Pirates of the Caribbean: The Curse of the Black Pearl

Pirates of the Caribbean: The Curse of the Black Pearl (titulada Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra en España y Piratas del Caribe: La maldición del Perla Negra en Hispanoamérica) es una película de aventuras estrenada en 2003, inspirada directamente por la atracción mecánica Pirates of the Caribbean de los parques temáticos Disneyland. Dirigida por Gore Verbinski y producida por Jerry Bruckheimer. La historia cuenta las aventuras que viven el herrero Will Turner (Orlando Bloom) y el excéntrico capitán pirata Jack Sparrow (Johnny Depp) para rescatar a Elizabeth Swann (Keira Knightley), hija del gobernador de Port Royal, que ha sido secuestrada por la tripulación maldita del barco pirata Perla Negra, capitaneado por Hector Barbossa (Geoffrey Rush).

Jay Wolpert escribió el primer guion basado en la atracción del parque temático en 2001 y Stuart Beattie lo reescribió en 2002. Por esas fechas, el productor Jerry Bruckheimer se involucró en el proyecto; Ted Elliott y Terry Rossio acabaron el libreto, introduciendo la trama de la maldición sobrenatural. El rodaje comprendió desde octubre de 2002 hasta marzo de 2003 en San Vicente y las Granadinas y en decorados construidos en Los Ángeles, California.

El estreno mundial se realizó en Disneyland Resort de Anaheim, California, el 28 de junio de 2003. The Curse of the Black Pearl fue un inesperado éxito, con críticas favorables y una recaudación que superó los 653 millones de dólares en todo el mundo. La película se convirtió en la primera de una exitosa serie de películas, con dos secuelas rodadas a la vez, Dead Man's Chest y At World's End, estrenadas en 2006 y 2007, una cuarta secuela, On Stranger Tides, en 2011 y una quinta, La venganza de Salazar, en 2017. La película original fue nominada a cinco Premios Óscar, incluyendo el de Mejor Actor para Depp.

Fue el primer filme de Walt Disney Pictures en clasificarse como PG-13 (No recomendada a menores de 13 años), debido a las escenas de acción y aventura violentas por parte de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos.[2]

Argumento

Elizabeth Swann tenía doce años cuando navegaba junto a su padre, el noble gobernador Weatherby Swann, y el oficial James Norrington rumbo a Port Royal desde Inglaterra. Durante la travesía encontraron los restos de un barco atacado por piratas y a un niño llamado William Turner flotando a la deriva con un extraño medallón dorado colgando del cuello. Una vez el chico estuvo a salvo en su barco y temiendo que el medallón lo identificase como un pirata, Elizabeth lo tomó y lo conservó sin decirle nada a nadie. Aparentemente sólo ella parece vislumbrar entre la niebla cómo un misterioso barco con velas negras abandonaba el lugar del desastre.

Ocho años después, Elizabeth vive acomodada en el palacio de Port Royal, junto a su padre, que es el gobernador de la isla al servicio del Imperio británico. Will Turner trabaja como aprendiz de herrero y siente algo por Elizabeth aunque su baja clase social le impide tener el valor de acercarse a ella, que también parece mostrar algo de interés por él.

Ajeno a todo ello, el capitán pirata Jack Sparrow llega al muelle de Port Royal en una pequeña embarcación, que acaba por hundirse. Al poner pie en el muelle le piden una tarifa de atraque y su nombre para poder acceder a la ciudad, pero Jack soborna al cobrador para que no deje ningún nombre.

La ciudad celebra la ceremonia de ascenso a comodoro de James Norrington, para la cual Elizabeth se pone un vestido que su padre le ha traído especialmente de Londres, pues alberga la esperanza de que ella y Norrington entablen una relación amorosa. Efectivamente, al finalizar la ceremonia éste propone matrimonio a la hija del gobernador, pero el encorsetado vestido juega una mala jugada a Elizabeth y a la falta de oxígeno causa que esta se desmaye, cayendo por un acantilado hacia el océano. Al contacto con el agua el medallón dorado que llevaba al cuello, escondido a la vista de los demás, produce un pequeño pulso de llamado que atraviesa toda la costa. El comodoro Norringtton ve horrorizado cómo su amada ha caído al océano y trata de lanzarse a rescatarla, pero la altura del acantilado y las rocas, que milagrosamente Elizabeth ha esquivado, lo hacen desistir de su empeño de lanzarse desde ahí y decide correr hasta el puerto con sus hombres.

Jack Sparrow, quien está en el muelle tratando de hacerse con un barco, había observado la caída y se lanza al rescate de Elizabeth. Jack se da cuenta que el vestido que lleva ella es demasiado pesado y resulta casi imposible mantenerla a flote, por lo que se las ingenia para quitárselo y dejarla sólo con el canesú interior. Cuando consigue llevarla a tierra firme, Elizabeth sigue inconciente y todos temen por su vida, pues tampoco está respirando. En un alarde de ingenio Jack rasga el corsé que lleva, permitiéndole respirar y escupir el agua ingerida.

Aunque ha salvado la vida de Elizabeth, el comodoro y el gobernador, que ya han conseguido llegar donde estan, no se conmueven y pretenden apresar a Jack por ser un conocido pirata. Elizabeth no está dispuesta a que arresten al hombre que la ha rescatado y se interpone entre Sparrow y las armas que a éste le apuntaban. Jack, quien tampoco está dispuesto a ser llevado a la horca, aprovecha la ocasión para tomarla como rehén y librarse así de la justicia. Pero sus esfuerzos por escapar de los guardias terminan siendo en vano, ya que poco despues es arrestado en la herrería donde trabaja Will Turner, tras una lucha a espada entre ambos.

Esa misma noche, Port Royal es atacado por el misterioso barco pirata Perla Negra y toda la ciudad se sume en el caos. Elizabeth es perseguida en su casa por los piratas Pintel y Ragetti que dicen buscar algo que les pertenece y que está en su posesión: el medallón. Cuando la encuentran, ella invoca el derecho de "Parlamento", por lo que sus perseguidores la llevan ante el capitán Hector Barbossa, como dicta el código. Creyendo que es mejor no revelar su condición de hija del gobernador, Elizabeth se hace pasar por sirvienta y usa el apellido de Will, presentándose entonces ante el capitán como Elizabeth Turner. Pretende negociar el cese del ataque a Port Royal a cambio del medallón dorado que lleva al cuello, trato al que Barbossa accede, aunque poco después es engañada y secuestrada abordo del barco.

Tras ser rechazada su ayuda por Norrington, Will Turner convence a Sparrow de que lo ayude a encontrar a Elizabeth, que esta a bordo del barco Perla Negra, a cambio de sacarlo de la cárcel donde lo tienen apresado, trato que este acepta al saber que el apellido de Will es Turner. Ambos se hacen con el HMS Interceptor, un barco de la Armada Real y parten en busca de la chica. Mientras navegan Sparrow hace saber a Will que es hijo de un pirata llamado William «Bootstrap Bill» Turner, antiguo camarada suyo y un buen hombre.

Mientras tanto en el Perla Negra, Barbossa le explica a Elizabeth por qué tienen tanto empeño en conseguir el medallón dorado: resulta que se trata de oro azteca maldito, el cual tiene en total 882 piezas que le fueron entregadas en un cofre de roca al conquistador Hernán Cortés en persona por los indígenas a cambio de parar las matanzas contra ellos pero la codicia de Cortés era insaciable y los dioses aztecas pusieron una maldición para todos aquellos que robaran las piezas doradas de su cofre de piedra quedarían castigados eternamente, serían inmortales aunque no podrían sentir nada y se transformarían en esqueletos vivientes a la luz de la luna llena. Ahora trataban de encontrar todas las monedas del cofre que habían ido malgastando en mujeres y alcohol. Lo que no sabe ella es que es la sangre de «Bootstrap Bill» - o la de su descendencia - se necesita para acabar con la maldición y al decir que ella se apellidaba Turner, los piratas la tomaron por hija.

Jack y Will deciden hacer una parada en la Isla Tortuga para encontrarse con el ex-tripulante de la marina real y ahora pirata Joshamee Gibbs, quien les consigue una tripulación para ayudarlos a manejar el inmenso barco con el que se habían hecho. Jack y su nueva tripulación se dirigen a la legendaria Isla de la Muerte porque saben que es allí donde estará Barbossa. Jack utiliza su brújula mágica para llegar allí, puesto que es un lugar del que nadie conoce la ruta, excepto por aquellos que conocen en donde está. Durante la travesía, Gibbs cuenta a Turner que el Perla Negra pertenecía hace varios años a Sparrow y que Barbossa, el segundo al mando, se amotinó junto con toda la tripulación y abandonaron a Jack en una pequeña isla desierta mientras que «Bootstrap Bill» había sido arrojado al mar atado a un cañón aparentemente matándolo estando él opuesto al motín e irónicamente su sangre rompería la maldición.

En la Isla de la Muerte, la tripulación maldita guarda todo el oro azteca recuperado en el cofre en roca y es allí donde pretenden acabar con la maldición mediante el pago de sangre. Durante un ritual, Barbossa hace un corte en la mano de Elizabeth y lanza su medallón al cofre con la esperanza de que la maldición desaparezca. Sin embargo, tal hecho no sucede por lo que Will y Jack, que habían desembarcado en la isla, aprovecharan el momento de confusión: Will consigue rescatar a Elizabeth - que había tomado de nuevo el medallón - de la isla, dejando allí a Jack inconsciente, puesto que sospechaba que pretendía entregarle a los piratas de Barbossa a cambio del Perla Negra. La tripulación del Interceptor se acoge al código pirata y se marchan sin su capitán.

Jack consigue salvar su vida al prometer a Barbossa que le entregará el nombre de la persona que necesitan, Will, para acabar con la maldición. Barbossa persigue al Interceptor y se libra una violenta batalla naval entre los dos barcos, que acaba con toda la tripulación del Interceptor hecha prisionera por Barbossa y el barco destruido. Will, que ahora sabe que necesitan su sangre para acabar con la maldición, amenaza con dispararse un tiro y caer al mar si no liberan a Elizabeth y al resto de la tripulación. Barbossa acepta el trato pero Will olvida mencionar dónde y cómo liberará a la tripulación por lo que Elizabeth y Jack son abandonados en una isla, un lugar familiar para Jack ya que allí lo abandonó por primera vez Barbossa cuando se amotinó.

Jack le cuenta a Elizabeth que fue en esta isla donde pasó tres días bebiendo Ron tras ser abandonado a su suerte, hasta que un barco de traficantes de Ron aparecieron en la isla, la cual usaban como guarida para el Ron que ellos traficaban y lo recogieron en el proceso. La leyenda, sin embargo, cuenta que Jack había escapado de la isla amarrando tortugas. Hacen una pequeña fiesta alrededor de una fogata y Jack se emborracha bebiendo Ron. Al día siguiente cuando despierta con resaca, ve cómo ella está usado todo el Ron de la isla para hacer un enorme incendio y usar el humo como señal con la esperanza de que un barco lo note.

Gracias a la señal acuden el comodoro Norrington y el gobernador Swann, volviendo a hacer prisionero a Jack. El gobernador Swann no está dispuesto a ir a rescatar a Will, pero Elizabeth convence al comodoro de que vaya a por él como regalo de bodas. Ante la expectativa de casarse con ella, el comodoro acepta. Jack propone un plan al comodoro para tender a los piratas una emboscada.

De vuelta en la Isla de la Muerte, Barbossa intenta sacrificar a Will para pagar la deuda de sangre con tal de no cometer el mismo error de la última vez. Jack llega a la reunión en donde está Barbossa e interrumpe el sacrificio diciendo que la Marina Real los espera afuera, por lo que sería mejor acabar con la maldición cuando los hayan vencido. mientras le comenta su plan a Barbossa y sin que este ni nadie de la tripulación lo notara, excepto Will, Jack aprovecha la ocasión para robar una de las monedas del cofre. Jack propone a Barbossa acabar con la Marina Real y a crear su propia flota siendo Barbossa comodoro y Jack estaría bajo su mando.

En la costa, el buque de la Marina Real es emboscado por los piratas malditos, que cuentan con la ventaja de la inmortalidad. Elizabeth escapa del barco y aborda el Perla Negra, el cual apenas cuenta con vigilancia, para rescatar a Gibbs y al resto de la tripulación de Jack que estaba allí apresada. Sin embargo éstos declinan ayudarla, puesto que ya tienen al Perla Negra en su poder.

Con la mayoría de piratas en la batalla, Jack ataca por sorpresa a Barbossa y cuando éste le clava su espada, a la luz de la luna y convertido en un esqueleto le muestra la moneda que tomo del cofre, quedando los dos en igualdad de condiciones. Will y Elizabeth también luchan contra los pocos piratas que habían quedado en la cueva. Jack consigue devolver al cofre la última pieza a la vez que Will entrega la suya (cada una con la sangre de su propietario) y con la maldición acabada, Sparrow dispara su único tiro mortal contra Barbossa. Al acabarse la maldición, los piratas que habían ido a atacar la Marina Real vuelven a ser mortales por lo que son reducidos y apresados y otros muertos. Puesto que la tripulación de Jack había escapado a bordo del Perla Negra, Jack queda nuevamente a merced del comodoro y la marina real.

De vuelta Port Royal, Sparrow es condenado a la horca por sus actos de piratería, pero Will y Elizabeth, no pueden tolerar que ejecuten a un buen hombre y tratan de ayudarlo a escapar. Elizabeth ayuda a su vez fingiendo un desmayo y desviando la atención del comodoro, pero el intento de escape no funciona y ambos son acorralados por la guardia del gobernador. Tras una conversación con el comodoro, que se da cuenta de que Elizabeth no lo ama, Will es dejado en libertad. Jack Sparrow, por su parte logra escabullirse cayendo por un acantilado al océano y es recogido por su tripulación a bordo del Perla Negra, quienes habían decidido regresar a buscarlo decidiendo que el código es una guía sin reglas.

En el fuerte, el Comodoro ordena un plazo de un día antes de reiniciar la persecución de Jack y el Perla Negra, como recompensa a sus recientes acciones. Por su parte, Will y Elizabeth se besan con pasión, mostrando al padre de ella a quién ha elegido como su prometido.

En una escena post-créditos, aparece Jack -el mono de Barbossa- llegando al interior de la cueva y toma nuevamente una de las piezas del oro azteca por lo que su maldición continuara.

Other Languages
Alemannisch: Fluch der Karibik
srpskohrvatski / српскохрватски: Pirates of the Caribbean: The Curse of the Black Pearl