Premio Grawemeyer

El Premio Grawemeyer («The Grawemeyer Award») es un premio anual estadounidense que originalmente premiaba una composición musical. Fue instituido por H. Charles Grawemeyer —industrial, empresario y mecenas— en la Universidad de Louisville en 1984.

Historia del premio

En 1983, Charles Grawemeyer se reunió con el Dr. Jerry Ball, decano de la Escuela de Música de la Universidad de Louisville, para discutir sobre la idea de crear un premio de música, sin que Grawemeyer estuviera seguro de merecer tal honor. Así que hablaron sobre composición, concluyendo la conversación de Mr. Grawemeyer, según el Dr. Ball, con "si hacemos algo similar quizás podríamos encontrar a otro Mozart."

El Premio de Composición fue la primera de las cinco categorías del premio (le siguieron en 1988, Ideas para mejorar el orden mundial («Ideas Improving World Order»); en 1989, Educación; en 1990, Religión; y, finalmente, en 2000, Psicología). Siendo el primero, llevo casi dos años cerrar todos los detalles del programa. El procedimiento del premio Nobel fue estudiado e incorporado en parte. Pero Mr. Grawemeyer quería tener un jurado más democrático, y estableció un proceso de selección en tres niveles: en el primero, las universidades y las escuelas de música; en el segundo, un jurado internacional de profesionales; y en el tercero, un jurado de aficionados no profesionales, pero si bien informados (la Fundación Grawemeyer insiste en que las grandes ideas no son exclusivamente dominio de expertos académicos).

El premio fue concedido por primera vez en 1985, al compositor polaco Witold Lutoslawski, por su obra Sinfonía nº 3. Desde entonces, el premio ha adquirido un gran reconocimiento internacional como uno de los primeros premios de composición, al que regularmente se presentan entre 150 y 200 composiciones de todo el mundo.

"Charlie Grawemeyer podría haber ido a cualquier escuela del país, a cualquier orquesta, cualquier compañía de opera, cualquier lugar que hubiera querido ir para ofrecer su premio. Es maravilloso que lo conserve en casa y honre a su universidad" («"Charlie Grawemeyer could have gone to any school in the country, to any orchestra, any opera company, any place he might want to go to offer this prize. It's wonderful that he kept it at home and honored his university»

Dr. Jerry Ball.

Pese al intento de seleccionar de forma abierta los jurados, en 1998, Kyle Gann escribió un artículo en que manifestaba que tras haber repasado los mejores premios de composición de Norteamérica —incluyendo el Premio Pulitzer, el Premio Grawemeyer, el Prix de Rome, el Premio Koussevitsky, el Premio Guggenheim, el Fromm Commission y el Premio Copland Fund, entre otros— descubrió que el panel de premios a menudo incluía los mismos siete nombres que repetidamente formaban los jurados: Gunther Schuller, Joseph Schwantner, Jacob Druckman (ya fallecido), George Perle, John Harbison, Mario Davidovsky y Bernard Rands. Gann concluyo que, puesto que todos eran hombres blancos y del mismo entorno estético eurocentrico, los premios de composición de las dos últimas décadas en EE.UU. había sido desafortunadamente mediatizados.

I once researched the top composition prizes in America -the Pulitzer, Grauwemeyer, Prix de Rome, Koussevitsky, Guggenheim, Fromm Commission, Copland Fund, and a few others. On the panels of those prizes I found the same seven names over and over as judges: Gunther Schuller, Joseph Schwantner, Jacob Druckman (recently deceased), George Perle, John Harbison, Mario Davidovsky, Bernard Rands. All of them white men, all of them coming pretty much from the same narrow Eurocentric aesthetic. For awhile John Adams was on the Koussevitsky panel, but he reportedly quit in disgust over the narrowmindedness of the other panelists. These seven men have determined who wins the big prizes in American music for the last two decades. They have made sure that Downtown composers never win.

Kyle Gann, 1998 [1]
Other Languages