Plan ALTAMAR

Con el PAM la Armada seguiría siendo de segunda línea (como demuestra la diferencia entre el Príncipe de Asturias y otros buques insignias); pero con barcos a la altura de sus vecinos. El temor estribaba en si se repetiría la situación de dos siglos antes.

El Plan ALTAMAR o según otros autores Plan de Alta Mar o Plan Alta Mar (PAM en su acrónimo) fue un plan publicado a finales de los 80 durante el penúltimo gobierno del PSOE[1] y llevado a la práctica por todos los gobiernos habidos sin distinción de color.

Con él se pretendía reformar la Armada, con especial atención a los barcos más grandes, con el fin de dotar a España de una armada de segunda línea, pero moderna y bien equipada.

Controversia

No está claro si el Plan ALTAMAR es un plan de modernización de la Armada o solamente un estudio del Estado Mayor de la Armada sobre las necesidades más perentorias de la misma en los años 90, cuando el PLANGENAR de los años 60 y renovado en los 70 se había cumplido y no había planes de modernización para sustituirlo. El 27 de febrero del 91, el ministro de turno dice, contestando a una pregunta parlamentaria del Grupo Popular

El Plan Alta Mar no existe como tal en el Objetivo de Fuerza Conjunto del PEC-90, aunque sí haya sido un importante factor de ayuda a la toma de decisiones durante las últimas etapas del ciclo bienal 1988-90 de planeamiento de la defensa militar. Hecha esta precisión, debe subrayarse que el plan de construcciones navales derivado del expresado PEC-90 no se ha interrumpido, aun cuando su calendario pudiera requerir en algunos casos modificaciones debido a minoraciones presupuestarias.[2]

Y en la sesión nº 18 de la comisión de defensa de las Cortes celebrada el lunes, 13 de octubre de 1997 el representante socialista dice

Por tanto, ¿con qué garantías podemos contar, no ya la Armada, sino este Parlamento, todos, de que esto sea realista, que sea posible realizarlo y que no vuelva a suceder como con las previsiones del plan Altamar? Las previsiones del plan Altamar eran importantes, significativas y, seguramente adecuadas a las necesidades de la Armada pero, posteriormente, la evolución de los presupuestos obligó a reducciones muy importantes y a debates en esta Cámara sobre el valor que tenía dicho programa, si tenía un valor real o si solamente era un estudio de la Armada que no había sido asumido, en ningún momento, dentro de los presupuestos en sus términos generales.

Y, en octubre del 2003, El Almirante General Jefe del Estado Mayor de la Armada (Torrente Sánchez) dice [3]

Distinto es el Plan Alta Mar, que sí existió y fui su redactor, que por eso lo sé, y lo firmó el ministro Narcís Serra, no me acuerdo qué año, cuando yo estaba en Logística en Estado Mayor de La Armada. Está firmado pero no tenía más virtualidad que era una intención,..

Por un lado, la página oficial de la Armada hace referencia a varias de sus nuevas unidades como fruto del plan ALTAMAR. Por otro, en las Cortes, cuando hablan del Plan Alta Mar se dice que no es un plan, sino una declaración de intenciones.

Other Languages