Príncipe de Transilvania

Escudo del Gran Principado de Transilvania (siglo XIX).

El Principado de Transilvania se caracterizó por ser una monarquía electiva donde la alta nobleza de Transilvania dirigía esta unidad político-administrativa independiente, que existió entre los siglos XVI y XVIII.

Tras la invasión turca del Reino de Hungría, Transilvania formó un Principado, independiente a partir de 1570, con príncipes de cultura e idioma húngara. En 1686 el Sacro Imperio Romano Germánico recuperó los antiguos territorios húngaros del Imperio Otomano y posteriormente expulsó a los turcos de la región de Transilvania. La independencia de Transilvania se terminó en 1711, quedando bajo control austriaco.

Antecedentes

El Reino de Hungría dividido: Hungría Real, bajo el control de los Habsburgo, la Hungría otomana (en verde) y el Principado de Transilvania (en azul).

Gelou (dux blacorum) fue el primero príncipe rumano (blac) que se vio forzado a enfrentar las invasiones húngaras en territorio de Transilvania. Después de la paz (aproximadamente 903) de Esculeu (hoy Aschileu, Rumania) los húngaros llegó el país. El Reino de Hungría fue fundado en el año 1000 por el rey San Esteban I, quien es considerado el cristianizador de los húngaros y el fundador del Estado húngaro. Entre 1366 y 1367, el Rey húngaro Luis I el Grande fue el primero que se vio forzado a enfrentar las invasiones turcas otomanas en territorio europeo, así como posteriormente los otros monarcas húngaros Segismundo de Hungría y Matías Corvino. De esta forma, la amenaza otomana continuó asechando al reino europeo y en 1526 se sucedió la Batalla de Mohács, donde fue muerto el Rey Luis II de Hungría.

Gelou. Primero príncipe rumano (Gilău, Romania)

Al no dejar herederos que pudiesen ocupar el trono, el príncipe Fernando de Habsburgo, el hermano del Emperador germánico, y el conde húngaro Juan Szapolyai, voivoda de Transilvania, comenzaron una disputa por la corona, volviéndose anti-reyes. El reino fue dividido en dos mitades, una de los germanos y otra bajo el control del Rey-Príncipe Juan I de Transilvania, quien contaba con apoyo turco, puesto que a cambio de la corona había ofrecido vasallaje al imperio otomano. Pronto tras la muerte de Juan I Szapolyai en 1541, los ejércitos turcos tomaron la ciudad de Buda, sede real húngara y se apropiaron del territorio central del reino, nombrándolo el Vilayato de Buda. Por otra parte, la región de Transilvania bajo influencia otomana se independizó luego de firmado el acuerdo de Speyer en 1570 entre el Emperador Maximiliano II de Habsburgo y Juan Segismundo Szapolyai, hijo de Juan I.

El infante Juan Segismundo Szapolyai fue tutoreado por su madre la reina Isabela Jagellón de Hungría y el arzobispo Jorge Martinuzzi, quienes actuaron como regentes de Transilvania. Varias décadas después, se formó el Principado de Transilvania el cual continuaría en situación de vasallaje ante el Imperio Otomano, para así conservar su independencia. A lo largo de los 129 años de existencia del Principado de Transilvania existirán 21 Príncipes, quienes serán vasallos del sultán turco y desearán recuperar los territorios húngaros en manos de los Habsburgo para reunificar el Reino de Hungría. Así conducirán numerosas guerras contra los germánicos, muchas veces aliándose con los protestantes suecos, franceses, checos y con rumanos, obteniendo de esta forma apoyo contra los Habsburgo católicos. En Transilvania sobrevivirá durante este periodo la cultura húngara, la hungaridad misma que se hallaba en crisis al estar por una parte en manos de los germánicos y por otra en la de los otomanos.

Other Languages