Policía Foral de Navarra

Policía Foral
Foruzaingoa
Activa 1928 - Presente
País Flag of Spain.svg  España
Fidelidad Comunidad Foral de Navarra
Rama Policías de Navarra
Tipo Policía Autonómica de Navarra
Tamaño 1.076 agentes
Parte de 5 Áreas, 13 Divisiones y 7 Comisarías
Insignias
Símbolo de
identificación
Txapela (boina roja)
Cultura e historia
Colores Rojo y gris

Sitio web: Página web oficial
[ editar datos en Wikidata]
Escudo policia foral.png

La Policía Foral de Navarra (Foruzaingoa en euskera) es la policía autonómica de la Comunidad Foral de Navarra. Fue creada por la Diputación Foral de Navarra en 1928, inicialmente con el nombre de Cuerpo de Policía de Carreteras. El jefe del Cuerpo es el comisario Torcuato Muñoz Serrano, y cuenta con 1.076 agentes en la actualidad ( 2016).[2]

Historia de la Policía Foral

Antecedentes

Mapa con las distintas policías de España:
* Naranja oscuro: CC.AA. con policía integral propia independiente del CNP.
* Naranja medio: CC.AA. con U.A. (unidades adscritas) del CNP.
* Naranja claro: * CC.AA. en proceso de obtención de una U.A. del CNP.
* Grisáceo: CC.AA. sin policía integral propia y sin U.A. del CNP.

La Policía Foral de Navarra es una institución relativamente moderna y cuenta con escasos precedentes en el pasado, pero desde la Edad Media se conoce la existencia de instituciones que en Navarra cumplían funciones policiales: merinos, alcaides, prebostes, almirantes, bailes, jurados, Hermandad, etc.

Fue creada por la Diputación Foral de Navarra el 30 de octubre de 1928, con el objeto de actuar como policía de carreteras, vigilar la circulación e inspeccionar los impuestos provinciales.

Inicialmente se dedicaba al control del tráfico de vehículos por las carreteras de Navarra (la vigilancia y ordenación del tráfico era competencia de la Diputación Foral de Navarra desde su creación en 1841, por sucesión en las competencias que había tenido la antigua Diputación del Reino de Navarra; estas competencias se han conservado en virtud de dicha reducción foral de 1841).

El 24 de enero de 1941 la Diputación Foral aprobaba el reglamento del "Cuerpo de Policía de Carreteras y Recaudadores de Arbitrios", aunque la unión de los dos cuerpos en uno no se llevaría nunca a efecto de una forma completa, ya que se quedó dividido en dos secciones que tendieron a seguir funcionando de forma autónoma.

Por acuerdo del 11 de diciembre de 1951, la Diputación Foral dispuso la separación plena de los Policías de Carreteras y de los Recaudadores de Arbitrios, reconociendo que en la práctica se había puesto de manifiesto que las dos secciones, carreteras y recaudación, eran independientes, heterogéneas de hecho y sin una necesaria unidad, por lo que el Cuerpo de Carreteras pasaría a depender de la Dirección de Caminos.

Ya en 1954 y debido a las exigencias de edad de algunos de sus miembros, en el Cuerpo se crearon dos grupos: el propio de la Policía de Carreteras y un segundo denominado "Cuerpo Auxiliar", que vigilaría la estación de autobuses de Pamplona y realizaría la tramitación de denuncias.

En 1958 y a causa del aumento de tráfico en las carreteras navarras, se llevó a cabo una nueva estructuración que la dotaría de una mayor cantidad tanto de miembros como de medios.

Tras la aprobación por las Cortes Españolas del proyecto regulador de las competencias en materia de tráfico, serían enviados a Navarra en 1960 miembros de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil con el fin de desempeñar esta misión, por lo que el Cuerpo de Policía de Carreteras quedaría solamente autorizado a intervenir en materia de transportes, supeditando el resto de actuaciones en materia de tráfico a la Guardia Civil.

De Policía de Carreteras a Policía Foral

Coche de la Policía Foral con la nueva rotulación.
Coche de la Policía Foral.

En 1964, la Diputación Foral reorganizó el Cuerpo de Policía de Carreteras, cambiando su denominación al de "Policía Foral de Navarra" y pasando a depender directamente del Vicepresidente de la Diputación. A la vez se aumentaron sus funciones de forma significativa, se le atribuye la competencia de regulación del tráfico (en colaboración con la Guardia Civil), así como la capacidad de asegurar el cumplimiento de todas las disposiciones jurisdiccionales de la Diputación. En 1966, el personal del cuerpo sobrepasó por primera vez las veinte personas.

Con esta renovación, la Policía Foral pasó a ser un Cuerpo de Policía con funciones genéricas de vigilancia, protección y ejecución, un cuerpo de policía armada de carácter civil (regulado por el Reglamento de 1941 y las disposiciones generales de funcionarios de la Diputación).

A partir de esa fecha, las funciones se fueron diversificando, y así se haría cargo de la protección de los edificios dependientes de la Diputación Foral, la coordinación de las ambulancias, la custodia de las entidades bancarias de la Caja de Ahorros de Navarra, la protección de personalidades y la expedición de permisos para transportes especiales, entre otras funciones.

Tras la reinstauración de la democracia, la Ley de Amejoramiento (que en Navarra cumple las funciones de los " Estatuto de Autonomía" de las otras Comunidades Autónomas) fue promulgada tras la entrada en vigor de la LOAPA en 1981, lo que en la práctica significó que la Policía Foral no pudiera constituirse de modo integral como la policía vasca ( Ertzaintza) o la catalana ( Mozos de Escuadra), cuyos Estatutos son anteriores a la LOAPA.

Hasta 1985 no tendrá lugar una nueva reestructuración orgánica en torno a la Polícia Foral, en la que de nuevo se ampliará la plantilla: se suprimen algunas de las funciones que llevaba a cabo (ambulancias y vigilancia en la estación de autobuses) y se asumen otras nuevas, como la del control del juego y espectáculos públicos.

Posteriormente y mediante la aprobación de la Ley Orgánica 2/1986 del 13 de marzo de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (que se remite al Amejoramiento del Fuero) no se introdujeron novedades en el régimen de la Policía Foral, únicamente quedarán definidas las funciones que se atribuyen a las policías autonómicas, dentro de las cuales la Policía Foral podrá ampliar sus funciones anteriores.

Ha diversificado sus funciones, sobre todo tras la aprobación de la Ley Foral de Cuerpos de Policía de Navarra de 1987.

Hoy día, aunque se encuentra en proceso de desarrollo, junto con la de Cataluña ( Mozos de Escuadra), la del País Vasco ( Ertzaintza) y el Cuerpo General de la Policía Canaria es una de las cuatro policías autonómicas que existen en España integrando todo su proceso de creación, pues hay otras policías autonómicas que se forman adscribiendo miembros del Cuerpo Nacional de Policía.

Other Languages