Príncipe de Vladímir

El título ruso de Gran Príncipe de Vladímir[1] representó durante siglos la (teóricamente) mayor autoridad entre los diversos ducados rusos.

Su origen tiene lugar en la forma tradicional de herencia de los eslavos, que como en algunos emiratos actualmente, hacía que las tierras pasaran de hermano a hermano, hasta que se agotaba la generación y se pasaba al primer hijo del primer hijo de la anterior. De esa manera, el primogénito de la familia real hereda Kiev y la preeminencia sobre el resto mientras los demás recibían territorios según su posición (el segundo la segunda mayor ciudad, etc), ascendiendo en la jerarquía a medida que morían sus hermanos mayores. En tiempos del Príncipe Vladímir II Monómaco la capitalidad se trasladó a la ciudad que este fundó, Vladímir.

De esa manera, el mayor de los príncipes rusos ostentaba el título de Príncipe de Vladímir. Tras la invasión mongola de Rusia por la Horda de Oro, este pasó a ser un representante vasallo de los mongoles, encargado de recoger sus impuestos en la zona norte (el sur quedó bajo su dominio directo), y designado por ellos, para lo que debía peregrinar hasta la corte mongola. Sin embargo, el gran Khan hizo que este título recayera de forma hereditaria en los descendientes de Aleksandr Nevski, a los que también concedió de forma hereditaria la entonces pequeña ciudad de Moscú.

Cuando los nuevos príncipes de Moscú empezaron a recaudar los impuestos en la región para los mongoles, aprovecharon para crear un sistema tributario que les asegurase los ingresos necesarios para imponer su autoridad. De ese modo empezaron el retorno hacia la independencia, obtenida a medida que el imperio mongol se desintegraba a la par que ellos se reforzaban, y la conformación del estado hoy conocido como Rusia, tras imponerse y someter al resto de príncipes.

  • referencias

Referencias

  1. «RUSSIA, Slavic Languages, Orthodox Calendar, Russian Battleships». Friesian.com. Consultado el 28 de julio de 2013. «The word in Russian is Knyaz which is different from the word borrowed from German for "duke", gertsog (i.e. herzog), and from Latin for "prince", prints. The problem seems to be that in modern times a brother of the Tsar was always a Velikii Knyaz and this was translated "Grand Duke" by analogy to the tradition of giving the title Duke to the brothers of the Kings of England and France. This ambiguity exists in other regional languages, where either "prince" or "duke" can also translate kníze in Czech, knez in Croatian, ksiaze in Polish, knieza in Slovakian, kunigaikshtis in Lithuanian, and voivode in Hungarian.» 
Other Languages