Política de Marruecos

Marruecos, de conformidad con la Constitución, es una monarquía constitucional, con legislatura bicameral y un sistema multipartidista con sufragio universal. El rey Mohammed VI de Marruecos (الملك محمد السادس للمغرب) es jefe de Estado.

Poder Ejecutivo

competencias Nombre Desde
Rey Mohammed VI 23 de julio de 1999
Jefe de Gobierno Abdelilah Benkirán 29 de noviembre de 2011

El poder ejecutivo en Marruecos consiste en El Rey y el Gobierno. Al gobierno está integrado por el Jefe del Gobierno, los ministros y, en su caso, los secretarios de Estado. El Jefe del Gobierno puede someterse a una cuestión de confianza ante la Cámara de Representantes, y si la pierde por mayoría absoluta, debe presentar la renuncia ante el Rey. Hasta la aprobación de la Constitución de 2011, la figura del Jefe del Gobierno se denominaba Primer Ministro.[1]

El Rey

De acuerdo con la vigente Constitución de 2011, el rey de Marruecos es el jefe del Estado, garante de la libertad de culto y del islam, y se le reconoce el título de Amīr al-Mu'minīn ( Comendador de los creyentes), presidiendo el Consejo Supremo de los Ulemas. Es el jefe de las Fuerzas Armadas, nombra al Jefe del Gobierno, que lo será el elegido por el poder legislativo y le corresponde la presidencia del Consejo de Ministros. Puede disolver las cámaras previa consulta con el presidente del Tribunal Constitucional y someter a examen del parlamento los tratados internacionales. Sus funciones se redujeron tras la aprobación de la Constitución de 2011, si bien todavía conserva poderes propios del poder ejecutivo en un sistema de monarquía constitucional.[1]

Majzen

Es una palabra árabe que significa almacén y que designaba antiguamente al Estado marroquí y en la actualidad a su oligarquía o gobierno en la sombra. El nombre probablemente sea una metonimia relacionada con los impuestos que el Estado recaudaba. De este término procede el de mujazni, que designaba al agente de policía del sultán y que hoy en día puede designar, con un matiz algo despectivo, a la policía marroquí (mujazniyya es el nombre colectivo, pronunciado mjazniyya coloquialmente). En la actualidad el Estado marroquí no recibe oficialmente el nombre de Majzen, pero el término sigue siendo de uso corriente para referirse a la élite dirigente del país, agrupada alrededor del rey y formada por miembros de su familia y allegados, terratenientes, hombres de negocios, líderes tribales, altos mandos militares y otras personas influyentes que constituyen el poder fáctico. El término está asociado a un modo arcaico y hermético de gobernar, opuesto a la democracia formal de las instituciones marroquíes. Aunque los contornos del Majzen son vagos, el gobierno en sí mismo no es considerado parte de él sino instrumento suyo. El Majzen por lo general coopta a sus miembros utilizando sus propias redes. Con frecuencia la pertenencia al Majzen es hereditaria. La existencia del majzen es considerada por muchos como una rémora para el desarrollo del país en la medida en que impide el funcionamiento efectivo de instituciones y formas democráticas. Otros piensan, sin embargo, que es un factor de estabilidad puesto que está muy enraizado con la historia y las características sociales de Marruecos, garantiza la continuidad de la monarquía y además se renueva puesto que en ocasiones coopta a sus propios opositores.