Política de los Emiratos Árabes Unidos

Los Emiratos Árabes Unidos es un estado federal formado por siete Emiratos, en el que cada emirato tiene una fuerte independencia. De esta forma, cada gobernante elige el ritmo de transición entre un estado tradicional a otro de una economía moderna. Los siete emires de los EAU forman el consejo supremo, principal órgano de gobierno. Estos son elegidos cada cinco años. Aunque no sea oficial, el presidente del país es por herencia un jeque del emirato de Abu Dabi y el primer ministro, el jeque del emirato de Dubái. Zayed bin Sultán Al Nahayan fue el presidente de los Emiratos desde su fundación hasta su muerte el 2 de noviembre de 2004. Su hijo mayor, Jalifa bin Zayed Al Nahayan, es el actual presidente.

El Consejo Supremo es también el encargado de elegir los miembros del Consejo de Ministros, mientras que Consejo Nacional Federal es el organo legislativo federal compuesto por 40 miembros de los cuales 20 son electos por los ciudadanos emiratíes y el resto son designados por los gobernantes de cada emirato, es la encargada de revisar las leyes propuestas por el gobierno. Hay también un sistema judicial federal, todos los estados salvo Dubái y Ras Al-Jaymah se han unido a este sistema federal. Todos los emiratos imparten la ley islámica y la secular para casos civiles, criminales y en la corte suprema.

Gobierno tradicional

Tradicionalmente, dado el tamaño de las comunidades y el difícil entorno económico en el que existían, el majlis o consejo fue la forma de gobierno que valoraba el consenso, así como la participación. Los gobiernos eran siempre pequeños, tanto en tamaño como en alcance. En este marco, se trataban y debatían las cuestiones relevantes para la comunidad. Se expresaban las opiniones que el Jeque, el gobernante de un emirato y dirigente de la su tribu más poderosa tenía en cuenta antes de tomar una decisión.

Sin embargo, cada tribu y, con frecuencia, sus subgrupos también tenían un jefe o Jeque que mantenían su autoridad sólo mientras fueran capaces de mantener el apoyo de su pueblo.[1]​ En esencia, era una forma de democracia directa a través de un principio no escrito pero firme de que el pueblo debía tener acceso abierto a su Gobernante, y que él debía celebrar un majlis frecuente y abierto en el que sus conciudadanos pudiesen expresar sus opiniones.

Tal democracia directa, que podía ser perfectamente adecuada para pequeñas sociedades, es más difícil de mantener cuando la población aumenta. Al mismo tiempo, la mayor sofisticación de la administración gubernamental implica que mucha gente encuentra ahora más apropiado tratar la mayoría de los asuntos directamente con esas instituciones, más que buscar reuniones personales con sus gobernantes.[2]

A pesar del cambio a lo largo del tiempo y los rápidos cambios económicos y sociales del país, la institución de los majlis hasta hoy mantiene su relevancia. En muchos emiratos, el Gobernante y una serie de otros miembros mayores de la familia continúan celebrando un majlis abierto, en el que los participantes pueden presentar una amplia gama de temas, tanto de interés personal como de preocupación más amplia. Esto sigue siendo un paralelismo importante de la participación política y enriquece la participación política en el contexto cultural.[3]