Pintura moderna

Pintura moderna es un término de gran antigüedad, que es utilizado por la bibliografía para referirse a muy distintos conceptos dentro de la historiografía del arte.[1] Su utilización dentro de cada una de las fuentes coincide o no con el sentido que se da a los términos " arte moderno", " escultura moderna" y " arquitectura moderna", igualmente ambiguos; así como al concepto de modernidad.

Utilizado con un criterio cronológico, podría referirse a la pintura de la Edad Moderna (siglos XV al XVIII); pero no es eso lo habitual.

Utilizado con un criterio estético, se refiere a la pintura que rompe con los convencionalismos estéticos del academicismo y desarrolla las nuevas posibilidades expresivas que llegan a su punto culminante con las denominadas vanguardias artísticas. De esta manera, su ubicación cronológica sería el siglo XX; aunque también incluye las obras y autores del siglo XIX que se caractericen por su modernidad estética (por ejemplo, Goya, Turner, Courbet, Monet o Van Gogh). Por el contrario, excluye a las obras y autores del siglo XX que se caractericen por su academicismo o conservadurismo estético. En la segunda mitad del siglo XX se terminaron imponiendo las distintas modalidades de expresión vanguardista como canon estético y del mercado del arte, con notables excepciones (por ejemplo, gran parte de la pintura del franquismo y de los países del bloque del Este, donde se anquilosó el denominado realismo socialista).

Para mayor confusión, también es muy extendido el uso del término pintura contemporánea, con el que a veces se opone y a veces se identifica.

Modern Painters

Modern Painters ("Pintores modernos") es una importante obra literaria de John Ruskin, publicada en 1843, donde, defendiendo la pintura de Turner, concluye que la pintura moderna es superior a la de los " viejos maestros" (old masters),[3]

Other Languages