Política de la República Dominicana

El gobierno de la República Dominicana se lleva a cabo en un marco de una democracia representativa, mediante la cual el Presidente de la República Dominicana es a la vez Jefe de Estado y jefe de gobierno, y de un sistema multipartidista. El poder ejecutivo es ejercido por el gobierno. El poder legislativo reside en las dos cámaras del Congreso Nacional, que está conformado por dos cámaras legislativas: El Senado, que es el ente de representación territorial, cuenta con 32 escaños, uno por cada una de las treinta y una provincias y otro en representación del Distrito Nacional; y la Cámara de Diputados, con 178 escaños. El Poder judicial es independiente del poder ejecutivo y legislativo.

Las elecciones congresuales, municipales y presidenciales se celebran cada cuatro años, aunque, de acuerdo con la disposición transitoria decimosegunda de la Constitución del 2010, a fines de unificar las elecciones en un sólo día (pues con anterioridad las presidenciales se encontraban separadas de las demás por un periodo de dos años), las autoridades municipales y legislativas electas en el 2010 permanecerán en sus cargos extraordinariamente hasta el 2016.

Bajo las reformas constitucionales establecidas luego de las elecciones de 1994, los 16 miembros de la Suprema Corte de Justicia son nombrados por el Consejo Nacional de la Magistratura, conformado de acuerdo al artículo 178 de la Constitución. La Suprema Corte de Justicia, cuyas funciones están establecidas en el artículo 154 de la Carta Magna, tiene jurisdicción exclusiva sobre acciones penales contra el Presidente de la República, miembros de su Gabinete de Gobierno y sobre los legisladores, además de conocer el recurso de Casación sobre las decisiones jurisdiccionales en única o última instancia.

Al mando de cada una de las 31 provincias está, en representación del Gobierno, un gobernador provincial, nombrado por el Presidente. Síndicos elegidos por votación popular administran el Distrito Nacional y los Municipios y Distritos Municipales de todo el país. De este mismo también los diputados y senadores de cada provincia u municipio reciben anual ingresos del estado. Los senadores reciben el llamado "Barrilito" y los diputados el llamado "Cofrecito".

Sistema electoral

En República Dominicana se celebran elecciones a nivel nacional el 16 de mayo de cada año bisiesto. El sufragio en República Dominicana es universal y secreto: todo ciudadano (con más de 18 años de edad; personas casadas sin importar la edad), excepto los miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, pueden ejercer el voto.

Entre los años 1996 y 2010 se habían celebrado de manera separada las presidencide 2012|elecciones presidenciales de 2012]] se efectuaron el 20 de mayo de 2012.

Doble vuelta electoral

En las elecciones de 1994, observadores internacionales notaron muchas irregularidades en el padrón electoral y el PRD inmediatamente acusó a la Junta Central Electoral (JCE) de fraude. Una Comisión de Verificación nombrada por la JCE, no aceptó como válidos los cargos imputados por el PRD. Todos los estimados apuntaban a que el número de votantes excluidos excedía por gran margen la diferencia de 22,281 votos a favor del presidente Balaguer el 2 de agosto de 1994.

Siguiendo un intenso período de actividad política, los partidos políticos principales firmaron un Pacto por la Democracia el 10 de agosto, recortando el período del Presidente Balaguer, de 4 a 2 años, estableciendo elecciones en corto plazo y reformando la Constitución. Una nueva Junta Central Electoral fue nombrada para trabajar en la reforma electoral. Los principales candidatos en 1996 fueron el Vicepresidente Jacinto Peynado (PRSC), José Francisco Peña Gómez (PRD) y Leonel Fernández (PLD).

En 1996, en dos rondas de elecciones (ningún candidato había obtenido más del 50% de los votos válidos emitidos), cerca del 80% de los dominicanos hábiles para votar fueron a las urnas. Los partidos más votados en las elecciones del 1994 fueron el Partido Reformista Social Cristiano, cuyo candidato era Joaquín Balaguer; el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), cuyo candidato era José Francisco Peña Gómez; y el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), cuyo candidato Leonel Fernández.

Observadores locales e internacionales coincidieron en que las elecciones fueron justas y transparentes. Luego de la primera vuelta electoral (16 de mayo) en la que José Francisco Peña Gómez resultó el vencedor y Jacinto Peynado fue eliminado, Balaguer y el PRSC apoyaron a Leonel Fernández, formando así el ¨Frente Patriótico¨, lo que significo el volantazo de Leonel Fernández y el PLD hacia la derecha y a las ideas conservadoras.

Los resultados de la segunda vuelta, 45 días después, el 30 de junio, fueron tabulados rápidamente y, aunque el margen de ventaja fue estrecho (1.5%), nunca fue cuestionado, y Leonel Fernández resultó presidente. La transición de la administración incumbente a la electa fue suave y marcó el inicio de una nueva y moderna era de la vida política dominicana.

Other Languages