Peralte

En la imagen es posible apreciar la inclinación hacia el centro de la curva que produce el peralte.

Se denomina peralte a la pendiente transversal que se da en las curvas a la plataforma de una vía férrea o a la calzada de una carretera, con el fin de compensar con una componente de su propio peso, la inercia (o fuerza centrífuga, aunque esta denominación no es acertada) del vehículo, y lograr que la resultante total de las fuerzas se mantenga aproximadamente perpendicular al plano de la vía o de la calzada. El objetivo del peralte es contrarrestar la fuerza centrífuga que impele al vehículo hacia el exterior de la curva. También tiene la función de evacuar aguas de la calzada (en el caso de las carreteras), exigiendo una inclinación mínima del 0,5%.

La fórmula teórica del peralte (válida para ferrocarriles y carretera), en ausencia de rozamiento, para una velocidad y un radio de giro es:[1]

donde es el ángulo de peralte. El peralte se define justamente como esta tangente, así que es una magnitud adimensional.

Peralte en ferrocarriles

El peralte en una curva de la línea de alta velocidad entre Nuremberg y Munich.

En los ferrocarriles, el peralte ayuda a guiar al tren en la curva, evitando que las pestañas de las ruedas toquen los raíles, reduciendo la fricción y el desgaste. Las principales funciones de los peraltes son:

  • Mejorar la distribución de carga entre los raíles
  • Reducir el desgaste raíl-rueda
  • Neutralizar el efecto de las fuerzas laterales
  • Mejorar el confort del pasajero (al disminuir las fuerzas laterales)

El peralte necesario en una curva depende de la velocidad esperada de los trenes y el radio de curvatura. Sin embargo, puede ser necesario elegir un valor de compromiso ya que hay vías por las que circulan trenes lentos de carga y de alta velocidad. Generalmente los trenes lentos desgastan el carril interno, mientras que los de alta velocidad desgastan el carril externo.

España

En España la normativa RENFE mide el peralte como la diferencia de cota entre un raíl y otro. La fórmula que se usa es derivada de la fórmula general[2] siendo su máximo:


Con un límite de 160 milímetros y un mínimo estipulado en:

Siendo L la longitud de la curva de transición en metros, V la velocidad en km/h y R el radio de la curva en metros.

Other Languages
català: Peralt
Deutsch: Überhöhung
français: Dévers
हिन्दी: ढाल
Nederlands: Verkanting
norsk bokmål: Dossering
svenska: Skevning