Política de la Unión Soviética

El sistema político de la Unión Soviética se caracterizó por el papel superior del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS), único partido que fue permitido por la Constitución soviética.

Antecedentes

Los bolcheviques que tomaron el poder durante la Revolución de Octubre, en la fase final de la Revolución rusa, fueron el primer partido comunista que trató de aplicar la variante leninista del marxismo de una manera práctica. A pesar de que el partido creció muy rápidamente de veinticuatro mil a cien mil miembros durante la Revolución rusa, y con el apoyo del 25% de los votos para la Asamblea Constituyente en marzo de 1917, los bolcheviques eran un partido minoritario cuando tomaron el poder por la fuerza en Petrogrado y Moscú. Sus ventajas fueron disciplina y una plataforma de apoyo a los movimientos de los trabajadores, campesinos, soldados y marineros que se habían apoderado de las fábricas, organizar sóviets, apropiarse de tierras que pertenecían a la aristocracia y otros grandes terratenientes, las deserciones desde el ejército y el amotinamiento contra la armada durante la Revolución.

Karl Marx no hizo otras propuestas detalladas para la estructura de una sociedad y gobierno socialista o comunista que no fuese la del reemplazo del capitalismo por el socialismo y finalmente el comunismo por la victoriosa clase obrera. Lenin, el líder de los bolcheviques, desarrolló una teoría en la que el Partido Comunista debía servir de vanguardia del proletariado, gobernando en su nombre e intereses, pero al igual que Marx, no había desarrollado un programa económico o político detallado. El nuevo gobierno comunista de la Unión Soviética se enfrentó a alarmantes problemas: el extendimiento del control práctico más allá de las grandes ciudades, combatir la contrarrevolución y los partidos políticos opositores, hacer frente a una guerra y la creación de un nuevo sistema económico y político.

A pesar de que el Partido Comunista era una coalición de revolucionarios comprometidos con una relativa disciplina, los bolcheviques no compartían la misma opinión, cada uno tenía sus diferentes puntos de vista sobre lo que era práctico y adecuado. Estas tendencias divergentes darían lugar a debates en el seno del partido durante la siguiente década, seguido de un periodo de consolidación del Partido cuando se adoptaron programas definidos.

Other Languages