Pontificia Academia de las Ciencias

Pontificia Academia de las Ciencias
0 Académie des Sciences - Casina Pio IV.JPG
Tipo academia de ciencias
Fundación 1603
Sede Flag of the Vatican City.svg Ciudad del Vaticano
Casa Pio IV 00120 Ciudad del Vaticano
Coordenadas 41°54′15″N 12°27′09″E / 41°54′15″N 12°27′09″E / 12.4525
Sitio web www.casinapioiv.va/content/accademia/en.html
[ editar datos en Wikidata]

La Pontificia Academia de las Ciencias ( italiano: Pontificia accademia delle scienze, latín: Pontificia Academia Scientiarum) es una academia científica de la Ciudad del Vaticano, establecida en 1936 por el papa Pío XI. Fue establecida para promover el progreso de las ciencias físicas, naturales y matemáticas y el estudio de los problemas epistemológicos relativos a ellas.

Su sede actual se halla en la Casina Pío IV en medio de los Jardines Vaticanos. La academia mantiene una membresía de destacados científicos del siglo XX, incluyendo varios premios Nobel como Ernest Rutherford, Max Planck, Otto Hahn, Niels Bohr, Erwin Schrödinger, and Charles Hard Townes.

Historia

tiene su origen en la Accademia dei Lincei (Academia Nacional de los Linces) que fue creada en Roma, en 1603, bajo el patrocinio del papa Clemente VIII, y el príncipe romano Federico Cesi.

El líder de aquella academia fue el famoso científico Galileo Galilei.

Se disolvió después de la muerte de su fundador, pero luego fue refundada por el papa Pío IX en 1847 y recibió el nombre de Pontificia Accademia dei Nuovi Lincei (Pontificia Academia de los Nuevos Linces).

El papa Pío XI volvió a refundar la Academia en 1936 y le dio su nombre actual, la dotó de estatutos que posteriormente fueron actualizados por Pablo VI en 1976 y por Juan Pablo II en 1986.

Desde 1936 la Pontificia Academia de las Ciencias se ha ocupado tanto por la investigación de temas científicos pertenecientes a disciplinas individuales como por la promoción de la cooperación interdisciplinaria.

Ha aumentado progresivamente el número de sus Académicos y el carácter internacional de sus miembros. Su actual presidente es el microbiólogo suizo Werner Arber. El primer iberoamericano incorporado como miembro de la Academia fue el Dr. Alberto Hurtado Abadia. Hasta su muerte fue el único hispano en haber recibido esta distinción.

La Academia es un órgano independiente dentro de la Santa Sede y disfruta de la libertad de investigación. A pesar de que su renacimiento fue el resultado de una iniciativa promovida por el Romano Pontífice y está bajo su protección directa, organiza sus propias actividades de manera autónoma en consonancia con los objetivos establecidos en sus estatutos:

La Pontificia Academia de Ciencias tiene como objetivo la promoción de los avances de la matemática, física y ciencias naturales, y los relacionados con el estudio de las cuestiones epistemológicas.

Estatutos de 1976, art. 2, § 1.

Sus deliberaciones y los estudios a que se dedica, al igual que la composición de sus académicos, no están influidas por factores de un grupo nacional, políticas o de carácter religioso. Por esta razón, la Academia es una valiosa fuente de información científica objetiva que se pone a disposición de la Santa Sede y de la comunidad científica internacional.

Other Languages