Piragüismo en eslalon

Piragüismo en eslalon

El piragüismo en eslalon es una disciplina olímpica cuyo objetivo consiste en recorrer, en el menor tiempo posible y sin penalizaciones, sobre un kayak o una canoa, un canal en aguas bravas cuya dificultad técnica se aumenta mediante puertas de paso obligado. Este deporte es controlado por la Federación Internacional de Piragüismo (ICF).

Principales características

Canoa individual (C-1)

Según el reglamento de eslalon de la Real Federación Española de Piragüismo, el recorrido contará con un número de entre 18 y 25 puertas, que tienen que ser franqueadas correctamente y en orden correlativo. Ha de ser totalmente navegable y equitativo para palistas zurdos y diestros en C-1. Su longitud mínima será de 250 m, y la máxima de 400 m, y orientativamente debería realizarse en un tiempo de unos 100 s en una embarcación de la categoría K-1 masculina. La distancia entre la última puerta y la línea de llegada no debe ser inferior a 15 m ni superior a 25 m. Esta modalidad del piragüismo apareció por primera vez en las Olimpiadas de Múnich 1972, celebrándose en el Eiskanal de Augsburgo. En las Olimpiadas de Barcelona 1992 se celebraron en el Parque del Segre en la Seu d'Urgell.

Las puertas constan de uno o dos palos verticales que las delimitan, un soporte del que cuelgan, y una tablilla blanca o amarilla que indica el número de orden de paso de la puerta y su sentido, estando barrado diagonalmente el número en el sentido incorrecto, y sin barrar el correcto. Tienen entre 1,2 y 4 m de anchura, y según su color han de franquearse en el sentido de la corriente (puertas verdes y blancas) o en el sentido contrario a la corriente o de remonte (puertas rojas y blancas). De estas últimas sólo podrá haber entre 6 y 7 en el recorrido. Cada puerta se dispone de forma que el extremo inferior de los palos diste aproximadamente 20 cm de la superficie del agua, y no sean movidos accidentalmente por ésta.

Other Languages