Plataformismo

El plataformismo es una tendencia dentro del más amplio movimiento anarquista, específicamente dentro del anarquismo social revolucionario. Es una corriente que nace del Anarco Comunismo, con las primeras propuestas históricas que promueven organizarse en la tradición de la Plataforma Organizativa para una Unión General de Anarquistas (Propuesta) de Néstor Majnó, Ida Mett, Piotr Arshínov, Valevsky, Linsky. La plataforma nació de las experiencias de los anarquistas rusos durante la Revolución de octubre de 1917, que condujo finalmente a la victoria de la dictadura del partido bolchevique en vez de a la autogestión de obreros y campesinos. Cabe mencionar que el Ejército Negro se enfrentó al ejército blanco y posteriormente al ejército rojo de Trotsky. La plataforma intenta explicar y solucionar los fallos del movimiento anarquista durante la Revolución rusa y del anarquismo en aquella época como ser la falsa interpretación del principio de libertad individual en las filas del anarquismo, entre otras cosas. Como documento polémico, la plataforma provocó tanto elogios como críticas de anarquistas de todo el mundo.

La Plataforma Organizativa para una Unión General de Anarquistas (Borrador) fue escrita en 1926 por el grupo Dielo Trudá (Causa Obrera), un grupo de anarquistas rusos exiliados en Francia. El folleto es un análisis de las prácticas anarquistas básicas, una visión de la sociedad anarquista, y recomendaciones de cómo debería funcionar una organización anarquista antes y durante la revolución. Los cuatro principios fundamentales por los que debería funcionar una organización anarquista, según la Plataforma, son unidad ideológica, unidad táctica, disciplina y acción colectiva, y federalismo. Hasta fechas recientes, la plataforma era conocida como «Plataforma organizacional de los comunistas libertarios» porque la traducción estaba basada en la traducción incorrecta de Volin, y no en el original ruso.

Argumenta que «Tenemos una necesidad vital de una organización que, habiendo atraído a la mayoría de los participantes en el movimiento anarquista, establezca una línea política y táctica común para el anarquismo, y así sirva como una guía para todo el movimiento».

Otro texto fundamental para esta doctrina social es el "Manifiesto Comunista Libertario" del anarquista George Fontenis, donde se exponen los ejes principales de este nivel de organización anarquista:

- Unidad Ideológica
- Unidad Estratégica
- Unidad Táctica
- Unidad en la acción colectiva e individual
- Federalismo y democracia directa interna y externa

Todos estos ejes están en concordancia copulativamente con dos elementos fundamentales para las organizaciones anarquistas de masas o de cuadros: la disciplina revolucionaria y la acción directa como método de lucha de las masas.

La organización se visualiza como un tipo distinto de vanguardia casi invisible, a modo de las ideas de Bakunin en la Alianza Internacional, con un deber mayormente propositivo y dinamizador de los procesos, que aporta su visión amplia de la sociedad concretada en análisis y lecturas.

Organización

La referencia organizativa del comunismo anarquista se concreta en la Federazione dei Comunisti Anarchici en 2005.[1] En el aspecto organizativo son exclusivistas, tanto su proyecto como sus integrantes trabajan todos para la consecución de la "Plataforma". Si bien son antiautoritarios, enfocan más su accionar en términos de la lucha de clases lo cual trae como consecuencias que algunas de sus formas de trabajo sean consideradas por el resto de anarquistas como reformistas, al considerar estos que descuidan la lucha de los individuos libres contra la autoridad.

Le dan un gran enfoque a la organización sólida con una sola línea filosófica y una sola línea económica, por lo cual dicen sus detractores que funcionan internamente como partidos políticos que no buscan el poder. Lo que si se encuentra en los programas políticos de estas organizaciones plataformistas, es la construcción de Poder Popular, entendiéndolo fuera de la esfera estatal e institucional. Por estas razones llaman a su forma de organización "anarquismo organizado", aunque estos nombres dados pueden resultar algo confuso para el resto de anarquistas y organizaciones anarquistas de otras tendencias (cercanas al individualismo o al espontaneísmo). En América Latina por ejemplo, existen algunas de estas agrupaciones las cuales suelen tener de siglas las palabras "Comunismo Anarquista", "Libertario" o "Revolucionario".

Aun así muchos de los puntos expuestos explican gran parte de los postulados de las otras escuelas anarquistas, aunque existen también diferencias importantes en torno a asuntos de carácter doctrinal o filosófico tanto como organizativos y económicos.

Algunos ejemplos históricos en América Latina han sido la FAU, y su expresíón político militar, la OPR 33, que desarrolló una estrategia de lucha armada. En Argentina, Resistencia Libertaria[4]

Se pueden encontrar antecedentes sobre esta forma de organización anarquista, en los clásicos, como Bakunin: "Entonces, hace apenas un año, nos preparábamos para la revolución que esperábamos más pronto los unos, más tarde los otros; y ahora, digan lo que digan los cegatos, estamos en plena revolución. Entonces era absolutamente necesario mantener en alto la bandera de los principios teóricos, exponer altamente esos principios en toda su pureza para formar un partido, por poco numeroso que fuera, pero compuesto únicamente de hombres que estuvieran sincera, plena, apasionadamente entregados a estos principios, de modo que cada uno en tiempos de crisis pudiera contar con todos los demás. Ahora ya no se trata de reclutar. Hemos logrado formar, bien o mal, un pequeño partido: pequeño con respecto al número de los hombres que se adhieren a él con conocimiento de causa, inmenso con respecto a sus adherentes instintivos, con respecto a esas masas populares cuyas necesidades representa mejor que cualquier otro partido. Ahora hemos de embarcarnos todos juntos en el océano revolucionario y hemos de propagar nuestros principios no ya mediante palabras sino mediante hechos, ya que es la más popular, poderosa e irresistible de las propagandas. Callemos a veces nuestros principios cuando la política, o sea nuestra impotencia momentánea con respecto a una gran potencia contraria lo exija, pero seamos siempre implacablemente consecuentes en los hechos. Toda la salvación de la revolución reside en ello." M. Bakunin "Cartas a un francés",1871.

Other Languages
العربية: برنامجية
български: Платформизъм
English: Platformism
Esperanto: Platformismo
français: Plateformisme
한국어: 정강주의
македонски: Платформизам
polski: Platformizm
português: Plataformismo
русский: Платформизм
svenska: Plattformism
українська: Платформізм