Plan de Tacubaya

Plan de Tacubaya
Plantacubaya.jpg
Redacción 17 de diciembre de 1857.
Firmado 17 de diciembre de 1857.
Tacubaya, Ciudad de México, México.
En vigor 20 de diciembre de 1857.
Idiomas Español
Sitio web «Versión digital». Archivado desde el original el 30 de noviembre de 2015. 
[ editar datos en Wikidata]

El plan de Tacubaya fue un pronunciamiento conservador por Manuel Silíceo, José María Revilla, Mariano Navarro, el gobernador del Distrito Federal Juan José Baz y el general conservador mexicano Félix María Zuloaga el 17 de diciembre de 1857 en El Palacio Arzobispal de Tacubaya, México, D. F., México.

Dicho tratado le daba al entonces presidente de la república, Ignacio Comonfort, facultades omnímodas y planeaba principalmente derogar la Constitución de 1857.

Antecedentes

La Constitución de 1857, jurada el 5 de febrero de 1857, tenía una ideología marcadamente liberal por lo que ciertos artículos fueron considerados contrarios a los intereses de la Iglesia Católica, institución que hasta ese momento contaba con gran influencia en la opinión pública y era su principal institución financiera.

Por ello, de manera arbitraria, a toda persona que por propia convicción o por necesidad juraba dicha Constitución, quedaba inmediatamente excomulgada por la Iglesia incluyendo a aquéllos que de una u otra manera eran beneficiados por la enajenación de bienes eclesiásticos mandada por dicha Carta Magna. Esto origina una pugna adicional entre Iglesia y el Estado dividiendo a la población en dos facciones: quienes apoyaban al Estado —principalmente liberales puros y moderados, y quienes estaban a favor de la Iglesia, llamados conservadores, herederos del legado de los insurgentes criollos que tan solo 36 años antes habían consumado la independencia con el apoyo de la misma. Por tal, si bien los liberales representaban las ideas en boga, el estatus todavía de héroes de algunos de los antiguos líderes conservadores hacía que estos últimos tuvieran mayor atractivo.

Las leyes contenidas en la Constitución de 1857 aspiraban a ser modernas basadas (incluso unos dirían copiadas) en la ilustración Europea—primordialmente Francesa y Británica—y en la Constitución de Estados Unidos, sin embargo, un parte del pueblo, fiel a su Iglesia Católica y a la vez adoctrinado por ella, las veían como un código sacrílego, merecedor de toda reprobación.

El 15 de noviembre de 1857 el presidente Comonfort convocó en el Palacio Arzobispal de Tacubaya al escritor y diplomático Manuel Payno, al gobernador del Distrito Federal Juan José Baz y al general Félix María Zuloaga con la intención de consultarles acerca de la viabilidad de seguir gobernando con una constitución que era impugnada por la mayor parte de la población. Esta reunión marcó el inicio de una conspiración cuyo fin era derogar la Constitución de 1857.

El 14 de diciembre de 1857 el Congreso de la República llamó a comparecer a Manuel Payno, a Juan José Baz y al Ministro de Gobernación Benito Juárez García ante las sospechas levantadas por el diputado Eligio Sierra acerca de una conspiración entre el Ejecutivo contra la constitución liberal. En tal sesión, Benito Juárez afirmó que el ejecutivo estaba en toda la disposición de cumplir los acuerdos con el Congreso, a mantener el orden y progreso públicos y aseguraba que de ninguna manera se estaba gestando un golpe de estado.

Other Languages