Precio de la vivienda

Composición del crédito hipotecario en varios supuestos: el capital solicitado o crédito -100- más los intereses constituyen el total de la hipoteca.[1]

* Si la hipoteca tiene una larga duración y/o un alto interés la cifra total final -capital+intereses- que se paga por el préstamo llega a duplicar y triplicar el capital solicitado, razón por la que no se considera una buena decisión económica suscribir préstamos superiores a 15 años con una cuota mensual por la que se podría conseguir esa misma vivienda en alquiler.
* La cuota mensual de la hipoteca no debe superar el 30% de los ingresos mensuales.[2]
* Si el crédito es con interés variable hay que saber que puede fluctuar -bajar o subir- por lo que subirá la cuota mensual o bajará su cuantía si no existen cláusulas suelo abusivas.

El Precio de la vivienda o coste medio de la vivienda hace referencia al precio de compra o venta de la vivienda en una localidad o territorio. También se refiere al precio de alquiler o renta.

El derecho a la vivienda,[4]

Variables que influyen en el precio de la vivienda

El precio de la vivienda varía según las características de la vivienda: tamaño, calidad, servicios, calificación energética y ubicación, -rural, urbana, centro, periferia-, así como las circunstancias socioeconómicas de los distintos países: demografía ( crecimiento de la población, equilibrio o descenso, flujos migratorios), crecimiento económico, desempleo, precio del suelo, burbuja inmobiliaria, interés bancario, impuestos, desgravaciones, capacidad de endeudamiento personal y familiar, recesión y depresión económica entre otras. El precio de la vivienda condiciona la vida económica de los ciudadanos y familias que, en el caso de la compra de vivienda, habitualmente deben suscribir créditos hipotecarios de larga duración con entidades bancarias para poder acometer la compra más importante a lo largo de la vida personal y familiar. La necesidad de crédito hipotecario incrementa sustancialmente el precio final de la vivienda[6]

Gastos a sumar al precio de la vivienda

Al precio de la vivienda que se acuerde con el vendedor o el promotor inmobiliario deben sumarse otros gastos que, dependiendo de la legislación del país y quien debe pagar dichos gastos -vendedor, comprador, banco- pueden llegar a suponer un 10% más sobre el precio inicial de la vivienda. El pago de los distintos conceptos pueden negociarse entre las partes pero la legislación establece lo siguiente:[9]

Gastos a pagar por el vendedor
Gastos a pagar por el comprador
Gastos a pagar por el banco o entidad financiera (cuando exista préstamo hipotecario)
  • Gastos de la formalización del préstamo con garantía hipotecaria[9]

Además hay que considerar el coste de las reformas -si se quieren realizar- así como de amueblamiento y mudanza.

Capacidad de endeudamiento

La capacidad de endeudamiento, que se suele establecer en un máximo del 30%, es el porcentaje máximo de los ingresos que puede destinarse al pago de deudas, con sus correspondientes intereses, sin comprometer seriamente la seguridad económica del comprador y del grupo familiar. La capacidad de endeudamiento es clave para realizar con éxito la compra de la vivienda. Cuando es necesaria la suscripción de hipoteca debe asegurarse que la capacidad de endeudamiento no disminuye y pueden hacerse los pagos de las cuotas hipotecarias durante toda la duración del préstamo.[2]

Other Languages
Bahasa Indonesia: Harga lahan yasan