Pizza, birra, faso

Pizza, birra, faso es una película argentina estrenada el 15 de enero de 1998, escrita y dirigida por Bruno Stagnaro e Israel Adrián Caetano. Si bien fue una película realizada con muy bajo presupuesto, su calidad y premios conseguidos le dieron un gran impulso a la industria cinematográfica argentina.

Sinopsis

El Cordobés vive con sus tres amigos, Frula, Megabom y Pablo, en la misma casa, una casa tomada. Y con su pareja, que está embarazada: Sandra. Esta banda de adolescentes marginales, formada casi al azar, pululan por Buenos Aires viviendo de lo único que saben hacer: robar.

La historia empieza con el Cordobés y Pablo robando un taxi, en el cual trabajan para el chofer de éste robándole a los pasajeros de turno.

Luego ambos se juntan en el Obelisco con Frula, Megabom y Sandra. Después de comer la pizza y la cerveza de todos los días, Frula y el Cordobés deciden ir a buscar más plata para comer. Tras esto, engañan a un discapacitado que tocaba la guitarra en la calle robándole sus recaudaciones. Al terminar el Cordobés junto con Megabom, Frula y Pablo deciden tirar abajo la puerta del Obelisco y entrar en él, abandonando así a Sandra. Allí, luego de llegar a la cima del mismo, deciden no trabajar más para el taxista debido a que les pagaba muy poco. A continuación, el Cordobés es testigo de cómo el discapacitado, apodado «el Rengo», atrapa a Sandra con la ayuda de un policía.

Al otro día Sandra sale de la comisaría, aunque enfadada con su novio, al que le dice que lo deja temporalmente hasta que encuentre un trabajo digno.

En un intento de independizarse, el Cordobés, Pablo y Megabom planean el robo de alguna billetera en una cola de un desocupado. Este sale fructuoso aunque terminan en un hospital público debido a que Pablo sufría de asma. En el mismo deciden definitivamente dejar de actuar al lado del taxista y planean un robo junto a un contacto por parte de Frula. Antes de esto, y con Pablo todavía internado, el Cordobés le hace una visita a su novia, que ahora se mudó a la casa de su padre, el cual la maltrata físicamente. Sandra le demuestra a su novio su miedo de que este acabe preso y le pide que le prometa que no va a volver a robar. Este lo hace a regañadientes.

El grupo planea entonces un golpe junto a su nuevo socio: Rúben. Tienen como punto un restaurante supuestamente de mucha plata, en el cual entran y se dan cuenta de que no era así. Luego de escapar con la ayuda de un policía corrupto son engañados nuevamente por Rúben quien les paga una miseria por lo hecho.

En intento por entrar a un boliche sin pagar el grupo descubre que toda la plata que necesitan se encuentra en ese lugar.

Todo está planeado, después de engañar al taxista que antes los empleaba. Le roban su dinero, sus armas y el coche. Aunque son denunciados por una pasajera que iba justamente en ese taxi y habían dejado en el aeropuerto para que continue su viaje a Córdoba.

Después de esa noche robarían el boliche y el Cordobés huiría en un ferry a Uruguay junto con Sandra. Todo sale mal, a pesar de acabar robando el lugar; y con Córdoba herido de bala por un patovica, a la salida de este son sorprendidos por un policía que descubrió el taxi robado.

Este acaba baleando a Frula y golpea salvajemente a Megabom. Solo quedan Pablo y el Cordobés cada vez más herido. Ambos logran escapar y el Cordobés llegar al encuentro con Sandra. Pero se da cuenta de que debe hacerse responsable de sus actos y le dice que parta en el ferry sola.

Es cuando se sucede la escena final en la que el Cordobés muere segundos antes de que la policía lo encuentre.

Other Languages