados, por el voto de la mayoría absoluta de sus miembros, otorgare su confianza a dicho candidato, el Rey le nombrará Presidente. De no alcanzarse dicha mayoría, se someterá la misma propuesta a nueva votación cuarenta y ocho horas después de la anterior, y la confianza se entenderá otorgada si obtuviere la mayoría simple.

4. Si efectuadas las citadas votaciones no se otorgase la confianza para la investidura, se tramitarán sucesivas propuestas en la forma prevista en los apartados anteriores.

5. Si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso.

Constitución española[1]


Para comenzar el proceso de investidura, el rey se entrevista con los representantes designados por los grupos políticos de la Cámara Baja. Al término de esta ronda de contactos, el rey propone un candidato a la presidencia del Gobierno a través del presidente del Congreso de los Diputados. El candidato propuesto por el rey no tiene que ser necesariamente un diputado: puede ser cualquier ciudadano español mayor de edad. No obstante, en la práctica siempre ha sido así.[5]

Debate de investidura de Mariano Rajoy en la XII legislatura (2016)

Una vez que el rey ha propuesto un candidato, se celebra la sesión de investidura en el Congreso de los Diputados. No existe un plazo de tiempo determinado entre la propuesta real de un candidato y la celebración de la sesión de investidura.[5]​ El candidato propuesto por el rey expone ante el Congreso de los Diputados el programa político del Gobierno que pretende formar y solicita la confianza del Congreso.

La Constitución no prevé un debate de investidura posterior a tal exposición, si bien el Reglamento del Congreso permite que un representante de cada grupo parlamentario intervenga durante un máximo de treinta minutos.[7]

Si el Congreso de los Diputados, por mayoría absoluta de votos afirmativos, otorga su confianza al candidato, el rey lo nombra presidente del Gobierno. En caso contrario, se somete la misma propuesta a nueva votación 48 horas después de la anterior. En esta segunda votación la confianza se otorga si el candidato obtiene una mayoría simple de votos afirmativos.

Si el candidato propuesto no obtiene la confianza de la Cámara Baja en las dos votaciones antedichas, dicha candidatura queda rechazada. El rey, previa nueva ronda de consulta a los grupos políticos, puede hacer sucesivas propuestas de candidatos a la presidencia del Gobierno o incluso volver a proponer alguno ya rechazado si entiende que ya cuenta con el respaldo suficiente. En todo caso, si transcurridos dos meses desde la primera votación de investidura ningún candidato ha obtenido el respaldo de la cámara, las Cortes quedan automáticamente disueltas y se convocan nuevas elecciones generales que se deben celebrar 47 días después.

Solo en una ocasión el candidato propuesto por el rey no ha obtenido la confianza del Congreso de los Diputados en las dos votaciones y se han tenido que convocar elecciones, aplicando el punto 5 del artículo 99 de la Constitución española: en la xi legislatura (2016) el Congreso rechazó la investidura de Pedro Sánchez.[8]

En cuanto a los demás miembros del Gobierno, estos serán nombrados y cesados por el rey, a propuesta de su presidente. Ni el Congreso ni el Senado tienen capacidad para vetar de algún modo el nombramiento de nuevos ministros.

Toma de posesión

José Luis Rodríguez Zapatero prometiendo su cargo ante el rey Juan Carlos I (abril de 2008)

Tras recibir la confianza del Congreso de los Diputados, el candidato es nombrado por el rey como presidente del Gobierno a través de un real decreto. A continuación, se celebra una ceremonia en la cual jura o promete su cargo. Esta ceremonia se celebra en el Salón de Audiencias del Palacio de la Zarzuela ante la presencia del rey y su consorte, el ministro de Justicia como notario mayor del Reino, el presidente del Consejo General del Poder Judicial, el presidente del Congreso de los Diputados y el presidente del Gobierno que dejará el cargo, en el caso de que vaya a haber un cambio en el cargo.

La toma de posesión la realiza el presidente en un escritorio situado junto al rey, en el que se coloca un papel con la fórmula de toma de posesión, un ejemplar abierto de la Constitución española y un ejemplar de la Biblia y un crucifijo en el caso de que el presidente desee jurar sobre ellos (solamente Sánchez en 2018 prescindió de ellos).[9]​ Poniendo la mano sobre la Constitución, el presidente pronuncia la fórmula de toma de posesión. Esta fórmula está regulada en el Real Decreto 707/1979 y dice así:

Juro [o prometo] por mi conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo de presidente del Gobierno con lealtad al rey, guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, así como mantener el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros.[10]

Other Languages
Simple English: Prime Minister of Spain