Pokémon Ruby y Sapphire

Pokémon Rubí y Zafiro (Pokémon Ruby and Sapphire en inglés; Pocket Monsters Ruby & Sapphire (ポケットモンスター ルビー y ポケットモンスター サファイア Poketto Monsutā Rubī & Poketto Monsutā Safaia ?) son dos videojuegos pertenecientes a la tercera generación de la saga Pokémon, y los primeros en su tipo lanzados para la consola portátil Game Boy Advance de Nintendo. Ambos, marcan el principio de la tercera generación de la serie, y se ambientan en una nueva región denominada Hoenn.

Las dos ediciones tienen una mejora significativa en la gráfica respecto de sus predecesoras, y resultan incompatibles con ellas; además, objetos de Pokémon Oro, Plata y Cristal perteneciente a la segunda generación desaparecen, mientras que aparecen otros nuevos. Ambos videojuegos incluyen más de ciento treinta nuevos personajes de Pokémon, aunque intercambiando entre versiones solo se puede obtener poco más de doscientos; para tenerlos todos, es obligatorio intercambiar con Pokémon Colosseum de la GameCube o con las reediciones de la primera generación que se integraron en la tercera para Game Boy Advance, Pokémon Rojo Fuego y Verde Hoja.

A pesar que con Rubí y Zafiro la popularidad y ventas de Pokémon descendió, son los títulos más vendidos de la Game Boy Advance con un total de trece millones de unidades alrededor del mundo. Entre las novedades que posee —en comparación con sus predecesores— se encuentran los concursos Pokémon, que se integran por primera vez a la saga, y que posteriormente se extendieron hasta sus sucesores Pokémon Diamante y Perla.

Jugabilidad y características

Los mecanismos básicos de Rubí y Zafiro son, en gran parte, los mismos de los anteriores lanzamientos de Nintendo. Al igual que con todos los juegos de Pokémon para consolas portátiles, el juego transcurre en tercera persona y consta de tres pantallas básicas: un mapa de campo, en el cual el jugador se desplaza como el personaje principal, una pantalla de batalla y el menú, en el jugador configura los ajustes de juego, revisa los artículos u observa sus Pokémon. El protagonista comienza su aventura con un Pokémon y puede capturar más con pokebolas, con el objetivo de luchar contra otros Pokémon, ya sean salvajes o con entrenadores. Cuando el jugador encuentra un Pokémon salvaje o es desafiado por un entrenador a un duelo, la pantalla cambia a la pantalla de batalla, la cual es por turnos.[4]

Aparte de la lucha, la captura de Pokémon es el elemento más esencial del juego. Durante la batalla con un Pokémon salvaje (Pokémon de otros entrenadores no pueden ser capturados), el jugador puede usar una pokebola en el Pokémon salvaje. Si tiene éxito, el Pokémon es añadido al equipo activo del jugador (o almacenado si el jugador ya tiene seis Pokémon en su equipo) y además es registrado a su Pokédex.[6]

Other Languages