Plan Quinquenal (Unión Soviética)

Los planes quinquenales para la economía nacional de la URSS,[2] en el eficiente desarrollo económico de la creciente Unión Soviética. Estos proyectos fueron desarrollados por el Gosplán basándose en la “Teoría de las fuerzas productivas”, que era parte de las directrices generales del Partido Comunista para el desarrollo económico. La realización del plan llegó a ser la insignia de la burocracia soviética (consultar Economía de la URSS). Esto ayudó al desarrollo rápido de la industria, y en especial de la industria pesada plan propuesto por Stalin.

Estos planes consistían en la planificación de la economía cada cinco años. Varios planes quinquenales no se llevaron a cabo en su totalidad en el período asignado para ellos (unos satisfactoriamente fueron completados antes de lo esperado, mientras que otros fracasaron y fueron abandonados, o debieron ser suspendidos por alguna razón —por ejemplo inicio de una guerra—).

Los planes quinquenales iniciales fueron creados para ayudar en la rápida industrialización de la Unión Soviética,[4] De 1928 a 1945 se decretaron tres planes: 1928-1932, 1933-1937 y 1938-1941. Este último se vio interrumpido por la invasión alemana, pero después de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) se volvieron a elaborar.

Planes Quinquenales

Fueron planes económicos y productivos a realizar en 5 años, desarrollados durante la existencia de la Unión Soviética (1922-1991), con la finalidad de lograr una rápida y efectiva industrialización de esta superpotencia.[6]

El primer plan quinquenal

El objetivo del primer plan quinquenal (1928-1932) era levantar la industria pesada de la URSS sin recurrir a la ayuda de los países extranjeros. Pero la URSS continuaba siendo un país agrario, por lo que se debía de realizar antes una importante reforma agraria.

La colectivización de la tierra, preveía la formación de granjas colectivas que se considerarían propiedad de los campesinos. Esta colectivización provocó conflictos entre el estado y los campesinos propietarios especialmente, propietarios medios ( kuláks), pero al final el estado se impuso mediante la violencia. Miles de kuláks fueron deportados a campos de trabajo, con penas de hasta 10 años, debido a los crímenes cometidos contra los campesinos (asesinaron a muchos durante los conflictos, sacrificaron los animales que ayudaban a trabajar la tierra, e incendiaron las cosechas, creando profundas hambrunas y epidemias)

A pesar de todo, la agricultura fue durante mucho tiempo el sector más débil de la economía soviética. Paralelamente a la colectivización de la tierra, hubo un rápido proceso de industrialización, previsto también en el plan.[7]

El segundo plan quinquenal

El segundo plan (1933-1937) se centró en mejorar las condiciones de vida de la población e hizo hincapié en la autosuficiencia, sobre todo de la industria pesada, fundamental para la producción bélica. El crecimiento industrial durante los primeros diez años de la planificación fue espectacular: la producción de hierro y acero se multiplicó por cuatro y la del carbón por tres y medio.

Este desarrollo en la industria base, permitió la conversión de la URSS en una potencia militar, que se hizo sacrificando la industria de bienes de uso y consumo, lo que afectó al nivel de vida y calidad de la población.[8]

El tercer plan quinquenal

El tercer plan quinquenal sólo duró 3 años, hasta 1941, cuando la Alemania nazi invadió Rusia y esta entró en la Segunda Guerra Mundial. Como la guerra se acercaba, más recursos se pusieron en el desarrollo de armamentos, tanques y armas.

Los dos primeros años del tercer plan quinquenal demostraron ser una decepción en términos de metas de producción. Aun así, el valor de estos objetivos y de la coordinación de un conjunto de la economía del desarrollo de la planificación central fue innegable. Durante la década de 1930, la Unión Soviética alcanzó una tasa anual de crecimiento industrial del 12% al 13%, tiene pocos paralelos en la historia económica de otros países. Dado que la economía de Rusia siempre fue a la zaga del resto de Europa, estos aumentos parecen aún más drásticos. Además, esta alta tasa de crecimiento fue seguida después de la Segunda Guerra Mundial, tras la devastación que tenía que ser reparada, y continuó en los primeros años cincuenta, después disminuyó gradualmente.[9]

El cuarto y quinto plan, 1946-1950 y 1951-1955

Tras la Segunda Guerra Mundial, se hizo hincapié en la reconstrucción, y en 1945 Stalin prometió que la URSS sería la principal potencia industrial de 1960.

Gran parte de la URSS en esta etapa había sido devastado por la guerra. Oficialmente, 98.000 granjas colectivas habían sido saqueadas y arruinadas, con la pérdida de 137.000 tractores, 49.000 cosechadoras, 7 millones de caballos, 17 millones de cabezas de ganado, 20 millones de cerdos, 27 millones de ovejas; el 25% de todos los bienes de equipo habían sido destruidos, 35.000 plantas y fábricas, 6 millones de edificios, incluidos 40.000 hospitales, 70.000 aldeas y 4.710 ciudades (40% vivienda urbana) fueron destruidos, dejando a 25 millones de personas sin hogar; alrededor del 40% de las vías férreas habían sido destruidas; oficialmente 7,5 millones de soldados murieron, 6 millones más civiles, pero tal vez un total de 26 millones de muertos. En 1945, la minería y la metalurgia estaban al 40% de los niveles de 1940, la energía eléctrica se redujo un 52%, de hierro un 26% y acero 45%, la producción de alimentos fue de 60% el nivel de 1940. Después de Polonia, la URSS había sido la nación más duramente golpeada por la guerra. La reconstrucción se vio dificultada por una crónica escasez de mano de obra debido a la enorme cantidad de bajas soviéticas en la guerra. Por otra parte, en 1946 fue el año más seco desde 1891, y la cosecha fue mala.

Los EE.UU. y la URSS no pudieron ponerse de acuerdo sobre los términos de un préstamo de ayuda de EE.UU. a la reconstrucción, y esto fue un factor que contribuyó a la rápida escalada de la guerra fría. Sin embargo, la URSS hizo ganar las reparaciones de Alemania, y los países de Europa oriental efectuaron los pagos a cambio de que los soviéticos les hubieran liberado de los nazis. En 1949, fue creado el COMECON (Consejo de Ayuda Mutua Económica), que unía a los países del bloque del Este económicamente. Un tercio del cuarto Plan se gastó en Ucrania, lo cual es importante en la agricultura y la industria, ya que había sido una de las zonas más devastadas por la guerra.

En 1947, se terminó con el racionamiento de alimentos, pero la producción agrícola estuvo apenas por encima del nivel de 1940 en 1952. Sin embargo, la producción industrial en 1952 era casi el doble del nivel de 1941.

El sexto plan, 1956-1960

Otro plan para mejorar la industria se llevó a cabo en 1956 por Nikita Jrushchov, a raíz de la muerte de Stalin en 1953. Algunas de las políticas de Jrushchov incluyeron la nacionalización, la Campaña de las Tierras Vírgenes, la creación de un salario mínimo y la producción de bienes de consumo que elevó el nivel de vida de los soviéticos.

El séptimo plan, 1961-1965

Los progresos de la Unión Soviética se redujeron considerablemente durante este período.

El octavo plan, 1966-1970

Se construyeron diez millones de apartamentos durante este plan quinquenal y, en los dos siguientes planes quinquenales, se logró el objetivo de proporcionar a cada familia un apartamento totalmente equipado. Los alquileres no habían cambiado desde hacía más de cincuenta años y seguían siendo los más bajos del mundo.

El noveno plan, 1971-1975

La URSS importó unas 14 millones de toneladas de grano y se mejoraron las relaciones entre la Unión Soviética y los Estados Unidos para facilitar el comercio.

El décimo plan, 1976-1980

Leonid Brézhnev declaró el lema "Piatiletka de calidad y eficiencia" para este período.

El undécimo plan, 1981-1985

Durante el undécimo plan quinquenal, el país exportó cerca de 42 millones de toneladas de grano al año, casi el doble que durante el décimo plan quinquenal y tres veces más que durante el noveno plan quinquenal (1971-75). La mayor parte de este grano se vendió por el oeste, en 1985, por ejemplo, el 94% de las exportaciones de cereales soviéticos fueron a los países no socialistas del mundo, con los Estados Unidos la venta de 14,1 millones de toneladas. Sin embargo, el total de la exportaciones soviéticas a occidente, siempre fue casi tan alta como de importación, por ejemplo, en 1984, las exportaciones totales hacia el oeste fueron de 21,3 mil millones de rublos, mientras que el total de importaciones fue de 19,6 mil millones de rublos.

El duodécimo plan 1986-1990

El duodécimo plan se inició con el lema de Uskoréniye, la aceleración del desarrollo económico (rápidamente olvidado en favor del lema Perestroika) que terminó en una profunda crisis económica en prácticamente todas las esferas de la economía soviética y la caída de la producción.

La Ley de empresa estatal de 1987 y el seguimiento de los decretos sobre jozraschot y la auto-financiación en diversas esferas de la economía soviética tenían por objeto la descentralización de la economía planificada.

El decimotercer plan (1991)

Este plan sólo duró aproximadamente un año, debido a la disolución de la Unión Soviética en 1991. El plan habría durado hasta 1995 si el estado no se hubiera disuelto.

Los planes quinquenales y la planificación en otros países

El mismo método de planificación también fue adoptado por la mayor parte de los otros estados comunistas, incluyendo el gobierno pro soviético de la India[15]

Other Languages