Platero y yo

Platero y yo
de  Juan Ramón Jiménez Ver y modificar los datos en Wikidata
Primera edicion de 1914 de PLATERO Y YO.JPG
Primera edición de Platero y yo (1914)
Género Narrativa
Tema(s) Vida del burro Platero
Edición original en español Ver y modificar los datos en Wikidata
País España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fecha de publicación 1914 Ver y modificar los datos en Wikidata
Texto original Platero y yo en Wikisource
Edición traducida al español
Traducido por español
Ilustrador Daniel Beiras García-Sabell
Artista de la cubierta Santiago Rafael García Blanco
Editorial Ediciones de la Lectura
País España
Fecha de publicación 1914
Páginas 190
Serie
nada Platero y yo nada
[ editar datos en Wikidata]

Platero y yo es una narración de Juan Ramón Jiménez[1]​ que recrea poéticamente la vida y muerte del burrillo Platero. Es muy célebre el primer párrafo:

Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro. Lo dejo suelto y se va al prado y acaricia tibiamente, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas... Lo llamo dulcemente: ¿Platero?, y viene a mí con un trotecillo alegre, que parece que se ríe, en no sé qué cascabeleo ideal...[2]

El libro está constituido por breves estampas que entre sí no guardan un orden temático y responden a impresiones, sensaciones y recuerdos de Moguer en la etapa infantil de Juan Ramón Jiménez. Aparece como un diario en donde se detallan los aspectos más interesantes de la realidad, del pensamiento y del sentimiento del autor. Sin embargo, ni es un diario ni un libro autobiográfico, sino una selección de historias tomadas de un mismo ambiente real y escogidas entre los múltiples recuerdos del pasado.

Historia

La primera edición se publicó en 1914 (Ediciones de la lectura) con 136 páginas, y en 1917 se publicó la edición completa, compuesta por 138 capítulos en 142 páginas (Editorial Calleja, Madrid). Quedaba claro que Platero era un texto adulto, aunque por su sencillez y transparencia se adecuara perfectamente a la imaginación y al gusto de los niños. Algunos capítulos encerraban una cierta crítica social, revelando una dimensión del autor que muchos tardaron en advertir. El propio Juan Ramón Jiménez, en un «prologuillo» a la edición aclaraba: «Yo nunca he escrito ni escribiré nada para niños, porque creo que el niño puede leer los libros que lee el hombre, con determinadas excepciones que a todos se le ocurren».

El poeta tenía la intención de ampliar el texto hasta los 190 capítulos; de hecho, existen tres adicionales, escritos en la década de 1920. Juan Ramón Jiménez planeó también una segunda parte, denominada Otra vida de Platero, de la que incluso esbozó algunos títulos. Un proyecto que, como el de publicar Platero y yo en cuadernos sueltos, no llegaría nunca a ver la luz.

Por la cuadra en silencio, encendiéndose cada vez que pasaba por el rayo de sol de la ventanilla, revolaba una bella mariposa de tres colores...[2]

El texto se caracteriza por ser rico y abundante en el vocabulario, inventar palabras, asoma el andalucismo con un léxico local, abunda la figura retórica de la imagen en la forma de la comparación o de la metáfora, abunda el adjetivo y usa la interrogación retórica, la admiración y los puntos suspensivos.

El libro está dedicado a Aguedilla, persona a la que el poeta tenía especial cariño: A la memoria de Aguedilla, la pobre loca de la calle del Sol que me mandaba moras y claveles.

Other Languages
العربية: بلاتيرو وأنا
català: Platero i jo
English: Platero
français: Platero y yo
português: Platero e Eu