Pintura de los Países Bajos

Noche estrellada sobre el Ródano, de Van Gogh, 1888.

Pintura de los Países Bajos es una expresión polisémica y equívoca, que tanto puede referirse a la pintura realizada en el actualmente denominado Reino de los Países Bajos como a la totalidad de lo que se conoce como pintura flamenca, concepto que incluye la realizada en cualquiera de los territorios de los Países Bajos de los Habsburgo (que también estaba formado por el actualmente denominado Reino de Bélgica y el Gran Ducado de Luxemburgo, entre otros). Para diferenciar la pintura de los "Países Bajos del norte" de la de los "Países Bajos del sur" la historiografía del arte suele emplear las denominaciones pintura holandesa o neerlandesa, o escuela holandesa de pintura,[1] a pesar de su impropiedad ( Holanda es sólo una de las Provincias Unidas de los Países Bajos, si bien la más importante, especialmente por la potencia económica y cultural de su capital, Ámsterdam).

La diferenciación estilística entre la pintura flamenca del sur y la del norte no se produce hasta el siglo XVII (el denominado siglo de oro de la pintura holandesa), puesto que los fluidos intercambios entre los maestros y talleres de ambas zonas se siguieron manteniendo incluso a pesar del extenso periodo de guerras civiles y de religión denominado Guerra de los Ochenta Años (1568-1648), que definió la separación entre el sur (católico e integrado en la Monarquía Hispánica) y el norte (protestante e independiente). Un hecho decisivo fue la decadencia de Amberes, que había sido el centro económico y artístico no sólo de la región, sino de todo el norte de Europa: a partir del saco de Amberes (1576) y el sitio de Amberes (1584-1585) muchos artistas pasaron a buscar refugio en las ciudades del norte, lo que no sólo benefició a Ámsterdam (convertida en el nuevo centro económico y cultural), sino también a Haarlem ( escuela de Haarlem - Karel van Mander, "el Vasari del Norte"-) e incluso a zonas limítrofes, en la actual Alemania ( escuela de Frankenthal).

La pintura ( Rembrandt, Vermeer, Van Gogh, Mondrian, Escher) destaca sobre las demás manifestaciones del arte en los Países Bajos, aunque también hay notables manifestaciones de la escultura ( Adriaen de Vries), la arquitectura[3] ( Jan Pieterszoon Sweelinck) o la literatura.

Leyenda de las reliquias de San Juan Bautista, capilla de los cabelleros de San Juan, Haarlem, de Geertgen tot Sint Jans, 1485.[4]
Grabado del retrato de Karel van Mander por Hendrick Goltzius que aparece en el Schilderboeck ("Libro de la pintura" o "de los pintores", la fuente más importante para la historiografía del arte fuera de Italia), 1604.
Retrato de familia, de Martin van Heemskerck, ca. 1532.
Retrato de cinco miembros de la Cofradía de los Peregrinos de Jerusalén de Utrecht, de Jan van Scorel, ca. 1541.

Baja Edad Media y Renacimiento

Los primitivos flamencos son así denominados independientemente de su lugar de nacimiento o la ciudad donde establecieron su taller. Así ocurre con los hermanos Limbourg ( Nimega -tres miniaturistas del gótico internacional famosos por su obra para el duque de Berry-), Dieric Bouts ( Haarlem), el Bosco ( Bolduque) o Pieter Brueghel el Viejo ( Son en Breugel), que nacieron en localidades de los Países Bajos septentrionales. Jan van Eyck y Petrus Christus nacieron respectivamente en Baarle y Maaseik, localidades enclavadas en la frontera actual entre ambos países, que entonces carecía de todo significado.

A Albert van Ouwater se le considera fundador de la escuela de Haarlem, maestro del más famoso Geertgen tot Sint Jans, cuya obra más conocida es quizá la pieza de altar para la capilla de los Caballeros de San Juan (Haarlem). Jan van Scorel, establecido en Utrecht, representa la importación del estilo italiano. El retratista Antonio Moro y Martin van Heemskerck fueron alumnos suyos.

Vista de Delft, de Vermeer, 1658-1660.
La joven gitana, de Frans Hals, 1628-1630.
Mujer y sirvienta en un patio, de Pieter de Hooch, ca. 1660-1665, óleo sobre lienzo, 73,7 × 62,6 cm, Museo del Ermitage, San Petersburgo.
El molino de Wik bij Duurstede, de Ruysdael, 1670.
La ronda de noche, de Rembrandt ( 1642), óleo sobre lienzo, 359 x 438 cm, Rijksmuseum.
El gallinero, de Melchior de Hondecoeter.
Other Languages