Pilar Primo de Rivera

Pilar Primo de Rivera
Pilar Primo de Rivera.jpg

Delegada Nacional de la Sección Femenina
30 de abril 1937-17 de mayo de 1977

Procuradora de las Cortes franquistas
1943-1977

Información personal
Nacimiento 4 de noviembre de 1907
Madrid
Fallecimiento 17 de marzo de 1991 (83 años)
Madrid
Lugar de sepultura Cementerio de San Isidro Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Católica
Partido político
Información profesional
Ocupación Política Ver y modificar los datos en Wikidata
[ editar datos en Wikidata]

Pilar Primo de Rivera y Sáenz de Heredia ( Madrid, 4 de noviembre de 1907-Madrid, 17 de marzo de 1991) fue una política española de ideología falangista, que tuvo un papel destacado durante la dictadura franquista.

Era hermana de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange Española,[1] e hija del dictador Miguel Primo de Rivera. Es conocida por haber sido la fundadora y dirigente de la Sección Femenina de Falange durante la Guerra Civil Española y, posteriormente, durante el régimen de Franco. Ello la convirtió en una de las personas más conocidas dentro del régimen, estando al frente de la única organización de masas de carácter femenino que existió durante la dictadura.

Desde 1960 ostentó el título nobiliario de condesa del Castillo de la Mota.[2]

Biografía

Familia y primeros años

Nació en Madrid el 4 de noviembre de 1907,[6]

Tuvo una hermana gemela, llamada Ángela, que falleció a los cinco años en 1912, tras contraer el sarampión.[10]

Posteriormente, José Antonio aceptó a su hermana en el partido, aunque en un principio fuese a través del Sindicato Español Universitario (SEU). El 12 de julio de 1934 se organizó de forma oficiosa la Sección Femenina de Falange, compuesta inicialmente por siete miembros.[12] y se extendía por todo el país.

Guerra Civil

Tras el estallido de la Guerra Civil en julio de 1936, Pilar Primo de Rivera logró salir de Madrid y establecerse en Salamanca, desde donde siguió organizando la Sección Femenina que actuaba en la zona sublevada.[16]

Con José Antonio preso en zona republicana, la Falange se vio privada de una jefatura efectiva. En septiembre, Manuel Hedilla fue elegido jefe provisional de la Junta de Mando de Falange, aunque no contaba con el apoyo unánime de todos los cuadros.[19]

En la primavera de 1937 se puso de manifiesto en la zona sublevada la necesidad de que las distintas fuerzas políticas se unificaran con objeto de que esto contribuyese eficazmente a los esfuerzos bélicos. Desde el otoño de 1936 el general Francisco Franco, que había sido electo «caudillo» y jefe de las fuerzas militares sublevadas, era uno de los principales interesados en alcanzar una unificación de los distintos grupos políticos —falangistas, carlistas, monárquicos alfonsinos— que seguían actuando de forma autónoma. No era este el caso de Manuel Hedilla, ni tampoco de otros muchos falangistas «camisas viejas» que se oponían vehementemente a que la Falange original desapareciera.[26]

El 30 de abril de 1937, poco después de promulgarse el Decreto de Unificación, Primo de Rivera fue nombrada por Franco como Delegada Nacional de la Sección Femenina.[33]

En el transcurso de la contienda, mantuvo diversos encuentros con Hitler, Mussolini y Oliveira Salazar.[34]

Carrera política

A diferencia de José Antonio y Fernando, que murieron durante la guerra,[15]

Sin embargo, a pesar de todos estos poderes, en el seno del nuevo régimen el poder principal estaba detentado por Franco. Si las disputas políticas habían quedado soterradas tras el Decreto de Unificación, el final de la guerra reabrió ese conflicto. En la primavera de 1941 los hermanos Pilar y Miguel Primo de Rivera escribieron una carta a Franco en la que protestaban por la situación política existente, ya que a su juicio la Falange no tenía el poder que ellos creían que merecía tener.[41]

Nunca llegó a contraer matrimonio,[43] pero dicho plan nunca llegó a dar frutos.

Relación con la Alemania nazi

Primo de Rivera realizó varios viajes a la Alemania nazi, de la cual era una ardiente admiradora. En abril de 1938 hizo un primer viaje al « Reich», donde visitó Berlín, la capital germana. También visitó la cancillería imperial y mantuvo una entrevista con Adolf Hitler que fue muy comentada por la prensa franquista.[45]

Pilar Primo de Rivera en Berlín (segunda por la derecha), en 1941.

Ya iniciada la Segunda Guerra Mundial, viajó a Berlín en 1941 para participar en el «Congreso Femenino»;[46]

En agosto de 1943 volvió a visitar Alemania, acompañada de sus más estrechas colaboradoras — Clara Stauffer y María García Ontiveros—, realizando una gira que la llevó por las ciudades de Berlín, Múnich, Salzburgo, Viena y Stuttgart.[47]

Firme partidaria de la Alemania nazi, cuando en octubre de 1943 el régimen franquista decidió retirar del frente a la División Azul, Primo de Rivera se mostró contraria a esta medida y llegó a comentar que ello constituía una «traición a Alemania y a la Falange».[49]

Dictadura franquista

Durante la Dictadura de Franco, a pesar de su oposición inicial al Decreto de Unificación, Pilar Primo de Rivera nunca cuestionó el poder del generalísimo ni la deriva conservadora que adoptó FET y de las JONS —totalmente alejada de los principios joseantonianos—. El secretario general del partido, Arrese, emprendió una purga interna dentro del partido a partir de noviembre de 1941, con el objetivo de expulsar a los elementos más «incontrolados» o «revolucionarios»: en los siguientes cuatro años fueron expulsados alrededor de 4000 militantes,[51]

Primo de Rivera se mantuvo como jefa de la Sección Femenina (SF) durante todo el período que duró el régimen, desde el final de la Guerra Civil hasta la muerte de Franco.[53]

En la primavera de 1977 un decreto ley del gobierno de Suárez la cesó como Delegada Nacional de la Sección Femenina.[56]

Retirada de la vida pública, publicó sus memorias en 1983.[58]