Plan de Guadalupe

Plan de Guadalupe

El Plan de Guadalupe fue firmado en la hacienda de Guadalupe, Ramos Arizpe, en el estado de Coahuila, el 26 de marzo de 1913, por Venustiano Carranza, quien repudia al gobierno golpista de Victoriano Huerta acusándolo de traición contra Francisco I. Madero. Se desconocía a los tres poderes federales y a los poderes locales que no aceptaran el plan. Los sublevados nombraron comandante en Jefe del Primer Ejército —que se denominará Constitucionalista— al ciudadano Venustiano Carranza.

El plan de Guadalupe fue un documento redactado el 23 de marzo de 1913 por Venustiano Carranza, y fue proclamado oficialmente el 26 de marzo del mismo año.[1]

El texto establecía que al entrar en la capital del país, Carranza o quien lo hubiese sustituido en el mando por razones necesarias, se encargaría del Poder Ejecutivo el tiempo perentorio para convocar a elecciones. Este plan sufrió algunas modificaciones, entre ellas la del 12 de diciembre, que consideraba también la obligación de convocar a elecciones para celebrar un congreso constituyente.

Objetivo del Plan de Guadalupe

El plan de Guadalupe pretendía eliminar cualquier pretensión de legitimidad que el gobierno de Victoriano Huerta pudo haber tenido y anunciaba la convocatoria a las elecciones una vez que la paz se había restablecido.

Antecedentes

El 20 de febrero de 1913, el general Victoriano Huerta envió un telegrama a cada gobernador del país para notificar que se le autorizo asumir el poder ejecutivo y que el presidente Francisco I. Madero y el vicepresidente Pino Suarez estaban presos. Para el día 22 del mismo mes, llegó la noticia de que los dos habían muerto.
Esto favoreció para que Victoriano Huerta pudiera asumir la presidencia plagada de irregularidades, la cual fue aceptada por el poder legislativo, judicial y algunos gobiernos estatales. El 19 de febrero de 1913 el XXII congreso constitucional del estado libre soberano de Coahuila, por medio del decreto 1421, desconoció el gobierno del general Huerta y le concedió a Venustiano Carranza el poder de conformar un ejército para que se restituyera el orden constitucional.
Venustiano Carranza y un grupo de hombres armados se trasladaron al norte, hasta que el 25 de marzo de 1913 llegaron a la hacienda de Guadalupe ubicado en Ramos Arizpe, Coahuila.
En la hacienda de Guadalupe se reunieron 70 jefes y oficiales constitucionalistas representantes del país con deseos de continuar la revolución y así lograr cambios en lo político, económico y social. El plan de Guadalupe se redactó y firmó el 26 de marzo de 1913 en la Hacienda de Guadalupe y se promulgó en Eagle Pass, E.U. el 31 de marzo de 1913.
El plan consta de 7 artículos en los cuales, se desconoce al General Victoriano Huerta como presidente de la república, a los poderes legislativos, judiciales federales y a los gobiernos de los estados. Para cumplir los objetivos anteriores, se organizó un ejército en el cual Venustiano Carranza fue designado Jefe, el artículo IV del plan de Guadalupe, emitió un decreto con el que pretendió engrosar sus filas, les ofreció a los generales, jefes y oficiales del ejército federal reconocerles su empleo al triunfo de la causa.
En el artículo V, se declaró como meta tomar la ciudad de México, y cuando ello ocurriese, Venustiano Carranza asumiría provisionalmente la presidencia. En el artículo sexto, se estipuló que el presidente provisional convocara a elecciones y entregaría el poder a las personas electas por el pueblo. En el séptimo y último artículo, se señaló “…los Estados en los que se aceptó el gobierno de Huerta, los comandantes en jefes del ejército constitucionalista, se sustituirán a los gobernadores, de manera provisional, una vez que los primeros magistrados de la nación hayan recuperado su empleo, en cada estado se convocará a elecciones”.[2]

Other Languages