Precedentes a los atentados del 11 de marzo de 2004

Los días, los meses y los años previos a los atentados del 11-M, España estaba en alerta por el terrorismo ya que lo venía sufriendo desde 1968, fecha del primer asesinato de ETA. Entre ese momento y la actualidad han sido cientos las víctimas en España de este y otros grupos terroristas y miles las que ha habido del terrorismo internacional en todo el mundo. El 11 de septiembre de 2001 se produjeron los atentados terroristas en los Estados Unidos, lo que fue considerado un punto de inflexión en la manera de actuar y de entender en terrorismo internacional.

Precedentes terroristas en España

ETA y los GRAPO

España se ha visto envuelta en la lucha contra el terrorismo desde hace cuatro décadas. La banda terrorista ETA con casi mil muertos es la que más daño ha hecho y durante más tiempo. Ha asesinado a militares, policías, políticos, periodistas, empresarios, etc., pero también ha matado de un modo indiscriminado, como en el atentado con coche bomba contra el centro comercial Hipercor.[1] También los GRAPO, aunque a menor escala, han secuestrado y asesinado durante muchos años.

El terrorismo islamista

Las actividades islamistas desarrolladas en España antes de 2002 se encuentran detalladas en la sentencia de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de 28 de septiembre de 2005, según el auto del magistrado Juan del Olmo sobre el 11-M[2] y se divide en tres fases:

  • La implantación, al principio de la década de los 1990s
  • La expansión, inteconexión con otras redes yihadistas, y la captación de nuevos miembros entre la comunidad inmigrante
  • Finalmente, a partir de los atentados de Washington y Nueva York, la segunda fase se solapa con la creciente hostilidad hacia intereses españoles.

De entre las redes que han operado en España, cabe destacar las redes argelinas, las redes de origen sirio y los miembros aislados de otras redes.

El 12 de abril de 1985 se produjo un atentado en el restaurante "El Descanso" de Madrid, reivindicado por un grupo de la Yihad islámica. En él murieron 18 personas y más de 100 resultaron heridas. El restaurante era frecuentado por militares estadounidenses aunque todos los fallecidos fueron españoles. La posterior investigación no pudo determinar la autoría de los atentados.

El 16 de diciembre de 2004, el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón decretaba el ingreso en prisión incondicional de Khalid Zeimi Pardo y de Mohamed El Ouazzani, por un delito de integración en organización terrorista. Se les acusa a ambos de asistir a reuniones con otros presuntos terroristas islamistas, de la corriente salafista, en las que se pusieron de acuerdo para atentar en España como respuesta a la participación del país en la guerra de Irak. Estarían relacionados con una célula islamista creada en Madrid por Mustapha Maymouni, preso en Marruecos en relación a los atentados de Casablanca del 16 de mayo de 2003. Zemi Pardo fue detenido en relación con los atentados del 11-M en Madrid y posteriormente puesto en libertad.[3]

En ese mismo auto se decretaba prisión también para los ciudadanos argelinos Abdelkader Lebik y Brahim Ammam, por integración en organización terrorista islamista, como parte del grupo terrorista argelino Grupo de Protectores de la Corriente Salafista, relacionado con uno de los procesados en prisión por la célula salafista desarticulada en Cataluña en enero de 2003 y que se denominó popularmente como "comando Dixán".

El 9 de noviembre de 2005, durante la Operación Green, fueron detenidos en la provincia de Málaga siete argelinos a los que la Audiencia Nacional ha vinculado al Grupo Salafista para la Predicación y el Combate y que han sido acusados de financiar al mismo y a otras organizaciones de Al Qaeda, con envíos de dinero a Afganistán, Chechenia y Pakistán. Al menos cinco miembros consiguieron escapar, según la Guardia Civil los más altos responsables financieros. Se sospechan vínculos con Abu El Haithem, salafista a quien se desviaban fondos. El 8 de enero de 2006 se conoció[4] que el gobierno entregaría a Argelia a Mohamed Amine Benamoura, alias "Zacarías", uno de los presuntos salafistas detenidos en Barcelona en 2003 e integrante del "Comando Dixán". El 19 de enero del mismo año se ordenó judicialmente en España la captura de Salah Edinne Berkoun como implicado en la red de financiación del Grupo Salafista, dentro de la operación iniciada en noviembre del año anterior.

Other Languages