Planificación (recursos hídricos)

La planificación del uso de los recursos hídricos es un tema que está tomando cada vez más importancia, considerando que el agua es, en una gran parte del planeta, un recurso escaso. Algunos cientistas sociales hablan incluso de posibles guerras futuras por el acceso al agua. Por lo tanto es plenamente justificado cualquier esfuerzo por usarlo mejor, y si posible reutilizarlo.

Al pensarse en la planificación del uso de los recursos hídricos, considerándose que las obras involucradas, como represas, perímetros de riego, sistemas de abastecimiento de agua potable, para citar solo algunos ejemplos, tienen un período de construcción de varios años, y una vida útil de algunos decénios, se debe pensar en una planificación a largo plazo, lo que se denomina también como planificación estratégica.

La unidad territorial de planificación

Desde hace menos de cuatro décadas, por los años sesenta, los planificadores comenzaron a pensar en la cuenca hidrográfica, como en la unidad natural para estudiar el uso adecuado de los recursos hídricos. Desde entonces este concepto se ha ido paulatinamente consolidado, y actualmente, cada vez más países, están crendo, por medios legislativos las llamadas " Autoridades de Cuenca", las que tienen autoridad para decidir y otorgar concesiones temporales para el uso del agua, estableciendo: punto de captación, caudal autorizado, punto de devolución, calidad del agua en el punto de devolución y costo del agua.

Hay sin embargo excepciones a esta regla, son los así llamados transvase de cuenca, es decir el agua que es producida en una cuenca, se traspasa a una cuenca vecina. Hay, en América del Sur dos situaciones importantes donde esto se da: el primer caso es en la cordillera de los Andes, donde en la vertiente del Atlántico las precipitaciones son significativamente mayores que en la vertiente del Pacífico, particularmente al sur de la frontera Ecuador-Perú. En esta zona existen varias áreas de riego importantes que buscan parte del agua en las alturas de la cordillera, del lado del versante Atlántico, para regar tierras en la costa peruana. El segundo caso son las grandes metrópolis, en particular San Pablo en el Brasil, que, para consumo humano, usa agua producida en cuencas vecinas.

Other Languages