Pluviómetro

Vista exterior de un pluviómetro.

El pluviómetro es un instrumento que se emplea en las estaciones meteorológicas para la recogida y medición de la precipitación. Se usa para medir la cantidad de precipitaciones caídas en un lugar durante un tiempo determinado.

La cantidad de agua caída se expresa en milímetros de altura (o equivalentemente en litros por metro cuadrado). El diseño básico de un pluviómetro consiste en una abertura superior (de área conocida) de entrada de agua al recipiente, que luego es dirigida a través de un embudo hacia un colector donde se recoge y puede medirse visualmente con una regla graduada o mediante el peso del agua depositada. Normalmente la lectura se realiza cada 12 horas. Un litro caído en un metro cuadrado alcanzaría una altura de 1 milímetro. Para la medida de nieve se considera que el espesor de nieve equivale aproximadamente a diez veces el equivalente de agua.

Hasta hace unos 10-20 años los pluviómetros en realidad no podían registrar la evolución temporal de la lluvia y se revisaban dos veces al día. A diferencia del pluviógrafo que es un instrumento que podría, por medio de un sistema de grabación mecánica, registrar gráficamente la cantidad de lluvia en un cierto intervalo de tiempo (diario, semanal, etc.) en una tira especial de papel cuadriculado. Con estas herramientas era posible alcanzar resoluciones temporales del orden de cinco minutos, aunque en la mayoría de los casos la resolución utilizada fue del orden de media hora. Obviamente, la grabación de un evento de lluvia con este sistema incluye una serie de problemas de mantenimiento, la fiabilidad de los instrumentos, lectura y discusión de los datos que deben hacerse a mano de todos modos es controvertible. Con el desarrollo de la electrónica primero, y del ordenador luego, los pluviógrafos evolucionaron sensiblemente, al pasar de un registro mecánico a los dispositivos electrónicos con la capacidad de almacenar datos digitales. Hoy en día la distinción entre dos tipos de instrumentos ha prácticamente desaparecido y sólo tiene sentido cuando se considera a los antiguos instrumentos, que no tienen una capacidad de grabación, para la medición de la precipitación de 24 horas.

Estos instrumentos se encuentran generalmente entre los de una estación meteorológica común. En todos los casos, es muy importante que sea instalado en un espacio abierto, libre de obstáculos. Los datos recibidos de las estaciones de lluvia son recogidos y clasificados en los registros hidrológicos.

Historia

Las primeras mediciones de las lluvias se han dado a conocer por los griegos 500 años antes de Cristo. Cien años más tarde en India, la gente utiliza recipientes para recoger agua de lluvia y para su medición.[1]

En ambos casos, la medición de la lluvia ayudó a evaluar el rendimiento futuro de los cultivos. En el libro Artha-shastra que se utilizaba en el reino de Magadha, las normas se establecieron para cada grano y el granero del Estado tuvo un indicador para fines fiscales.[2]

En Palestina, desde el siglo II a. C. escritos religiosos se refieren a la medición de las precipitaciones para las necesidades agrícolas.[1]

En 1441 en Corea, el primer pluviómetro o aluviómetro en bronce de abertura estándar, llamado Cheugugi, fue desarrollado por el científico Jang Yeong-sil para su uso a través de una red que cubre todo el país.[3]

En 1639, Benedetto Castelli, un discípulo de Galileo, llevó a cabo las primeras mediciones de precipitación en Europa, para conocer el aporte de agua de un evento de lluvia para el Lago Trasimeno. Había un recipiente de vidrio cilíndrico calibrado con una cantidad conocida de agua y vio el nivel correspondiente en la botella. A continuación, puso el recipiente a la lluvia, cada hora marcaba por un marcador, el nivel alcanzado por el agua.

En 1662, el inglés Christopher Wren, ideó el primer pluviómetro con cubetas basculantes, el que asoció, al año siguiente con un dispositivo que registraba varios parámetros meteorológicos como la temperatura del aire, dirección del viento y precipitación.[4]

En 1670 Robert Hooke también utiliza un pluviómetro de cubetas basculantes.[1]

Varios pluviómetros y pluviógrafos han seguido a los de cubetas basculantes. Mencionamos los pluviómetros registradores de flotador, utilizados a partir del siglo XIX, y los pluviómetros de balanza.[1]

Other Languages
Afrikaans: Reënmeter
العربية: ممطار
català: Pluviòmetre
čeština: Srážkoměr
dansk: Regnmåler
Ελληνικά: Βροχόμετρο
English: Rain gauge
Esperanto: Pluvmezurilo
français: Pluviomètre
galego: Pluviómetro
עברית: מד גשם
हिन्दी: वर्षामापी
Bahasa Indonesia: Pluviometer
italiano: Pluviometro
日本語: 雨量計
한국어: 우량계
Kurdî: Baranpîv
മലയാളം: മഴമാപിനി
Nederlands: Regenmeter
norsk nynorsk: Nedbørmålar
norsk bokmål: Nedbørmåler
ଓଡ଼ିଆ: ରେନ୍ ଗଜ୍
polski: Deszczomierz
português: Pluviômetro
русский: Осадкомер
Scots: Rain gauge
Simple English: Rain gauge
slovenčina: Zrážkomer
српски / srpski: Кишомјер
svenska: Regnmätare
українська: Опадомір
Tiếng Việt: Máy đo lượng mưa
中文: 雨量计