Piñeragate

Piñeragate
Piñera Matthei.jpg
Los involucrados: Sebastián Piñera (izq.) y Evelyn Matthei (der.).
Denominación derecha chilena
Fecha(s) 23 de agosto de 1992
Tipo político
Causa(s) espionaje
Conocido también como Kiotazo, debido al uso de radiograbadoras marca Kioto para espionaje
[ editar datos en Wikidata]

El Piñeragate, conocido también como Kiotazo, fue un escándalo político chileno ocurrido el 23 de agosto de 1992 y protagonizado por el entonces senador y precandidato a la presidencia de 1993 Sebastián Piñera, quien sería electo presidente de Chile para el periodo 2010-2014.[1]

Las figuras de Sebastián Piñera y Evelyn Matthei, miembros de la denominada «patrulla juvenil» de la derecha chilena y militantes de Renovación Nacional (RN), intentaban convertirse en el abanderado del pacto político Unión por el Progreso. Fue en este ambiente cuando es divulgada una grabación telefónica clandestina entre Piñera y su amigo Pedro Pablo Díaz, y en la cual le pedía influir en los mediadores de un futuro debate presidencial con el fin de disminuir la credibilidad de su contendora Matthei y así bajarla de la carrera a la Moneda.[1]

Revelación pública

La grabación fue revelada en el programa de televisión A eso de, transmitido en directo por el canal privado Megavisión, por parte del presidente de la televisora, Ricardo Claro.

He recibido una información bastante grave, en el sentido de que la independencia de este canal puede aparecer amenazada. Ustedes saben que yo recibo mucha información, sin que la pida yo; y hoy día, después de almuerzo, recibí a un señor que no conocía, me dijo: «usted se precia de ser muy independiente, pero en su canal hay gente que está interviniendo», y me entregó una cinta grabada de una conversación aparentemente telefónica entre un amigo de Jorge Andrés Richards, don Pedro Pablo Díaz, y el senador Sebastián Piñera, y en esa cinta la voz que aparece como la de Sebastián Piñera le dice a Pedro Pablo Díaz, tú tienes que hablar con Jorge Andrés Richards para que a Evelyn Matthei se la trate en determinada forma, se le pregunte sobre el divorcio, cuál es la posición sobre el divorcio, se la ponga en evidencia de que cambia de opinión igual que su padre, y Pedro Pablo Díaz, que es un ejecutivo de la Coca-Cola a quien conozco, le contesta, mira yo voy a hablar con el pelao. Yo he traído la grabación para acá —agregó Claro subiendo una pequeña radio marca Kioto a la mesa— y yo les pido excusas al público auditor porque la grabación no es la mejor, este aparato es muy malo, pero además porque hay una serie de palabras, que no son de salón, digamos, pero creo que es interesante conocer esto...

Ricardo Claro, A eso de…, 23 de agosto de 1992.[1]

En la grabación, se escuchaba la voz de Sebastián Piñera junto a su amigo Díaz, comentando cómo encerrar en un debate de televisión a Matthei, insinuando que debería hablarse del divorcio para que la candidata quedara en una postura incómoda debido a su reconocido conservadurismo y revelara ciertas contradicciones de la candidata, como por ejemplo, demostrar que Matthei profesaba el catolicismo pero no lo practicaba.

La gracia es que trate elegantemente de dejarla como una cabrita chica, cierto, despistada, que está dando palos de ciego, sin ninguna solidez, me entendís tú ¿o no?

Piñera estaba invitado al programa de debate, pero no estaba en cámara cuando se reprodujo la cinta, y apareció tras una pausa comercial aceptando la responsabilidad por lo dicho en el contexto de una conversación privada y cuestionando el espionaje.

Other Languages