Pragmática Sanción de 1567

"Vestidos de paseo de las mujeres moriscas en Granada". Dibujos de Christoph Weiditz (1529)

La Pragmática Sanción de 1567 o Pragmática antimorisca fue un edicto en forma de Pragmática Sanción promulgado por el rey Felipe II. En el día de Año Nuevo de 1567, Pedro de Deza, presidente de la Real Chancillería de Granada, la hizo pública y comenzó a hacerla cumplir. La resistencia a la pragmática desencadenó la Rebelión de las Alpujarras de 1568-1571.

Antecedentes

Por iniciativa del arzobispo de Granada Pedro Guerrero, que estaba convencido de que los moriscos mientras mantuvieran sus costumbres y tradiciones no podrían llegar a ser verdaderos cristianos, se reunió en 1565 un sínodo provincial de los obispos del reino de Granada.[2]

Estas propuestas fueron discutidas por una junta de juristas, teólogos y militares reunida en Madrid (en la que participó el duque de Alba) que acordó recomendar al rey que aplicara las prohibiciones acordadas por la junta reunida en Granada en 1526 y que el rey Carlos I había dejado en suspenso a cambio de los 80.000 ducados que le entregaron los moriscos granadinos. Inmediatamente después de la reunión Pedro de Deza, que había participado en la junta y había sido uno de los más firmes partidarios de las medidas duras, fue nombrado presidente de la Chancillería de Granada, un personaje cuya actuación encrespará los ánimos de los moriscos, como reconoció don Juan de Austria en una carta enviada al rey en la que le dice que su "manera de proceder... con esta gente" "es cierto muy contraria á la que ha convenido y conviene llevar".[3]

Felipe II dio finalmente su aprobación y la pragmática que contenía las prohibiciones fue promulgada el 17 de noviembre de 1566 y hecha pública el 1 de enero de 1567.[4]

Other Languages