Permisos de acceso a archivos

La mayoría de los sistemas de archivos modernos permiten asignar permisos (o derechos de acceso) a los archivos para determinados usuarios y grupos de usuarios. De esta manera, se puede restringir o permitir el acceso de un determinado usuario a un archivo para su visualización de contenidos, modificación y/o ejecución (en caso de un archivo ejecutable).

Diferencias entre los sistemas operativos

Los sistemas UNIX o compatibles POSIX, incluyendo sistemas basados en Linux y Mac OS X, poseen un sistema simple para el manejo de permisos sobre archivos individuales. POSIX especifica también un sistema de listas de control de acceso (ACLs), pero sólo está implementado por ciertos sistemas de archivos y sistemas operativos. Como notación particular los "archivos ocultos" simplemente se denotan con un punto al comienzo del nombre, no existe un atributo específico para este tipo de archivos a diferencia de los ficheros ejecutables que sí tienen su atributo diseñado para tal efecto. Los archivos ejecutables tienen un atributo para garantizar su permiso de uso como tal.[1]


Las variantes de DOS (incluyendo los productos de Microsoft MS-DOS, Windows 95, Windows 98, y Windows Me) no implementan ningún sistema de permisos. Existe un atributo de "solo lectura" y un atributo de "archivo oculto" que pueden ser asignados o quitados de cualquier archivo por cualquier usuario.


Microsoft Windows NT y sus derivados (incluyendo Windows 2000 y Windows XP), así como VMS y OpenVMS usan listas de control de acceso (ACLs) para administrar un conjunto más complejo y variado de permisos. Como notación particular los archivos ejecutables se denotan por su extensión (.exe, .com, .bat, entre otros) y no tienen un atributo específico en el sistema de archivos que garantice su respectivo permiso de ejecución.[1]