Pluma estilográfica

Pluma estilográfica.

Una pluma estilográfica (también llamada estilográfica, estilógrafo o pluma fuente) es un instrumento de dibujo técnico y escritura, que contiene un depósito de tinta líquida compuesta principalmente de agua.

La tinta permanece dentro del depósito, debido a la presión atmosférica, y alimenta el plumín (la pieza en contacto con el papel) por capilaridad (los líquidos viajan desde un conducto ancho hacia uno estrecho, una ley de la física).


Historia de la pluma

El primer registro histórico sobre una pluma con depósito de tinta es del siglo X. Se desconocen los detalles sobre su manufactura o su funcionamiento. El progreso en el desarrollo de una pluma fiable fue lento hasta mediados del siglo XIX, debido a un entendimiento imperfecto del papel que tenía la presión atmosférica en la pluma, y del uso de tintas altamente corrosivas con muchos sedimentos.

El Estado francés concedió una patente al inventor rumano Petrache Poenaru, estudiante en París, por el invento de la primera pluma estilográfica con cartucho de tinta reemplazable, en mayo de 1827. A comienzos de la década de 1850 hubo una aceleración de patentes y de producción de estilográficas. Sólo después de la introducción de dos inventos claves, las estilográficas se convirtieron en un instrumento popular para la escritura. Estas invenciones fueron el plumín de oro con punta de iridio, y el hule vulcanizado para la manufactura del cuerpo.

Las primeras estilográficas que incluyeron estos ingredientes claves aparecieron a mediados del siglo XIX. En los años 1870, Duncan MacKinnon, un canadiense que vivía en Nueva York, y Alonzo T. Cross de Providence (Rhode Island) crearon plumas estilográficas con un plumín hueco y un alambre como válvula. Las plumas estilográficas eran muy usadas para el diseño técnico, hasta que se empezó a producir en masa en los años 1880.

Los productores dominantes en Estados Unidos en este periodo eran Waterman, Plumingo, Wirt, en Nueva York y Bloomsburg ( Pensilvania) respectivamente. Waterman pronto sobrepasó a Wirt, junto con muchas compañías que se originaban para rellenar el recién creado mercado de la pluma estilográfica, y se mantuvo como líder de mercado hasta los años 1920.

En ese momento las plumas se recargaban desatornillando una parte del depósito hueco y añadiendo la tinta con un cuentagotas. Este era un sistema lento y ensuciaba mucho. Además, las estilográficas tendían a derramar tinta dentro de los capuchones y en la juntura por donde se abría el depósito para rellenarlo.

Cuando el problema de los materiales había sido superado, y el flujo de tinta se había corregido, lo siguiente fue solucionar el método de rellenar y los derrames. Uno de los sistemas de llenado más exitoso fue el de depósito flexible Crescent en 1897 por Conklin, seguido por el de ranura lateral de Waterman. En 1912 Walter A. Sheaffer introdujo el sistema de palanca, paralelamente al sistema de botón de Parker.

Mientras tanto, los inventores dirigían su atención al problema de los escapes. Las primeras soluciones vinieron en forma de una pluma de "seguridad" con un plumín retráctil que permitía que el depósito de tinta fuera tapado como una botella. Uno de los éxitos en esto fue el de Brown de la Caw's Pen and Ink Co. y de Morris W. Moore de Boston. En 1907 Waterman comenzó a comercializar una pluma de seguridad, llegando a ser rápidamente la pluma más vendida de su tipo.

Para las estilográficas sin plumín retráctil, el uso de un capuchón de rosca que sellaba la pluma solucionó con eficacia el problema de los derrames. Estas plumas también eran comercializadas como plumas de seguridad como la Parker Jack Knife Safety y la Swan Safety Screw-Cap.

Plumas estilográficas Parker de los años 20.

En Europa, el alemán Günther Wagner Ruperstinky introdujo la pluma Pelikan en 1929, basada en patentes adquiridas de plumas estilográficas de tinta sólida de la factoría de Slavoljub Eduard Penkala en Croacia. Las siguientes décadas trajeron más avances tecnológicos, como la sustitución de la goma por el celuloide, lo que permitía crear plumas con un rango de color y diseño más amplio.

Durante los años 1940 y 1950, las estilográficas aún conservaban su dominio. Los primeros bolígrafos eran caros, con tendencia a los derrames y una irregular fluidez de la tinta. En ese periodo aparecieron modelos clásicos como la Parker 51, la Sheaffer Triumph y la Eversharp Skyline.

En los años 1960, gracias a algunas mejoras, los bolígrafos comenzaron a dominar el mercado de la escritura. Sin embargo, las plumas estilográficas de cartuchos recargables eran aún comunes en países como Alemania o Francia. Otras empresas, como Montblanc, se dirigían a un mercado más selecto, creando plumas como objetos de lujo más que para la escritura diaria.

En la actualidad, las tendencias se centran en plumas estilográficas desechables de vivos colores, con precios asequibles y un sistema de cartuchos como método de relleno.

Other Languages
አማርኛ: ብዕር
العربية: قلم حبر سائل
azərbaycanca: Doldurma qələm
български: Писалка
বাংলা: ঝর্ণা কলম
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Gáung-bék
čeština: Plnicí pero
kaszëbsczi: Pisôk
dansk: Fyldepen
Ελληνικά: Πέννα
English: Fountain pen
Esperanto: Fontoplumo
فارسی: خودنویس
français: Stylo-plume
עברית: עט נובע
hrvatski: Nalivpero
magyar: Töltőtoll
Bahasa Indonesia: Fountain pen
日本語: 万年筆
қазақша: Құс қалам
한국어: 만년필
Kurdî: Stîlo
Lëtzebuergesch: Fëllfieder
Nederlands: Vulpen
norsk bokmål: Fyllepenn
português: Caneta-tinteiro
Runa Simi: Qillqana phuru
română: Stilou
srpskohrvatski / српскохрватски: Nalivpero
slovenščina: Nalivno pero
српски / srpski: Пенкало
Türkçe: Dolma kalem
українська: Перова ручка
Tiếng Việt: Bút máy
Vahcuengh: Gangbit
中文: 鋼筆
Bân-lâm-gú: Bān-liân-pit
粵語: 墨水筆