Política de Italia

Italia es una república parlamentaria con democracia representativa y multipartidista, cuyo sistema político es definido en su ley suprema de 1948 ( Costituzione della Repubblica Italiana).

El poder ejecutivo está a cargo del Gobierno, formado por tres órganos: el Presidente del Consejo de Ministros, que es el jefe de Gobierno, informalmente llamado " primer ministro", los Ministros y el Consejo de los Ministros.[1]​ El poder legislativo está a cargo del Parlamento, que tiene una estructura bicameral, estando formado por la Cámara de los Diputados y el Senado de la República. El poder judicial es independiente del ejecutivo y el legislativo.

El Presidente de la República es el jefe de Estado y representa la unidad nacional.

Antecedentes

Tras a la Unificación de Italia se instauró una monarquía constitucional que duró hasta la instauración del fascismo. Durante la monarquía existía un régimen liberal, momento histórico en el que se crearon partidos importantes del siglo XX como el Partido Socialista Italiano o el Partido Republicano Italiano. En los años 1920, la dictadura de Benito Mussolini prohibió los partidos políticos a excepción del Partido Nacional Fascista. La Segunda Guerra Mundial y la Resistencia partisana acabaron con el régimen fascista instaurándose una república tras un referéndum.

En 1948 se promulgó la Constitución republicana. El nuevo sistema estaba dominado por la Democracia Cristiana, que gobernaba en solitario o junto a otros partidos: el Partido Socialista Italiano, el Partido Socialista Democrático Italiano, el Partido Republicano Italiano y el Partido Liberal Italiano. El principal partido opositor era el Partido Comunista Italiano. Los grandes nombres de esta época fueron, entre muchos otros, Alcide De Gasperi, de la DC, ocho veces primer ministro, Bettino Craxi, por el PSI, o Enrico Berlinguer, del PCI, que ideó el Compromesso storico (Compromiso histórico).

A principios de los años 90, la justicia descubrió una gigantesca red de corrupción en la política italiana, en el proceso judicial denominado Manos Limpias. La corrupción acabó con los partidos políticos tradicionales, además de llevar a los juzgados a la mayoría de los políticos del país. Tomaron el poder entonces nuevos políticos como Silvio Berlusconi o políticos "limpios" como Romano Prodi. Los profundos cambios acaecidos tras estos eventos, como por ejemplo el cambio de sistema electoral y la disolución de los antiguos partidos, hacen que se conozca a esta época como la Seconda Repubblica (Segunda República).

Other Languages