Plaza de España (Sevilla)

Plaza de España de Sevilla
Bien de Interés Cultural
Patrimonio histórico de España
Plaza de España (Sevilla) - 01.jpg
Declaración 16-03-1981
Figura de protección Monumento
Coordenadas 37°22′37″N 5°59′13″O / 37.37694, 37°22′37″N 5°59′13″O / -5.98694
Ubicación Flag of Sevilla, Spain.svg Sevilla
Flag of Andalucía.svg  Andalucía
Flag of Spain.svg  España
Construcción 1914- 1929
Estilos predominantes Regionalismo
[ editar datos en Wikidata]

La Plaza de España es un conjunto arquitectónico encuadrado en el Parque de María Luisa de la ciudad española de Sevilla. Es el edificio más grande de la arquitectura regionalista andaluza. Se construyó como edificio principal de la Exposición Iberoamericana de 1929.

En sus bancos aparecen representadas todas las provincias de España en paños de azulejos, y sus muros están decorados con bustos de españoles ilustres.

Historia

Vista de la parte central del edificio con la ría.

Fue proyectada por el arquitecto sevillano Aníbal González. Aníbal González fue nombrado arquitecto director de la muestra y realizó muchos edificios de estilo neomudéjar y regionalista en la ciudad a comienzos del siglo XX. Para la realización de la plaza le ayudaron un conjunto de colaboradores, entre los que se encontraban el ingeniero José Luis de Casso y el arquitecto Aurelio Gómez Millán.[1]

Las obras de construcción comenzaron en el año 1914, siendo la primera piedra colocada por Alfonso XIII,[2] y resultando el proyecto más ambicioso y costoso de la Exposición Iberoamericana de 1929, llegando a trabajar en su construcción mil hombres al mismo tiempo.

Algunos aspectos del proyecto suscitaron algunos rechazos. La Academia de Bellas Artes se opuso a la altura prevista de las dos torres que podían rivalizar con la Giralda,[4]

En 1926 tras la dimisión de Aníbal González de su cargo de director de la muesta debido a continuos recortes en el presupuesto, asume la finalización del proyecto el arquitecto Pedro Sánchez Nuñez.[5] El arquitecto Vicente Traver será quien termine los cerramientos del recinto y el que añadirá la fuente del centro de la plaza, que no estaba contemplada en el diseño de Aníbal.

Al igual que otras obras de la muestra, la construcción de la plaza fue auditada por el propio rey Alfonso XIII, que se hizo a sí mismo responsable de vigiliar la adecuada marcha de buena parte de proyectos de la Exposición.[2] El 31 de enero de 1928 Alfonso XIII subió a Torre Norte y contempló que en Sevilla se habían erigido recientemente edificios de 5 o 6 pisos, y comentó al alcalde de la ciudad:

Prohibid que dentro de la capital se levanten casas con muchos pisos. ¡Que no se pierda el carácter de Sevilla! En las afueras bien está; pero en el centro de la ciudad, no. Sevilla tiene su leyenda, tiene su Barrio Santa Cruz, y esas casas únicas que le dan un aspecto que no debe perder.[2]

En 1928, el mismo Alfonso XIII despachó varios asuntos en la Plaza relativos a la construcción de pabellones y, al contemplar el conjunto de la Plaza de España, afirmó: "Señores, yo sabía que esto era bonito, pero no tanto".[2]

En 1929 tuvo lugar en la plaza el acto de inauguración de la exposición, con presencia del monarca y diplomáticos de los países iberoamericanos. Por ser sede de la Capitanía General, se celebra también el desfile de la pascua militar el 6 de enero de cada año.[7]

Other Languages