Piotr Ilich Chaikovski y el Círculo Beliáyev

Arriba: Piotr Ilich Chaikovski. En la parte inferior (de izquierda a derecha): Nikolái Rimski-Kórsakov, Aleksandr Glazunov y Anatoli Liádov.

Las relaciones de Piotr Ilich Chaikovski con el grupo de compositores conocido como el Círculo Beliáyev, mismas que duraron desde 1887 hasta la muerte del propio compositor ruso, influyeron en toda su música y ayudaron a dar forma a la nueva generación de compositores rusos. Este grupo se adjudicó el nombre del comerciante Mitrofán Beliáyev, un músico aficionado que llegó a ser un influyente mecenas y editor musical después de haber tomado un interés en la obra de Aleksandr Glazunov. Alrededor de 1887, Piotr Chaikovski se estableció como uno de los compositores más importantes en Rusia; de hecho, era de los favoritos del zar Alejandro III, quien le consideró ampliamente como un «tesoro nacional». Era solicitado como director invitado en Rusia y Europa Occidental y en 1890 viajó a los Estados Unidos en las mismas condiciones. En contraste, las fortunas del grupo nacionalista conocido como Los Cinco, los cuales precedieron al Círculo Beliáyev, se habían desvanecido, y el grupo se había desintegrado desde hace mucho tiempo; de sus miembros, sólo Nikolái Rimski-Kórsakov se mantuvo en plena actividad como compositor. Ahora como profesor de composición musical y orquestación en el Conservatorio de San Petersburgo, Rimski-Kórsakov se había convertido en un firme creyente en la formación de la composición por medio de las ideas occidentales que anteriormente habían sido mal vistas por el grupo.

A largo plazo, la influencia de Chaikovski sobre los compositores de Beliáyev no fue tan grande. A pesar de que su enfoque musical había sido más ecléctico y se habían centralizado más en la música absoluta de lo que Los Cinco lo habían hecho, continuaron escribiendo en un estilo más similar al de Rimski-Kórsakov que al de Chaikovski, retrocediendo estilísticamente en comparación con sus predecesores en lugar de desarrollar sus propias habilidades individuales. Incluso Glazunov se alejó de las fuerte repercusiones de Chaikovski en su obra más madura, en lugar de fusionar los estilos nacionalistas y cosmopólitas en un enfoque todavía más ecléctico. El Círculo Beliáyev también extendió la estética musical nacionalista a Rusia en su conjunto y fueron estos quienes influenciaron a los compositores siguientes hasta bien entrada la era soviética.

Chaikovski y Rimski-Kórsakov

Durante 1884, Chaikovski, con 44 años de edad, comenzó a mostrar la poca sociabilidad e intranquilidad que le habían caracterizado desde su fallido matrimonio en 1878, el cual había causado que viajara incesantemente por toda Rusia y al este de Europa. En marzo de 1884, el zar Alejandro III le confirió la Orden de San Vladimiro de cuarta clase, que le otorgó una nobleza hereditaria,[3]

Incluso cuando todavía sentía un desprecio por la vida pública, Chaikovski participó en ella por dos razones: su fama cada vez era mayor y sentía que era su deber promover la música rusa.[7]

La relación de Chaikovski con Rimski-Kórsakov había pasado por muchos cambios en el momento en que visitó San Petersburgo en noviembre de 1887. Como miembro de Los Cinco, Rimski-Kórsakov había sido esencialmente autodidacta como compositor.[13]

Entre 1871 y 1874, mientras él dio conferencias en el Conservatorio, Rimski-Kórsakov se encerró a sí mismo en técnicas de composición de occidente,[16]

La admiración de Chaikovski por Rimski-Kórsakov se extendió a sus composiciones. Escribió que Capricho español es «una colosal pieza maestra de la instrumentación» y la denominó «la pieza más grande en la actualidad».[18]