Pintura renacentista de Italia

 Oil painting. A Jewish Priest stands centrally to join the hands of the Virgin Mary who approaches from the left, followed by maidens and St. Joseph who stands to the right. Behind Joseph are young men who have been unsuccessful in winning Mary's hand. Joseph carries a flowering branch. Behind them is an open square and circular temple, in perspective.
Rafael. Los desposorios de la Virgen
 Oil painting. A large altarpiece in which the Madonna sits on a raised throne, with four saints and an angel as described in the article.
Giovanni Bellini, La Virgen y el Niño con santos

La Pintura del Renacimiento Italiano es la pintura del período que comenzó a finales del siglo XIII y floreció desde principios del siglo XV hasta finales del siglo XVI en la península Itálica, que en ese tiempo ese encontraba dividida en muchas áreas políticas. Los pintores de la Italia Renacentista, recorrían Italia comúnmente ocupando un estatus diplomático y difundiendo ideologías artísticas y filosóficas. [1]

La ciudad de Florencia en la Toscana se conoce como el lugar de origen del Renacimiento, en especial de la pintura Renacentista. Se puede encontrar más información en los artículos Renacimiento y Arquitectura del Renacimiento.

La Pintura del Renacimiento Italiano se puede dividir en cuatro períodos: Protorrenacimiento (1300–1400), Renacimiento Temprano (1400–1475), Alto Renacimiento (1475–1525), y Manierismo (1525–1600). Estas fechas son aproximadas ya que la vida de cada artista y sus estilos personales traspasaron diferentes períodos.

El Proto-Renacimiento comenzó con la vida profesional del pintor Giotto e incluye a Taddeo Gaddi, Orcagna y Altichiero. El Renacimiento Temprano estuvo marcado por el trabajo de Masaccio, Fra Angelico, Paolo Uccello, Piero della Francesca y Verrocchio. En el Alto Renacimiento destacan Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Rafael y Tiziano. El período Manierista incluyó a Andrea del Sarto, Pontormo y Tintoretto.

Influencias

Fresco. St Anne rests in bed, in a richly decorated Renaissance room. Two women hold the newborn baby Mary, while a third prepares a tub to bath her. A group of richly dressed young women are visiting. On the left is a staircase with two people embracing near an upper door.
Domenico Ghirlandaio, El nacimiento de la Virgen

Las influencias que afectaron el desarrollo de la pintura renacentista en Italia también afectaron a la filosofía literatura, arquitectura, teología, ciencia, gobierno y otros aspectos de la sociedad.

Filosofía

Se recuperó un gran número de textos clásicos que se habían perdido. Entre estos se encontraban textos de filosofía, poesía, drama, ciencia, arte, y teología Cristiana. Gracias a esto despertó un interés especial por la filosofía humanista. Se desarrolló una nueva filosofía en la cual la relación del hombre con la humanidad, el universo y con Dios no era exclusiva para la Iglesia. El arquitecto Brunelleschi y escultor Donatello revivieron el interés por lo clásico, estudiando los restos arqueológicos de Roma. El estilo arquitectónico con base en el estilo Clásico inspiró el clasicismo en la pintura, que se manifestó en la década de 1420 en las pinturas de Masaccio y Paolo Uccello.

Ciencia y tecnología

Al mismo tiempo que se recuperó el acceso a los textos Clásicos, Europa obtuvo acceso a las matemáticas avanzadas provenientes de los trabajos de los eruditos del Islam y del Imperio Bizantino. La incorporación de la imprenta de tipos móviles en el silo XV significó que las ideas eran difundidas fácilmente y un gran número de libros fueron escritos para el público en general. El desarrollo de la pintura al óleo tuvo efectos perdurables en la pintura italiana.

Sociedad

El establecimiento de la banca de los Médici y el comercio subsecuente trajo fortuna a una ciudad italiana: Florencia. Cosimo de Medici impuso un nuevo estándar de patrocinio a las artes sin ligaduras a la Iglesia o a la monarquía. La presencia de individuos con genio artístico como Giotto, Masaccio, Brunelleschi, Piero della Francesca, Leonardo da Vinci y Miguel Ángel en Florencia formó un ambiente que motivó a otros artistas a lograr obras de calidad extraordinaria. [4]