Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides

Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides (conocida en España como Piratas del Caribe: en mareas misteriosas y en Hispanoamérica como Piratas del Caribe 4: Navegando en Aguas Misteriosas) es una película estadounidense, cuarta entrega de la serie cinematográfica Piratas del Caribe, dirigida por Rob Marshall y producida por Jerry Bruckheimer.

La película narra las aventuras que vive el capitán pirata Jack Sparrow —de nuevo interpretado por Johnny Depp— para encontrar la fuente de la juventud, teniendo para ello que lidiar con el famoso Capitán Barbanegra y su hija Angélica, un antiguo amor suyo, además de volver a encontrarse con Héctor Barbossa, antiguo enemigo suyo que se ha convertido en un corsario al servicio del rey Jorge II de Gran Bretaña.[4]

Su estreno en EE.UU. fue el 20 de mayo de 2011.[6]​ siendo el primer largometraje de la franquicia en ser lanzado en formato tridimensional.

La película fue clasificada como PG-13 (no recomendada a menores de 13 años) «por las intensas secuencias de acción violentas, algunas imágenes atemorizantes, sensualidad e insinuaciones», siendo la primera película de Disney en clasificarse como PG-13 por dichos motivos.[7]

Argumento

Los tripulantes de un barco pesquero, en las costas de Cádiz (España), sacan de las aguas el cuerpo de un hombre muy viejo que parece muerto, pero en realidad estaba vivo y que llevaba consigo un libro que contiene el mapa del lugar donde se encuentra la mítica fuente de la eterna juventud, mapa que había sido realizado por el conquistador español Juan Ponce de León doscientos años antes. Los tripulantes y el extraño anciano son llevados ante el rey de España Fernando VI, que tras comprobar la autenticidad del libro y su contenido, decide enviar a su mejor agente al frente de un grupo de fieles soldados, a la Florida, en busca de la fuente de la juventud.

10 años después de los acontecimientos de la tercera entrega Capitán Jack Sparrow (Johnny Depp) viaja a Londres para localizar a una persona que ha estado haciéndose pasar por él. El impostor ha estado reclutando una tripulación para buscar la legendaria Fuente de la Juventud. En primer lugar Sparrow rescata a su ex-compañero, Joshamee Gibbs (Kevin McNally), que está a punto de ser ahorcado, aunque los dos son capturados. Jack es llevado ante el rey Jorge II (Richard Griffiths), quien lo quiere a él para guiar una expedición a la Fuente de la Juventud antes de que la encuentren los españoles. Al frente de la expedición está el viejo camarada y amigo de Jack, el capitán Hector Barbossa (Geoffrey Rush), ahora un corsario al servicio de la Armada británica después de haber perdido el barco de Jack, El Perla Negra, así como también su pierna.

Jack se escapa y es encontrado por su padre, el Capitán Teague (Keith Richards), que le advierte sobre las pruebas de la Fuente. Sparrow descubre entonces que el impostor es Angélica (Penélope Cruz), su ex-amante y la hija del despiadado pirata Edward Teach, Barbanegra (Ian McShane). Éste es un maestro del vudú y posee varios poderes mágicos, incluyendo la capacidad de reducir otros barcos hasta tamaño miniatura, conteniéndolos después dentro de botellas (entre ellos está El Perla Negra con Jack el mono adentro), además de poseer una espada mágica, Hoja Tritón, que le da control total sobre su barco, "El Venganza de la Reina Ana" e incluso a otros barcos. Barbanegra fuerza a Jack a unirse a su tripulación con la intención de que guíe una expedición a la Fuente, puesto que el malvado pirata pretende eludir una profecía que dice que un hombre con una sola pierna lo matará pronto (refirendose a Barbossa). Mientras tanto, Gibbs, que memoriza y quema el mapa de Sparrow, se une a la tripulación de Barbossa con el fin de llevarlos hasta la Fuente de la Juventud antes que Barbanegra y los españoles.

Tras frustrar a Barbanegra con un motín en su barco comandado por Sparrow, Angélica revela a Jack que el agua de la Fuente debe ser bebida en dos cálices de plata que pertenecieron al conquistador español Juan Ponce de León, conteniendo uno de los dos una lágrima de sirena: todo el que beba del cáliz sin la lágrima morirá, mientras que el beber del cáliz con la lágrima prolonga la vida por arte de magia, por "todos los años que ha vivido la otra persona, y todo lo que podría haber vivido". El "Venganza de la Reina Ana" se dirige a la misteriosa y peligrosa Whitecab Bay, donde viven las sirenas. Las sirenas de cintura para arriba parecen mujeres vírgenes, pero de cintura para abajo tienen cola de pez, sin embargo si ellas tocan la tierra pierden su cola de pez y se tranforman en piernas humanas, solo cuando entran de vuelta agua su cola regresa nuevamente. Allí la tripulación es atacada por ellas. El poder de estas consiste en atraer a los hombres con su belleza para que estos olviden lo peligrosas que son y los arrastran al fondo del mar para ahogarlos y después devorarlos. El misionero Philip Swift (Sam Claflin), que fue hecho prisionero por Barbanegra en una incursión anterior, consigue atrapar por accidente a una sensual sirena llamada Syrena (Astrid Bergès-Frisbey). En recompensa por haber atrapado a la sirena, Barbanegra nombra a Philip nuevo miembro de la tripulación. Barbanegra toma la brújula de Sparrow y lo envía a robar los cálices de la embarcación de Ponce de León, "El Santiago", la cual se encuentra suspendida en un acantilado por más de doscientos años. Allí Sparrow se encuentra con Barbossa, que también ha alcanzado la isla y ambos debían equilibrar el barco o caerían al acantilado, sin embargo, cuando encuentran el cofre donde estaban los cálices descubren que los españoles ya se los han llevado y ambos deciden darle un vistazo al mapa, Jack se pregunta por qué no se lo llevaron y resulta que el mapa está maldito; todo aquel que toque o se lleve dicho mapa será perseguido por el cadáver de Ponce de León, el cual no quiere que nadie lo toque o se lo lleve. Sin embargo, Barbossa comenta que los españoles conocen el camino y que sabe exactamente dónde acamparán ellos.

Jack y Barbossa intentaron robar los cálices con la idea de Barbossa pero el plan no funciona y terminan siendo capturados. Mientras están amarrados a un árbol Jack y Barbossa tienen una pequeña conversación en la cual Jack descubre cuales eran las verdaderas intenciones de Barbossa, entonces Barbossa admite que se unió en la Marina Real sólo porque quiere asesinar a Barbanegra, en venganza por el ataque al Perla Negra, el cual confiesa que no se hundió. Inmediatamente Barbossa decide contarle toda la verdad a Jack sobre aquel incidente, en donde este relata que estaban pasando la costa de La Española cuando fueron atacados por "El Venganza de la Reina Ana", sin provocación, sin señas ni propuesta de "Parley", solo fueron abatidos por los cañones, luego el agua debajo del Perla se estremecía con demasiada violencia. Cada madero, cada mástil todo empezó a crujir, los aparejos cobraron vida y la nave se tornó en su contra, atrapando a todos los tripulantes en las rades y también su pierna, pero sus manos estaban libres y su espada a la mano, entonces le dice que él es el dueño de su nave y el amo de su destino, no Barbanegra, entonces le dice que hizo lo que tenía que hacer para liberarse y se cortó su propia pierna y saltó al océano, logrando así escapar del ataque. Él y Jack idean un plan para derrotar a Barbanegra, después Jack logra robar los cálices del campamento de los españoles. Mientras tanto, Barbanegra engaña a Syrena (que se enamoró de Philip), para derramar una lágrima, dejándola colgada al sol para que muera. Sparrow regresa con los cálices y Gibbs, quien se había reunido con él. Jack chantajea a Barbanegra para recuperar su brújula y que libere a Gibbs, a cambio de darle los cálices y conducirlos a la Fuente. Barbanegra acepta los términos de Jack y éste los guía hasta el mítico lugar, mientras que Gibbs escapa con la brújula de Jack.

En la Fuente, Barbanegra y su tripulación son atacados por Barbossa. Después de una larga lucha, aparecen los españoles, que en realidad habían sido enviados por su católico rey para destruir la Fuente, porque cree que su capacidad de conceder la vida eterna es una abominación contra Dios. Aprovechando el desconcierto Barbanegra y en un pequeño descuido, Barbossa lo hiere con su espada impregnada con veneno mortal provenientes de los sapos ponzoñosos (cuando en realidad son de las Ranas de dardo venenosas), al igual que Angélica, que se hirió a si misma cuando intentaba quitársela a su padre. Barbossa reclama el barco de Barbanegra y a la antigua tripulación y luego roba la espada mágica hoja tritón como pago de su pierna cortada, a pesar de esto los españoles lo dejan ir junto a la tripulación de Barbanegra. Philip, quien había sido herido mortalmente en el pecho, escapa y rescata a Syrena, quien encuentra los cálices y se los entrega a Sparrow, luego le dice que use bien su lágrima. Angélica tiene la intención de sacrificar su vida para que su padre pueda vivir, para ello Sparrow llena los cálices con las últimas gotas de agua de la fuente, que ya había sido destruida por los españoles, pero Jack engaña a Barbanegra para que beba del cáliz sin la lágrima mientras que Angélica bebe de la otra, matando así a Barbanegra y dándole a Angélica los años de vida de su padre.

Después Syrena vuelve donde Philip, que se intenta limpiar la herida y siente que su muerte es inminente. Syrena le ofrece su ayuda, a lo que el misionero le dice que lo único que desea es que ella lo perdone. Syrena besa a Philip, dándole la capacidad de respirar bajo el agua y se lleva al misionero al mar para curarlo. Ante la sospecha de que Angélica puede tratar de vengar la muerte de su padre, Sparrow la abandona en una pequeña isla junto con una pistola con un solo tiro (la misma en la que Jack fue abandonado por Barbossa la primera vez), con la intención de que algún barco la encuentre. Aunque Angélica le declara su amor a Jack, este sin embargo la deja de igual forma en la isla sabiendo que no es de fiar e incluso ella falla su único tiro de la pistola que le dejó Jack. Mientras tanto, Barbossa, que ahora ha abandonado a la Marina Real para volver a piratear, se proclama capitán del "Venganza de la Reina Ana" y surca los mares con él con destino a Tortuga. Jack se reúne con Gibbs, que había utilizado la brújula para recuperar todos los barcos encogidos, incluyendo "El Perla Negra", del barco antes de que Barbossa zarpara. Juntos pretenden encontrar una manera de devolver al Perla a su tamaño original. Gibbs le pregunta a Jack que cómo es posible que no aprovechara su oportunidad de vivir eternamente, a lo que Sparrow responde que el destino debería ser una incógnita, y que su vida seguirá siendo la de un pirata.

En una escena post-créditos, Angélica se encuentra aún en la isla, pero mientras observa la playa esta encuentra en la arena el muñeco vudú de Sparrow y esta comienza a sonreír maléficamente.

Other Languages
srpskohrvatski / српскохрватски: Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides