Plaza de Cagancha

La Plaza de Cagancha es una de las plazas características de la capital uruguaya, Montevideo. Se encuentra ubicada en el Centro, en la principal arteria montevideana, la Avenida 18 de Julio.

Es conocida también como Plaza Cagancha o Plaza Libertad, aunque la auténtica Plaza Libertad se encuentra en el barrio Ituzaingó, cerca del Hipódromo de Maroñas. La columna de la paz, situada en dicha plaza, es el kilómetro cero de las carreteras nacionales.

Columna de la Paz en Plaza de Cagancha.

Historia

Dibujo de la Plaza Cagancha en 1885.

En 1829 el ingeniero José María Reyes diseñó lo que entonces se denominó "Ciudad Nueva", la zona de la ciudad de Montevideo más allá de la ciudad colonial. En ese diseño reservó un espacio físico para una plaza pública, situada en la intersección de la avenida 18 de Julio con las calles Rondeau por el norte y Gutiérrez Ruiz por el sur (ex-Ibicuy). Siete años más tarde, el arquitecto Carlo Zucchi rectanguló el trazado original de dicho lugar, que inicialmente se destinó al mercado de frutos.

Los distintos acontecimientos militares y políticos ocurridos durante el siglo XIX incidirían en el nombre de la nueva plaza. La denominación actual de "Plaza de Cagancha" se le otorgó mediante decreto del 7 de febrero de 1840, en conmemoración a la victoria del general Fructuoso Rivera ante el entrerriano Pascual Echagüe (al frente de las fuerzas rosistas) en 1839 en la llamada Batalla de Cagancha, a orillas del Arroyo Cagancha en el actual departamento de San José.

El 19 de abril de 1863 el general Venancio Flores encabezó una revolución que dio inicio a una guerra civil. Como consecuencia, el entonces presidente provisional, Atanasio Cruz Aguirre, cambió la denominación de la plaza, pasando a llamarla "25 de Mayo", según decreto del 24 de mayo de 1864. El conflicto finalizó el 20 de febrero de 1865 con la llamada "Paz de la Unión". En diciembre de ese mismo año se le restituyó el nombre original de "Plaza de Cagancha".

Entre 1890 y 1930, el sistema de alumbrado público y la nueva urbanización, rodeada de un paisaje donde predominaba el verde, habían transformado a la plaza en un referente céntrico para los transeúntes montevideanos. Por esta época se le agregaron canteros y escalinatas que enaltecieron paseo.

Other Languages