Pocho

Pocho, en México, es la forma, originalmente despectiva, con que se llama a los mexicanos que tienen dificultad para hablar el castellano con la fluidez con que lo hacen los demás miembros de su comunidad de origen debido al desuso de la lengua o su poca habilidad en ella; utilizan palabras o modismos del idioma inglés en su lugar.

En algunas regiones del norte y centro de México también se denomina "pochos", (o su forma diminutiva "pochitos"), sin connotación peyorativa, a los hijos nacidos en Estados Unidos cuyos padres son de origen mexicano.

En Uruguay, se le denomina "pocho" a la persona que come de forma glotona en proporciones abundantes y haciéndole ver a otras personas las delicias que está consumiendo.

En España este término se usa para referirse a objetos que están estropeados, como alimentos con moho u objetos rotos. (Suele usarse más para la comida). Aunque también suele utilizarse para decir que alguien está enfermo; es un adjetivo.

En Chile, alude a estar satisfecho o "lleno", después de comer demasiado.

Etimología

En 1895, Ramos afirma que pocho se deriva del habla de los indígenas en Sonora, estado noroeste de México, pochi, adjetivo que significa [c]orto; rabón y da como ejemplos de ésta: "Unos pantalones pochis": cortos. "Un perro pochi": rabón.[1]

En 1942, Santamaría declara que poche o pocha era el nombre que se designaba a los noramericanos descendientes del español, especialmente del mexicano, en el sur de Estados Unidos y particularmente en California; también al residente extranjero del mismo origen. Procede diciendo que en México lo más común es decir pocho y pocha, y muy probable su origen sea el mismo de pochio, sonorismo que procede probablemente del yaqui y que a veces también significa limitado de alcances, o estúpido. Añade una segunda acepción, la del castellano corrompido, una mezcla de inglés y peor español, que hablan los noramericanos y residentes extranjeros de origen español, principalmente mexicano, en California [Estados Unidos].[2]

En 1959, Santamaría vuelve a registrar estas dos mismas acepciones.[3]

Una aclaración que combina la historia y la lingüística es la acepción dada por Sobrazo en 1966 al atribuir el término pochi (pocho) a raíces indígenas: La primera, del ópata potzico, palabra compuesta por potzi, cortar, y la partícula tzi al adaptarse a la fonética castellana que suena chi. En 1850 significaba "el arte de arrancar la hierba" en referencia "al compatriota que fue arrancado de nuestra nacionalidad"; y la segunda, de otra palabra ópata, tacopotzi, que significaba animal rabón, "sin cola". Por consiguiente, la etimología evolutiva de este término se puede resumir de la siguiente manera: 1) potzico > potzi > pochi > pocho. 2) tacopotzi > potzi > pochi > pocho.[4]

Según Sobarzo, aunque los diccionarios también asignan la acepción de descolorido, quebrado de color, él explica que la palabra pocho no sólo se refiere a lo descolorido de la hierba arrancada, sino a la tez de los compatriotas (arrancados de su naccionalidad y territorio), quienes fueron de todas las teces, no sólo los descoloridos. [4]

Ya para 1984, Mejía Prieto matizaba la palabra al decir que pocho era un mexicano norteamericanizado, agringado, o sea, norteamericano de sangre mexicana. Resume lo que había dicho Ramos anteriormente, que pochi procede del ópata potzico y denota arrancar la hiebra. Expone una historia de unos naturales sonorenses que fueron a trabajar a los Estados Unidos a mediados del siglo XIX, que nunca regresaron. A estos, sus paisanos les llamaron pochis, o "hombres arrancados como la hiebra, gente desarraigada", misma acepción que el mexicano nacido en México emplea para describir sus compatriotas que están apartadas de sus raíces al haber inmigrado o nacido en EE.UU.[5]

Other Languages
English: Pocho