Perilao de Atenas

John T. Hamilton, editado en el suplemento "cultura/s" de la "La Vanguardia" 4 de noviembre de 2009

En la mitología griega, Perilao de Atenas fue un trabajador del bronce y otros metales que fundía en su taller. Por encargo del tirano Falaris de Agrigento o Acragas fundió un toro en bronce cuyo dorso se abría para poder meter en él a opositores o criminales. Estaba dotado de unas calderas bajo el vientre, que al aplicar el fuego calentaban al toro asando a los reclusos vivos. Los ayes y gritos del condenado, al salir por las fosas nasales imitaban los mugidos del toro, incrementando la superstición del pueblo.

Se dice que Falaris, para probar la efectividad del toro, lo estrenó en la persona del propio fundidor.

Other Languages