Piel

Piel humana
Human skin structure.jpg
Una vista de cerca de una piel humana caucásica.
Anatomy The Skin - NCI Visuals Online esp.jpg
Estructura microscópica de la piel humana.
Latín[TA]: cutis
TAA16.0.00.002
Enlaces externos
Graypág.1065
MeSHSkin
FMA7163

La piel o sistema tegumentario es la cubierta externa de los animales vertebrados y uno de sus órganos más importantes.[1]​ Actúa como barrera protectora que aísla al organismo del medio que lo rodea, protegiéndolo y contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras, funciona también como sistema de comunicación con el entorno.

En el ser humano adulto ocupa una extensión de 2  y pesa 4.1 kg. Tiene un espesor que oscila entre 0,5 mm en los párpados y 4 mm en el talón.[3]

De la piel dependen varias estructuras llamadas anexos cutáneos: pelos, uñas, glándulas sebáceas y sudoríparas. Contiene terminaciones sensitivas de diferentes tipos: corpúsculos de Meissner responsables del tacto fino, corpúsculos de Krause, que generan la sensación de frío; corpúsculos de Paccini, que dan la sensación de presión; corpúsculos de Ruffini sensibles al calor; de Merkel, responsables del tacto superficial y nociceptores que generan sensación de dolor cuando se produce alguna lesión.[4]​ Las enfermedades de la piel son estudiadas por la dermatología.

Piel humana

La piel está formada por una capa superficial denominada epidermis y otra profunda llamada dermis. Bajo la dermis se encuentra la hipodermis o tejido celular subcutáneo.

Se divide en dos capas superpuestas que se llaman epidermis y dermis. La epidermis es superficial y la dermis es más profunda. Por debajo de la dermis se encuentra el tejido subcutáneo o hipodermis. Cada una de las capas tiene funciones y componentes diferentes, la epidermis deriva embriologicamente del ectodermo y la dermis del mesodermo.

En el ser humano el grosor de la piel es variables y oscila entre los 0.5 mm en los párpados y 4 mm en los talones. En la mayor parte del cuerpo el espesor de la piel está comprendido entre 1 y 2 mm. Puede distinguirse una piel fina que cuenta con pelo y glándulas sebáceas, se encuentra distribuida en todo el cuerpo excepto palmas de las manos y plantas de los pies, y una piel gruesa sin pelo ni glándulas sebáceas que está presente en el resto del cuerpo. La piel del varón es más gruesa y produce mayor secreción sebácea que la de la mujer debido a los andrógenos (hormona sexual masculina).[3]

Epidermis

Capas de la epidermis.

La epidermis se compone en su mayoría por queratinocitos, que se encuentran segmentados en el estrato córneo. Contiene también melanocitos que dan la pigmentación a la piel y células de Langerhans y linfocitos, que se encargan de dar protección inmunológica.

  • El estrato germinativo o capa basal está formada por células cilíndricas dotadas de núcleos ovales. Las células están dispuestas en general formando una capa única. Intercalados entre los queratinocitos se encuentran algunos melanocitos que segregan melatonina y dan color a la piel.[5]
  • El estrato espinoso se conforma por células con forma poligonal, los núcleos son redondos y el citosol es de características basofilicas. Tiene un mayor contenido de tonofibrillas que las del estrato germinativo. Las prolongaciones del citosol se asemejan a espinas, por lo que también reciben el nombre de células espinosas, justamente porque las tonofibrillas son más numerosas en dichas prolongaciones dando la forma de espinas.
  • El estrato granuloso se compone de 3 a 5 capas de células aplanadas, el citosol contiene gránulos basófilos denominados gránulos de queratohialina. La queratohialina es una sustancia precursora de la queratina. Cuando los queratinocitos llegan a la última capa de este estrato las células epidérmicas mueren y al morir vierten su contenido al espacio intercelular.
  • El estrato lúcido se distingue por tener una zona muy delgada de características eosinófilas. Los núcleos comienzan a degenerar en las células externas del estrato granuloso y desaparecen en el estrato lúcido.
  • El estrato córneo está formado por células planas queratinizadas anucleadas, también llamadas células córneas. Esta capa se distingue como la más gruesa y eosinófila. El estrato córneo está formado por hileras aplanadas y muertas que son los corneocitos. Los corneocitos están compuestos mayormente por queratina. Todos los días se eliminan capas de corneocitos.
  • El estrato disyunto es la continua descamación de las células córneas.

Las células situadas en el estrato germinativo se dividen frecuentemente y forman células hijas que emigran progresivamente desde el estrato germanitivo situado en profundidad hasta la superficie, cuando alcanzan el estrato disyuntivo acaban por desprenderse. El proceso completo dura alrededor de cuatro semanas.[6]​ Si el ciclo de descamación tiene una duración menor de 2 semanas o mayor de 4 se considera patológico.

La tinción empleada habitualmente para la observación de la piel mediante microscopia óptica es la de hematoxilina y eosina. Otra tipo de tinción menos usual para la es la de Matoltsy y Parakkal.

Dermis

Glándula sebácea ubicada en la dermis.

La dermis tienen la peculiaridad de presentar gran abundancia de fibras de colágeno y elásticas que se disponen de forma paralela y que le dan a la piel la consistencia y elasticidad característica del órgano. Histológicamente se divide en 2 capas:

  • Estrato papilar (dermis papilar). Está compuesto por tejido conectivo laxo, fibras de colágeno tipo III, y asas capilares.
  • Estrato reticular (dermis reticular). Formado por tejido conectivo denso, fibras de colágeno tipo I, fibras elásticas, en donde se encuentran microscópicamente mastocitos, reticulocitos y macrófagos. En su porción inferior se observa una capa de músculo liso que conforma al músculo piloerector. En la piel facial existe musculatura de tipo estriado en donde hay fijación de los músculos de la mímica en la dermis.

La dermis es más gruesa que la epidermis. En ella se encuentran los anexos cutáneos, que son de dos tipos: córneos (pelos y uñas) y glandulares (glándulas sebáceas y sudoríparas). Las estructuras de la dermis son las siguientes:

La piloerección tiene lugar por contracción de los músculos piloerectores.
Ubicación de una glándula sudorípara.
  • Folículo piloso.
  • Músculo piloerector. Se extienden desde la dermis superficial hasta el folículo piloso. En situaciones de frío intenso, estrés o miedo, estos pequeños músculos se contraen de forma involuntaria, fenómeno que se conoce habitualmente como piloerección o piel de gallina. [3]​.
  • Terminaciones nerviosas aferentes (que llevan información).
  • Glándulas sebáceas. Son glándulas que producen una sustancia oleosa que recibe el nombre de sebo. El sebo reviste y protege la superficie de la piel y el pelo, evitando la deshidratación. Está formado por colesterol, triglicéridos, sales minerales y proteínas. Estas glándulas se encuentran situadas en la dermis y secretan generalmente a un folículo piloso, están ausentes de las palmas de las manos y pies.
  • Glándulas sudoríparas. Secretan un líquido compuesto de agua y sales minerales que recibe el nombre de sudor. Se abren al exterior a través de pequeños poros situados en la superficie de la piel. Existen dos tipos de glándulas sudoríparas: ecrinas y paracrinas. Las glándulas sudoríparas ecrinas se distribuyen en la piel de todo el cuerpo, mientras que las apocrinas son menos numerosas, producen una secreción más espesa y se localizan preferentemente en ciertas zonas: axilas, periné y zona púbica.[2]
  • Vasos sanguíneos y linfáticos.

Hipodermis o tejido subcutáneo

En ocasiones se denomina también fascia superficial. Se encuentra situada debajo de la dermis. Está formada por tejido conjuntivo laxo que dispone de fibras para unirse tanto a la dermis como a los tejidos subyacentes. Contiene adipocitos que sirven como reserva de grasa y dispone de numerosos vasos sanguíneos que aportan sangre a las capas más superficiales de la piel.[3]​ Algunas de las estructuras que se encuentran en la hipodermis son las siguientes:

  • Vasos linfáticos y sanguíneos. Los vasos linfáticos y sanguíneos se extienden por el tejido subcutáneo y mandan pequeños plexos por la dermis para irrigarla.
  • Nervios cutáneos. Se localizan en el tejido subcutáneo y mandan ramos por la dermis y terminaciones nerviosas aferentes a la epidermis.
  • Ligamentos cutáneos. Se les llama en conjunto retinacula cutis, relacionan la dermis con la fascia profunda, tienen la función de proporcionar a la piel el movimiento a través de la superficie de los órganos, nacen en la fascia profunda y se unen a la dermis, están particularmente desarrollados en las mamas.
Esquema detallado de la piel lampiña y con pelo.


Corpúsculos sensitivos

Esquema de la piel en el que son visibles diferentes corpúsculos sensoriales.

Morfología

La piel presenta pliegues, surcos, hendiduras y pequeñas salientes.

  • Pliegues y surcos: más menos acentuados , están siempre presentes en todos los individuos sobre la cara dorsal de ciertas articulaciones, incluso cuando estos están en extensión completa o están en articulaciones completas. Ejemplo: codos, rodillas, dedos, muñecas, etc.
  • Arrugas: pueden ser provocadas ya se por contracción muscular, debido a un movimiento o por disposiciones estructurales de la piel. Ejemplo: pliegues de las articulaciones.
  • Poros cutáneos: son el orificio externo del canal de salida de la glándula sudorípara y sebácea, pero este último debe ser diferenciado por el nombre de Ostium folicular.

Función

La piel realiza diferentes funciones básicas que pueden agruparse en cinco: [7]

  • Protección.
  • Sensibilidad. La sensibilidad de la piel se debe a la existencia de numerosas terminaciones nerviosas que contienen receptores para el tacto, calor, frío, presión vibración y dolor.
  • Termorregulación. La piel tiene gran importancia en el control y mantenimiento de la temperatura corporal. Ello es posible gracias a la contracción o dilatación de los pequeños vasos sanguíneos que la atraviesan, minimizando o aumentando la pérdida de calor según las necesidades.
  • Excreción y absorción de sustancias. Una de las sustancias excretadas por la piel es el sudor.
  • Síntesis de vitamina D. Aunque una parte de la vitamina D que necesita el organismo se obtiene de los alimentos, el 90% se sintetiza en la piel. El proceso de síntesis requiere la presencia de rayos ultravioleta procedentes de la radiación solar.

Envejecimiento cutáneo

Léntigo senil en la piel del dorso de la mano.

A lo largo del proceso de envejecimiento la estructura de la piel se afecta de forma significativa. Entre los 30 y los 80 años la epidermis se adelgaza progresivamente y se reduce la superficie de contacto entre la epidermis y la dermis, lo que ocasiona un aumento de la fragilidad y la aparición de ampollas ante traumatismos leves. Los melanocitos que son las células que pigmentan la piel disminuyen a partir de los 30 años, entre 8 y 20% por década, y tienden a formar pequeñas acumulaciones que provocan la aparición de manchas pigmentadas que se conocen con el nombre de léntigo. Por otra parte las células de la piel senil tienen mayor tendencia a sufrir mutaciones que provocan cáncer de piel. Todos estos procesos se aceleran en aquellas personas que han sufrido intensa exposición solar a lo largo de su vida, por efecto de la radiación ultravioleta. [8]

El envejecimiento cutáneo prematuro puede deberse a varios factores. Uno de los más importantes es la excesiva exposición al sol. Tampoco se debe prescindir totalmente de él, ya que en exposiciones poco frecuentes (de corta duración, si la intensidad lumínica es muy alta, y en exposiciones prolongadas, si la intensidad lumínica es muy baja), el Sol ayuda a la piel a regular la secreción sebácea y a sintetizar la vitamina D, entre otras cosas. Los jabones usados en exceso y otros factores participan en la desprotección de la epidermis.

Enfermedades

Mano de una persona afectada por vitíligo.

La piel puede sufrir diferentes enfermedades. Algunas de las más usuales son las siguientes:

Other Languages
Afrikaans: Vel
Alemannisch: Haut
አማርኛ: ቆዳ
aragonés: Piel
العربية: جلد
ܐܪܡܝܐ: ܓܠܕܐ
অসমীয়া: চৰ্ম
asturianu: Piel
Atikamekw: Ocaki
авар: Хъал
Aymar aru: Janchi lip'ichi
azərbaycanca: Dəri
башҡортса: Тире
žemaitėška: Skūra
беларуская: Скура
беларуская (тарашкевіца)‎: Скура
български: Кожа
Bahasa Banjar: Kulimbit
brezhoneg: Kroc'hen
bosanski: Koža
буряад: Арһан
català: Pell
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Puòi-hŭ
کوردی: پێست
čeština: Kůže
Чӑвашла: Тир
Cymraeg: Croen
dansk: Hud
Deutsch: Haut
Zazaki: Postık
ދިވެހިބަސް: ހަން
Ελληνικά: Δέρμα
English: Skin
Esperanto: Haŭto
eesti: Nahk
فارسی: پوست
suomi: Iho
Võro: Nahk
føroyskt: Húð
français: Peau
Frysk: Hûd
Gaeilge: Craiceann
Gàidhlig: Craiceann
galego: Pel
Avañe'ẽ: Pire
客家語/Hak-kâ-ngî: Phì-fû
עברית: עור
हिन्दी: त्वचा
hrvatski: Koža
հայերեն: Մաշկ
interlingua: Pelle
Bahasa Indonesia: Kulit
Ilokano: Kudil
Ido: Pelo
íslenska: Húð
italiano: Pelle
日本語: 皮膚
Basa Jawa: Kulit
ქართული: კანი
Kabɩyɛ: Tɔnʊʊ
қазақша: Тері
ಕನ್ನಡ: ಚರ್ಮ
한국어: 피부
Кыргызча: Тери
Latina: Cutis
Lëtzebuergesch: Haut
лакку: Бурчу
Lingua Franca Nova: Pel
Limburgs: Hoed
lumbaart: Pell
lingála: Lomposo
lietuvių: Oda
latviešu: Āda
македонски: Кожа
മലയാളം: ചർമ്മം
монгол: Арьс
Bahasa Melayu: Kulit
မြန်မာဘာသာ: အရေပြား
Nāhuatl: Cuetlaxtli
नेपाली: छाला
नेपाल भाषा: छेंगू
Nederlands: Huid
norsk nynorsk: Hud
norsk: Hud
Nouormand: Pé (la)
occitan: Pèu
ਪੰਜਾਬੀ: ਖੱਲ
Kapampangan: Balat
polski: Skóra
پنجابی: کھل
português: Pele
Runa Simi: Qara
rumantsch: Pel
armãneashti: Cheali
русский: Кожа
संस्कृतम्: चर्म
саха тыла: Тирии
sicilianu: Peddi
Scots: Skin
srpskohrvatski / српскохрватски: Koža
Simple English: Skin
slovenčina: Koža
slovenščina: Koža
Soomaaliga: Maqaar
shqip: Lëkura
српски / srpski: Кожа
Basa Sunda: Kulit
svenska: Hud
Kiswahili: Ngozi
தமிழ்: தோல்
తెలుగు: చర్మము
тоҷикӣ: Чарм
Türkçe: Deri
татарча/tatarça: Тире
ئۇيغۇرچە / Uyghurche: تېرە
українська: Шкіра
اردو: جلد
oʻzbekcha/ўзбекча: Teri
vèneto: Pele
vepsän kel’: Nahk
Tiếng Việt: Da
walon: Pea
Winaray: Panit
吴语: 皮肤
хальмг: Арсан
ייִדיש: הויט
Vahcuengh: Naeng
中文: 皮膚
Bân-lâm-gú: Phoê-hu
粵語: