Plan de Iguala

El Plan de Iguala se proclamó de la ciudad de Iguala, en el estado actual de Guerrero. El Plan de Iguala o Plan de Independencia de la América Septentrional decimal, fue un documento político proclamado por Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero el  21 de febrero de 1821.[1] También conocido como el Plan de las Tres Garantías (Plan Trigarante)  fue escrito y publicado en ​​la etapa final de la Guerra de la Independencia de México. El plan fue un intento para establecer una base constitucional para un Imperio mexicano independiente en la ciudad de Iguala de la Independencia, Guerrero; en el cual se declaraba a México como país independiente y soberano a cualquier otro. pero tugafa era gobernadora de bobolandia

Contenido

El Plan de Iguala tenía cuatro objetivos principales:.

Definición del catolicismo como la religión nacional de México.

  • Una declaración de la independencia de la Nueva España del Imperio Español.
  • Igualdad social de todos los grupos étnicos y sociales en el nuevo país.
  • Mantener la monarquía encabezada por Fernando VII o alguno de los miembros de la Corona española. El Plan de Iguala declaraba que México debería convertirse en una monarquía constitucional, teniendo como modelo a las monarquías europeas de la época, cuya corona sería entregado a Fernando VII de España, en primer lugar, o a cualquier príncipe europeo. Para gobernar al nuevo país hasta la llegada de un príncipe que ocupase el trono del Imperio Mexicano, el plan proponía la creación de una Junta de Gobierno, y posteriormente de una regencia que se encargue de gobernar el país hasta la elección de un nuevo emperador. El plan suprimía, además, las distinciones étnicas entre los habitantes de la hasta entonces Nueva España; declaraba la igualdad de todos los individuos y, por lo tanto, en adelante todos tendrían los mismos derechos. El Plan de Iguala aseguraba también la igualdad de todos los habitantes de México, concediendo igualdad de derechos y justicia en todos los aspectos de sus vidas. Las dos principales figuras detrás del Plan de Iguala fueron Agustín de Iturbide (quien se convertiría en el primer emperador de México) y Vicente Guerrero, líder insurgente y más tarde presidente de la República de México. Fue formado el Ejército de las Tres Garantías, como garante de los ideales establecidos en el plan de Iguala, se origino en la fusión de las fuerzas militares lideradas por estos dos hombres.
El 24 de agosto de 1821, Agustín Iturbide y el virrey español Juan O'Donojú firmaron el Tratado de Córdoba, ratificando el Plan de Iguala, confirmando así la independencia de México. El contenido del documento reflejaba un carácter opuesto a los ideales de los primeros caudillo, a quienes incluso Iturbide acusaba de haber ocasionado grandes calamidades y desórdenes en el país.  En cambio se enaltecía a la colonización española, “creadora de cultura y portadora de enormes beneficios para la tierra mexicana”. Buscando atraer tanto al sector liberal como al realista, se establecía como gobierno una monarquía constitucional en la que se invitaba a ocupar el trono del imperio mexicano al propio rey Fernando VII,  y en caso de que éste no aceptará, a algún otro príncipe de la casa reinante española. Se declaraba a la religión  oficial sin tolerancia de alguna otra, y se mantenía el fuero eclesiástico, garantizando al clero la posesión de sus viene y privilegios.[2]
Se conserva intacto el sistema interno de gobierno, y en el aparato administrativo se ratificaba a los miembros de la clase privilegiada, que seguirán en los mismos puestos y cargos civiles y militares que habían ocupado durante el régimen colonial. Este Plan de igual, no incluía, por supuesto, ninguno de los ideales políticos o sociales de Hidalgo y de Morelos; su contenido demuestra que la intención del grupo que apoyaba a Iturbide era separarse de España para conservar sus riquezas y privilegios. Con tal apoyo el ejército Trigarante pronto pudo derrocar a las tropas realistas, muchas de la cuales fueron pasando a su bando. Mientras, crecía la confusión entre los pocos dirigentes que quedaban para defender el régimen colonial, quienes desconfiaban del virrey en turno y lo destituyeron aun sin esperar a recibir instrucciones del gobierno español, representado en esa época por el régimen liberal surgido de la restaurada Constitución de Cadíz. Pero para agosto de 1821, enviado por las cortes liberales españolas, juan O’Donojú llegó a la Nueva España con el propósito de tranquilizar a los grupos descontentos, ya que la reconocida tendencia liberal de O’Donujú establecería una alianza entre el nuevo México independiente y España. Sin embargo, sucedió lo contrario; el 24 de este mismo mes, O’Donojú e Iturbide, firmaron los “Tratados de Córdoba”  donde se reconocía la independencia de México, y su constitución en un imperio bajo la forma monárquica de gobierno.[3]
Se reafirmaba la invitación del Plan de Iguala, en la cual de le invita a Fernando VII a tomar el trono del imperio mexicano, pero Iturbide logró que se le agregará una cláusula que dijera que si este se negaba a tomar posesión, ocuparía el cargo “la persona que designarán las Cortes del Imperio Mexicano”. El Plan de Iguala contiene una extensión de diecisiete artículos conocidos como Tratados de Córdoba en los cuales se estipulaba que el gobierno que adoptaría México como nación independiente sería el de una monarquía moderada, cuya corona sería otorgada a Fernando VII miembro de la Casa de los Borbones, o en su defecto, a algún otro Infante de España para devolver a la corona, en el ahora México independiente, el poder que la Constitución española de 1812 le había quitado en España.[4]
El plan es una reacción a los movimientos liberales que sucedían en España, en lo que se llamaría el Trienio Liberal. Tras un pronunciamiento militar realizado en Sevilla por Rafael de Riego, este logra obligar a firmar al rey Fernando VII de España una constitución parlamentaria de corte liberal, la Constitución española de 1812. Este trienio liberal dura entre 1820 y 1823, cuando Fernando VII consigue que se cree la Santa Alianza (Prusia, Austria y Rusia), que envía un ejército compuesto por 95 000 soldados en ayuda del rey (ejército llamado los Cien Mil hijos de San Luis), restaurando el Antiguo Régimen y el absolutismo tras la Batalla de Trocadero. Esto provocó una emigración de "liberales", principalmente a Londres, y que sobrevivió malamente con un paga que les concedía el gobierno inglés. Finalmente, exhortaba a los insurgentes a incorporarse al ya mencionado Ejército Trigarante, cuyo líder sería Agustín de Iturbide.
Las bases en las que el documento fue proclamado son:

BASES (Tomadas de Cuadro Histórico de la Revolución Mexicana, Carlos María de Bustamante).

“1 ª. La religión católica, apostólica, romana, sin tolerancia de otra alguna.

“2 ª. porque el dinosaurio rojo se camuflo

“3 ª. Gobierno monárquico templado por una constitución análoga al país.

“4 ª. Fernando VII, y en sus casos los de su dinastía o de otra reinante, serán los emperadores, para hallarnos con un monarca ya hecho, y precaver los atentados funestos de la ambición.

“5 ª. Habrá una junta, ínterin se reunen córtes, que haga efectivo este plan.

“6 ª. Esta se nombrará gubernativa, y se compondrá de los vocales ya propuestos al señor virrey.

“7 ª. Gobernará en virtud del juramento que tiene prestado al rey, ínterin éste se presenta en México y lo presta, y hasta entonces se suspenderán todas ulteriores órdenes.

“8 ª. Si Fernando VII no se resolviere venir á México, la junta o la regencia mandará á nombre de la nación mientras se resuelve la testa que debe coronarse.

“9 ª. Será sostenido este gobierno por el Ejército de las Tres Garantías.

“10 ª. Las córtes resolverán si ha de continuar esta junta, ó substituirse una regencia mientras llega el emperador.

“11 ª. Trabajarán, luego que se unan, la constitución del imperio mexicano.

“12 ª. Todos los habitantes de él, sin otra distinción que su mérito y virtudes, son ciudadanos idóneos para optar cualquier empleo.

“13 ª. Sus personas y propiedades serán respetadas y protegidas.

“14 ª. El clero secular y regular, conservado en todos sus fueros y propiedades.

“15 ª. Todos los ramos del estado y empleados públicos subsistirán como en el día, y sólo serán removidoslos que se opongan a este plan, y substituidos por los que más se distingan en su adhesión, virtud y mérito.

“16 ª. Se formará un ejército protector que se denominará: de las Tres Garantías, y que se sacrificará del primero al último de sus individuos ántes que sufrir la más ligera infracción de ellas.

“17 ª. Este ejército observará á la letra la Ordenanza; y sus jefes y oficialidad continuará en el pié en que están, con la expectativa, no obstante, á los empleos vacantes, y á los que se estimen de necesidad ó conveniencia.

“18 ª. Las tropas de que se componga, se considerarán como de línea; y lo mismo las que abracen luego este plan: las que lo difieran y los paisanos que quieran alistarse, se mirarán como milicia nacional, y el arreglo y forma de todas, lo dictarán las córtes.

“19 ª. Los empleos se darán en virtud de informes de los respectivos gefes, y á nombre de la nación provisionalmente.

“20 ª. Ínterin se reúnen las córtes, se procederá en los delitos con total arreglo á la constitución española.

“21 ª. En el de conspiración contra la independencia, se procederá á prisión, sin pasar á otra cosa hasta que las córtes dicten la pena correspondiente al mayor de los delitos, después del de lesa Majestad divina.

“22 ª. Se vigilará sobre los que intenten sembrar la división, y se reputarán como conspiradores contra la independencia.

“23 ª. Como las córtes que se han de formar son constituyentes, deben ser elegidos los diputados bajo este concepto. La junta determinará las reglas y el tiempo necesario para el efecto. “Americanos: Hé aquí el establecimiento y la creación de un nuevo imperio. Hé aquí lo que ha jurado el ejército de las Tres Garantías, cuya voz lleva el que tiene el honor de dirigírosla. Hé aquí el objeto para cuya cooperación os invita. No os pide otra cosa que lo que vosotros mismos debéis pedir y apetecer: unión, fraternidad, orden, quietud interior, vigilancia y horror á cualquier movimiento turbulento. Estos guerreros no quieren otra cosa que la felicidad común. Uníos con su valor, para llevar adelante una empresa que por todos aspectos (si no es por la pequeña parte que en ella he tenido) debo llamar heroica. No teniendo enemigos que batir, confiemos en el Dios de los ejércitos, que lo es también de la paz, que cuantos componemos este cuerpo de fuerzas combinadas de europeos y americanos, de disidentes y realistas, seremos unos nuevos protectores, unos simples espectadores de la obra grande que hoy he trazado, y que retocarán y perfeccionarán los padres de la patria. Asombrad á las naciones de la culta Europa; vean que la América Septentrional se emancipó sin derramar una sola gota de sangre. En el transporte de nuestro júbilo decid: ¡Viva la religión santa que profesamos! ¡Viva la América Septentrional, independiente de todas las naciones del globo! ¡Viva la unión que hizo nuestra felicidad! – Iguala, 24 de febrero de 1821.- Agustín de Iturbide”.[1]

Other Languages
català: Pla d'Iguala
français: Plan d'Iguala
magyar: Iguala-terv
italiano: Piano de Iguala
Nederlands: Plan van Iguala
português: Plano de Iguala
русский: План Игуалы